Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Q's Mailbox IV

9 07 2006 - 13:54

1. Juan Martín Goldaracena

Escribo para devolverle algunas palabras a Quintín con quien comparto la obsesión por el mundial (y, en mi caso, por todo torneo que tenga rondas de eliminación directa). La verdad es que me hace ruido el tratamiento que recibe “elmundial”. Buen mundial, mal mundial. Honestamente creo que la culpa del flojo rendimiento no la tiene “elmundial” sino la falta de inspiración de los indudables cracks que brillan todas las semanas por el mundo y que hubieran brillado en cualquier época de este deporte. Creo que el trabajo de los Ronaldinho, Zidane, Henry, Ronaldo, Kaká, Riquelme, Tevez, Ballack, Toti, Deco y algunos otros de menor imaginación, es hacernos tirar las anotaciones y los planteos mezquinos a la basura. Es una cuestión de efectividad.

Maradona hizo creer al mundo que la inspiración era más fuerte que cualquier planteo táctico. Riquelme en la libertadores 2000 hizo entender a un estadio (morumbí) lleno que si él estaba inspirado no necesitaría de nadie más para ganar el partido contra el mejor Palmeiras de Scolari. Ese día los delanteros de Boca eran Alfredo Moreno y Christian Giménez. Bochini nos enseñó que había que jugar con un numero 10 que dedique toda su energía a la creatividad porque ganaba los torneos. Las tácticas a favor del juego puro y del ataque casi lírico, lamentablemente, nos dieron un mal ejemplo en este mundial. Hasta me produjo una duda acerca de la utilidad del 10. El fútbol no es un espectáculo. Es un deporte y como tal necesita resultados. No creo que los Italianos hubieran estado muy contentos de haber jugado tan “bien” como Ghana y quedarse en octavos. No disfruté mucho este mundial, pero “elmundial” no tiene la culpa, la tienen los jugadores.

Juan Goldaracena

—————————————

2. Silvia Simois de Bayón

Quintín,

Gracias por la mejor cobertura periodistica del mundial. La verdad es que estoy sorprendida y releyendo gratamente lo que me perdí hasta que tuve noticias de la página. En cuanto a DAM como técnico, no sé.... se lo ve bien por ahora. Pero ya sabemos cómo es. Tiene esa cosa de amiguismo que no le viene bien a un técnico. Pondría a sus amigos, descalificaría a sus enemigos sin tener demasiado en cuenta sus habilidades, me parece. Y no le veo constancia para un trabajo constante por 4años, me parece que cuando se aburre de lo que hace, huye. Y una selección es algo demasiado importante para ponerla en manos de alguien inestable.

En sintesis, GRACIAS por estas páginas maravillosas que has escrito, y por favor, dedicate al periodismo deportivo… Hacé algo por librarnos de esa canalla corrupta y panqueque que hace negocios propios, que se embandera con los clubes y que es la negación absoluta del periodismo. Yo por mi parte, hace rato quedejé de escucharlos o verlos…

Cariños
Sil

—————————————

3. Pablo Martínez Sameck

Como esas viejas que vuelven del mercado, ofuscadas por el “impensado” aumento de los precios, aquí ocurrió justamente exactamente al revés. Y nos referiremos obviamente al Mundial, y a todas esas cosas que trae consigo, sobre todo en la hiperpoblada redacción de los TP, en donde uno, que aparece cada tanto, recibe un reproche del jefe de redacción, que con un sarcástico: “Apareciste, al fin, colgado…, esto era también para vos, borrado…”, o al menos eso creí entender, cuando ofuscado por el desborde de la cobertura eleccionaria, un tal Huili, en el medio del desenfreno de todo cierre, no entendía muy bien qué tenía yo que hacer sobre lo que se estaba fraguando con ese nosotros, sin saber muy bien que se esperaba algo de uno.

Como cuando Gli Uccelli, una mañana, compulsiva y mandatariamente me ordenaran, así no más, como para que no cupieran dudas ni vacilaciones: “Esa tiene que ser tu página de inicio, porque allí van a escribir los amigos…”. Todo entonces fue cobrando trabajosamente su lugar, su específico y ordenadamente tópico espacio, como para irse ubicando cuál es su lugar en esta vorágine desenfrenada de los TP. Y, pese a múltiples rabietas pasivas, por algunas cosas que se decían y otras que uno quisiera que alguien las dijera y no se decían, y porque uno debía ser protagonista (en este caso uno de los extremos me tocaba a mí, por vivencias y etariamente)— releí qué son los trabajos prácticos, y me di cuenta, tarde, de que sólo era un quejoso cruel espectador. Masoquista porque no leía lo que quería que mis amigotes, al tiempo y la distancia, no dijeran todo lo que yo quería decir. No entendía que ése era justamente mi lugar, y que estaba vacante…

Yendo al punto, y a la hora de realizar las valoraciones correspondientes, quiero felicitar a la redacción y a los protagonistas de “la conducción”, qué cosa horrible y antigua, de este log, la brillante cobertura de este evento mundial que concita tantas pasiones. Con más que maravillosa sorpresa, cuál ha sido el inconmensurable Diario Q del Mundial, verdadero aporte en todos los planos con los lógicos matices de las pequeñeces siempre personales; los aportes del hinchanicheano, Hernanii y (seamos botones) gracias a las tres cabezas visibles de Brener, Raffo y Schmidt. Escribo esto antes de saber quién será campeón mundial, y aunque a Q no le guste, este mundial para nos, acabara hace rato, más allá que Zizou nos devolviera la poca alegría de volver a ver alguito de futibol.

Y justamente a eso me quería referir, dado el carácter transnacional de nuestra cobertura y que, poco a poco, en cada lugar, a cada saviola común de tanto tiempo atrás se le va adosando el chip propio de cada lugar, eso que tanto ha facilitado el globalismo con novedosa diversidad, me gustaría aportar las extrañísimas condiciones de estoicidad, heroísmo y resignación. Y ese espíritu algo generalizable de nuestro exitismo de país inmaduro y sobrevaluado. Cuando era chico se nos hablaba de imbecilidades autocomplacientes: de campeones morales o, tiempo después, de que dios era argentino, porque ganábamos una pedorra Copa de las Naciones, hecha a la medida del entonces bicampeón brazuka a quienes vía Messiano y la oveja Telch, Ermindo y Amadeo les escupimos el asado. Me llama sumamente la atención la extraña manera con que se ha tomado la eliminación de este Mundial. Lejos de quejosas, paranoicas conspiraciones (pero que las hay las hay), un extraño sentimiento de identidad nos ha unido como para alejarnos de nuestro histórico resultadismo exitista.

La prédica de Q es totalmente compartible más allá de algunos de sus característicos absolutos, en esta ocasión muy menores: La asunción de una vuelta al fútbol propio, con argentinos que compiten en el mercado internacional, como una suerte de vuelta al redil, a la identidad propia del rioba, no sé, algo tan raro en nosotros, acostumbrados a enemistarnos por trivialidades, es como una suerte de vuelta a recuperar una suerte de folklore perdido, una vuelta al potrero, a la canchita de papi de la vuelta. Ya nadie rompió con las inducciones forzosas de polémicas absurdas, como la de los papelitos y demás güevadas… Pero lo de los trapos, la invención del himno que tanto conmueve a los ajenos, hasta las sobreactuaciones imposibles de digerir en otras oportunidades del diego, las distintas bandas itinerantes por el mundo, con nuestros clisés, con todo ese absurdo mundo, pleno de estereotipos, que es tan nuestro. Da la impresión de haber traido alguna calma que, salvo la insalubre polémica sobre JRR, está inscripta dentro de una novedosa medida y un equilibrio que nosotros usualmente no tenemos. Es más, me parece que la renuncia del investigado hombre gris de origen judío ucraniano, como el de destacar que también juampi era zaino, cosa que para nosotros siempre pasó por algo por demás que natural, lo real es que una agradable savia de mesura nos invade, y hasta la resignada envidia no es tal, si total, como todos sabemos, nosotros somos muchos mejores que todos esos otros pataduras que siguieron compitiendo… Y si bien la medida nunca ha sido el atributo de nuestros hermanos verdeamarelos, tengo la impresión que, por primera vez en mucho tiempo, les hemos robado el lugar de la simpatía.

Felicitaciones a toda la redacción por el enorme esfuerzo de algunos y la calidad de muchas producciones,

los bigotes de Iosef


————————————

Del mismo autor:
7. Dénouement
6. Noche
5. Tardecita
4. Siesta
3. Almuerzo
2. Matutinas
1. Residuo Nocturno
Al-Fon-Sín
Encuesta 2008: Resultados
Encuesta TP 2008