Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 22.2

30 06 2006 - 14:44

Viernes 30 de junio. 18.30 hs.

1. ¡Qué pocas ganas de comentar Italia (3) – Ucrania (0)! Tengo ganas de borrarme como Tomás Abraham. Pero no, por algo somos verdaderos profesionales. ¡Pero estos tanos! ¡No se puede tener tanta suerte! Primero les toca Australia y ahora Ucrania. A los canguros le ganan con ayuda del referí. Y a los ucranianos con ayuda de los ucranianos, que son bastante malos, pobres.

2. No nos ensañemos, les había tomado simpatía a los de camiseta amarilla. Y no sólo por mis abuelos (siempre pensé que eran rusos, en realidad). Son grandotes y lentos, pero siempre trataron bien la pelota y trataron de atacar organizadamente. Si no lograron más es porque más no tienen. Para colmo hoy ya estaban en desventaja a los 6 minutos con un lance que se tiró el defensor Zambrotta.

3. Italia ganando uno a cero de entrada y contra Ucrania: ¡Qué siesta por venir! Tan siesta que hasta los ucranianos se despertaron y, al principio del segundo tiempo casi empatan. Tuvieron un par de situaciones claras, incluido un tiro en el palo. Pero atrás se les volvió a lesionar un defensor central, Rusol. Su reemplazo, Vaschuck, parecía muy torpe. Así que los italianos hicieron dos goles más (el primero, es decir el segundo, me pareció en offside). Dos goles de Luca Toni, el burro número nueve.

4. Adiós Shevchenko, Kalynynchenko, Rebrov, Gusev, Voronin. Y ahora, en vez de ver a Argentina, hay que ver dos veces más a los italianos. Tiene razón Abraham en retirarse de los mundiales. El capital emocional e intelectual invertido es demasiado grande para este resultado. Pero, lectores, no desesperen. Seguiremos con ustedes hasta la pitada final de la final.

5. El arbitraje del belga De Bleeckere y el de Michel temprano, probaron que las instrucciones a los referís han cambiado diametralmente. Hoy no había que amonestar por nada. En Ucrania jugó un pibe de apellido Milevskyi, al que el otro día vimos patear un penal como si estuviera en el potrero. Es talentoso, pero completamente indisciplinado (y es obvio por qué el técnico Blojin, de vieja escuela soviética, no lo ponía). El belga lo dejó hacer de todo (protestar, pegar patadas, tirar la pelota lejos), cuando en un partido de la primera rueda no hubiera durado diez minutos. Podrían haber empezado por acá y ahorrarnos 54 partidos disputados bajo las reglas de las carmelitas descalzas.

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV