Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 13.4

21 06 2006 - 19:44

Miércoles 21 de junio. 23.30 hs.

1. Quería asistir a la despedida de Costa de Marfil, un equipo al que le tomé cariño después de verlo en tres amistosos y en las dos primeras fechas. Así que grabé el partido con los serbios, que se jugaba a la misma hora que Argentina-Holanda. Es posible que haya sido el único espectador de este partido en el país o acaso sólo en San Clemente.

2. El primer tiempo fue surrealista. Para empezar, se jugó bajo un diluvio y era cómico ver a los jugadores soportando la ceremonia de los himnos en lugar de apurar el trámite y empezar a correr. Serbia incluyó al tercer delantero gigante del torneo, Nikola Zigic, que como Koller y Crouch mide más de dos metros. Es curiosa esta tendencia, después de que los lungos cabeceadores pasaron de moda en los mundiales desde la época del escocés Joe Jordan. Costa de Marfil, por su parte, sacó al arquero titular y se olvidó de reemplazarlo. Boubacar Barry, que se paró en el arco, no parecía saber calcular los recorridos de la pelota. Adelante, para completar, jugó el platinado Arouna Koné, que con singular eficacia, se dedicó a desbaratar todos los ataques de su equipo. Por suerte, por el suspendido Drogba, jugó también Dindane.

3. Para colmo, bajo la lluvia y con los jugadores resbalándose y chocando en cada pelota dividida, dirigió el mexicano chiflado que había arbitrado Inglaterra–Paraguay. Marco Aurelio Rodríguez se hizo un picnic de tarjetas. En la primera parte sacó siete, incluidas dos al serbio Nadj, que se fue expulsado. Como ya había hecho en el partido anterior, pitó una decena de infracciones al revés e inventó otras tantas. Esta vez no hizo repetir los saques laterales, pero sí un penal por razones que no pude determinar, pero Rodríguez se tomó dos minutos para asegurarse que los jugadores no invadieran el área en la ejecución. En el segundo tiempo paró la lluvia y Rodríguez se tomó un Lexotanil: sólo sacó otras dos amarillas, la segunda doble así que fue roja. Habiendo igualado el record de nueve, por incluir dos expulsiones se le otorga el botonazo de oro.

4. A los veinte minutos Serbia ganaba dos a cero. Una pelota larga para la jirafa, el arquero que sale con el fin de dejar el arco libre y otra zambullida al aire después de un error de la defensa dejaron a los africanos en la misma situación que en los dos partidos anteriores. El de Costa de marfil debe ser alguna especie de record: ir perdiendo dos a cero en el primer tiempo de los tres partidos de un mundial (sin que después aumenten los contrarios). Por supuesto, para no romper la tradición, los marfileños descontaron a los 37 minutos. Pero lo hicieron de una manera rarísima. Con el mismo penal que hoy cometieron los mexicanos. Centro al área y un defensor que salta y le pega un ostensible cachetazo a la pelota. Una jugada del potrero, inimaginable en la copa del mundo. Pero hoy pasó dos veces. No le encuentro una explicación.

5. Como en los partidos anteriores, a partir del descuento, Costa de Marfil pasó a dominar. Serbia se quedó con diez desde los 40 minutos y se dedicó a defender y a ser arrollado por los africanos. Como en los partidos anteriores, estos se perdieron una cantidad de goles increíble, como si ignoraran la parte del aprendizaje futbolístico que consiste en tratar de meterla en el arco contrario. Pero otra vez era demasiado. Los serbios no pasaron la mitad de cancha por períodos de más de quince minutos. No podían aguantar. El empate llegó a los 23 del segundo con un cabezazo de Dindane. Pero después, Costa de Marfil siguió sufriendo y con la entrada de Milosevic, Serbia arrimó algún peligro. Faltando cinco minutos, los serbios cometieron otro penal no tan grosero pero igualmente inútil y se selló el resultado: Costa de marfil (3) – Serbia y Montenegro (2). Costa de Marfil se dio el gusto de ganar su primer partido en un mundial después de perder dos sin merecerlo. Recuerdo, en el 74, el resultado de Yuoslavia contra Zaire: nueve a cero. Hoy, los mejores equipos africanos juegan mejor que los conjuntos balcánicos aunque los partidos se le sigan escapando.

6. Pensando en lo que queda del mundial, es evidente que hacer pronósticos tiene algo de absurdo. Los partidos son cada tres días y los equipos no sólo llegarán cansados sino, casi con seguridad, con jugadores lesionados o suspendidos. Ya bastante azar hay en un partido eliminatorio, pero el fixture, las canchas y los árbitros conspiran para que pasen los más resistentes o los más afortunados. Como además, los grandes siguen en carrera, el camino a la final de cada equipo estará sembrado de batallas colosales de las que no se recuperará completamente. Hay algo poco deportivo en este mundial.

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV