Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Hernanii Mundial #13

1 07 2006 - 15:11

Después de prepararnos durante tantos años, un día como ayer nos quedamos afuera del Mundial y hoy ya casi no nos importa: algo de raro tiene el fútbol que gastamos tanta más energía en la previa que en el post, como si de golpe nos diéramos cuenta de que en realidad no era tan importante. “¡Sudáfrica, allá vamos!”, diremos en los próximos mil días, buscando sobre todo algo que ocupe nuestro tiempo libre de la manera desesperada como ha hecho este Mundial en los últimos veintipico de días. Ahora empieza la última semana del torneo, la peor de todas si uno no la está jugando.

Todos decimos lo mismo sobre Argentina: jugamos un poco mejor que ellos, tuvimos mala suerte con la lesión del Pato, los penales son una lotería, inexplicables los cambios de Pekerman. El análisis y el estado de ánimo tras la derrota es unánime: una resignación orgullosa sobre un equipo que ha jugado bastante bien y, sobre todo, con el que era fácil sentirse identificado.

Nos vamos del Mundial sin saber bien cómo formaba nuestro mediocampo, por qué Maxi seguía por la derecha cuando lo teníamos a Lucho, por qué Tévez estuvo apalancado en la izquierda, por qué Sorín ha tenido derecho de pernada sobre ese callejón al que finalmente no usó casi nunca. Nos vamos del Mundial después de un partido muy raro, que dominamos sin patear al arco, cuyo final esperábamos con tranquilidad hasta que la lesión de Abbondanzieri y el huracán psicológico provocado por las entradas de Cambiasso y de Cruz nos pusieron locos. Los cambios que hace un técnico mandan mensajes a su propio equipo y a los rivales: faltando 20 minutos, Alemania, que no había tenido ni idea de cómo jugar el partido, que había aceptado con resignación la autoridad de Argentina en todos los sectores del terreno, se despertó y decidió que tenía que hacer algo. Los jugadores argentinos se pusieron en modo “aguantar” sin que nadie les diera ninguna instrucción, sólo sintiendo las vibraciones que venían desde su propio banco.

No estaba deprimido cuando empecé a escribir esto –sobre todo porque hace un rato terminó el Francia-Brasil—, pero ahora, revisando el partido, viendo todo lo que podría haber sido, me estoy poniendo un poco tristón. No quiero parecer demasiado crítico, porque no lo soy –esta selección me ha gustado mucho y la derrota contra Alemania en cuartos estaba en los cálculos incluso desde el primer día de competencia—, pero hay algo de la imagen final de Argentina que me ha decepcionado. No sólo la montonera post-partido, una tontería poco importante pero que refuerza nuestra imagen de malos perdedores, sino también porque los últimos 45 minutos de Argentina fueron minutos de cambios conservadores, de hacer tiempo (especialmente Leo Franco), de fingir penales (Maxi), de pedir tarjetas y hablar al pedo con el árbitro (casi todos). Nos fuimos como un equipo cualquiera, como los equipos de la vieja selección, los de los códigos, el cholosimeonismo, los de “ganar sea como sea”.

Probablemente esa imagen se desvanezca con los días y los meses y los años: si algún recuerdo quedará de esta selección, más allá de sus estadísticas, es la del intento de buen juego y con las mejores armas, la de un equipo honesto y buena gente que casi siempre salió a atacar y que durante un par de horas –sobre todo los 90 minutos contra Serbia, una de las mejores actuaciones de un equipo en la historia de la Copa— jugó realmente muy bien.

La seguimos otro día, que es sábado, en Brooklyn salió el sol y hace 23 días prácticamente que no salgo a la calle durante el día.


————————————

Del mismo autor:
Loser Wins
La izquierda del tenis
Qué silencio
Hernanii Mundial #15
Hernanii Mundial #14
Hernanii Mundial #12
Hernanii Mundial #11
Hernanii Mundial #10
Hernanii Mundial #9
Hernanii Mundial #8