Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 15.2

23 06 2006 - 17:23

Viernes 23 de junio. 21 hs.

1. Francia tenía que ganarle dos a cero a Togo para asegurar la clasificación y el resultado del partido fue Francia (2) – Togo (0). En estos casos se suele decir que a Francia no le sobró nada. No es así, le sobró. Pero también le faltó.

2. Ante todo, le faltó serenidad, como si después del fiasco de Japón-Corea y de los empates en los dos primeros partidos, los temores del debut no se hubieran disipado hasta el final. Francia es dos equipos. Uno cuando avanza tocando, acumulando gente arriba y tratando de definir con sutileza en el centro del área. Otro cuando ese plan no funciona, los jugadores quedan muy lejos uno de otro y se diluye en pelotazos y pases a cualquier parte. Cierto desequilibrio en el juego y alguna labilidad anímica le hace pasar de la versión buena a la mala en cualquier momento. Los mismos jugadores que un momento antes parecían dechados de virtud técnica, parecen olvidarse de jugar de pronto.

3. Pero Francia es un equipo grande: tiene responsabilidades y las asume. Sale a protagonizar los partidos. Suspendido Zidane por dos amarillas, su lugar lo ocupó Ribery, más rápido y más movedizo, pero también capaz de caer en el apresuramiento y la imprecisión al igual que sus compañeros. Hoy jugó también Trezeguet de entrada y (además de un gol que le anularon mal) no tuvo puntería.

4. Francia salió jugando bien, con Ribery enlazando las líneas, Malouda colaborando en ese armado, Henry y Trezeguet moviéndose bien arriba. Pero el gol no llegó a tiempo (por errores arbitrales, por grandes atajadas del arquero Agassa, por tirarla a cualquier lado) y ocurrió lo de otros partidos: el rendimiento bajó, aumentó el malhumor y la impaciencia. Si al principio los relatores se regodeaban atribuyendo el buen juego a la ausencia de Zidane, después dejaron de insistir en el tema. Togo, mientras tanto, lograba quitar muchas pelotas divididas y salir bien de contragolpe con un delantero como Kader que parecía muy peligroso.

5. En esas condiciones, cuando los rivales demuestran tener más capacidad de la que se les atribuye, cunde el pánico entre los franceses. En algún momento, Francia deambuló en la cancha, casi como los checos contra Ghana. Pero Togo agotó rápido ese momento y en Francia apareció Patrick Vieira sobre el que el otro día dije que hacía tiempo que no lo veía jugar bien. Pero el día fue hoy. Se fue arriba y él solo ganó el partido. Primero se metió en el área a buscar un buen pase de Ribery. Recibió de espaldas, dio medio vuelta y definió como un delantero. Poco después la bajó de cabeza para Henry que convirtió con recuperada sutileza. Después, un pase genial pudo ser el tercero pero Trezeguet se durmió.

6. Eso le sobró a Francia. Grandeza para estar la altura de las circunstancias. Y algunas actuaciones importantes como las de Vieira, Ribery y Sagnol. Y muchas situaciones de gol que podrían haber redondeado una goleada. ¿Es suficiente? ¿Cuánto le queda para jugar con España en octavos de final? Nadie lo sabe.

7. El árbitro uruguayo Larrionda dirigió bien y mostró sólo cuatro amarillas, pero después de la expulsión del americano el otro día, me cuesta creerle del todo. Creo que manipula un poco para no tener problemas. Su juez de línea Walter Rial, se volvió a equivocar feo. Hizo anular un gol en el que Trezeguet estaba habilitado y que podría haber tranquilizado a Francia mucho antes. Y tuvo varios errores más.

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV