Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario de Beirut (día 5)

18 07 2006 - 08:04

Una noche tranquila en Beirut, más o menos, en comparación a cómo la pasan los habitantes de Tiro y el sur y de Beqa y Trípoli. Los bombardearon sin tregua por aire y por mar. Tiro está en una situación horrenda. 30.000 desplazados, el alcalde estaba pidiendo ayuda a los gritos por la tele, con la voz atragantada de desesperación. Se les acabaron las provisiones, tienen más heridos de los que pueden atender y las reservas de combustible y otros suministros básicos de la ciudad están bastante agotados. (El IDF quiere “limpiar” tres provincias en el sur: Tiro, Marja’uyun y Bin Jbeil, preparando la zona del “colchón de 20 km.”)

Cayeron bombas sobre el puerto de Trípoli y el puerto de Beirut fue bombardeado. El rango de objetivos se expandió a nuevos rincones en los que hacer daño: civiles, civiles, civiles y depósitos de combustible (Jiyyeh, la estación que abastece el sur, y nuevamente el aeropuerto), centros de almacenamiento de frutas y verduras en Taanayel (Beqaa) y en el sur, y barracas del ejército Libanés. La lista de mártires de esta guerra también incluye soldados pobres, reservistas que estaban en sus puestos, mirando inermes cómo el país se prendía fuego. ¿La intención? Probablemente dejar a la población aún más desvalida, hacer la supervivencia cada vez más difícil y arrinconar al ejército libanés.

La promesa de “tierra calcinada” no se hizo realidad ayer. Quiero decir, que a los habitantes del sur se les dio una buena dosis de virilidad israelí, pero no del tipo “relámpago”. Quizá venga en dosis pequeñas y calculadas (los IDF son militares “calculadores”, no como nosotros, pícaros, que no calculamos). ¿Quién sabe? ¿Quién mierda sabe qué tiene sentido ahora?

La demencia nos invade a la velocidad de los flashes de noticias. Así es como vivimos ahora: de noticia de último momento en noticia de último momento. Una muestra: hace ya una hora que estoy en el café. (El café es un escape de casa, pero es en sí mismo otra isla de insanía…volveré sobre esto en algún momento.) OK, ya hace una hora que estoy en el café. Esto es lo que estuve escuchando hasta ahora:

1) Un mensaje de texto llegó al celular de mi amiga: una noticia de último momento del comando militar israelí. Si Hezbollah no para de bombardear Galilea y las localidades del norte, Israel va a tirar abajo toda la red eléctrica del Líbano.

2) Hezbollah bombardea Haifa, Safad y colonias en el Golan del sur.

3) Otro mensaje de texto llegó al celular de mi otra amiga. El mensaje era de un expatriado que se fue de Damasco y está tomando un avión de regreso a Londres: “Todos los vuelos desde Damasco están cancelados. ¿Sabés algo?”

4) Un bombazo israelí cayó cerca de la casa del barman, su familia está atrapada en medio de escombros en Hadath. Él sale como loco del bar y pide frenéticamente un salvoconducto a las montañas para ellos.

5) Hezbollah baja un avion israeli F-16 en Kfarshima (cerca de Hadath). Un júbilo moderado en un café que se convierte enseguida en desmentida.

¿Esto tiene sentido para alguien? No se supone que lo tenga, lo sé, pero estas tácticas militares “quirúrgicas” se supone que tienen sentido al menos para 15 personas. Y de estas 15, al menos 14 desparraman las noticias, y como el mundo está como a 6 órdenes de magnitud de distancia, en algún momento, alguien tiene que saber algo.

————————

Empecé a escribir estas notas de diario a los amigos fuera del Líbano para permanecer sana y darles mis noticias. Fui cándida y transparente con todas mis emociones. Las que tuve y las que no tuve. Tenían como objetivo luchar contra la demencia en casa (en mi casa y en mi cabeza), para abrir el aislamiento de estar sitiados, más que para luchar contra la desinformación de los medios, el racismo, el prejuicio y romper el manto de silencio. Los amigos empezaron a hacerlas circular (con mi aprobación). A la tercera nota de diario, ya estaba recibiendo respuestas, aplausos y reprobaciones de personas a las que no conocía y que las han leído. Es muy bueno conversar con el mundo en pleno, pero ahora me doy cuenta de que el candor y la transparencia tienen un precio. Un precio que estoy más que feliz de pagar. Sin embargo, estas notas de diario se están convirtiendo en algo más, y ahora me doy cuenta de que ya no estoy escribiendo para los íntimos a quienes quiero y aprecio, sino para una blogosfera opaca de gente que quiere noticias “alternativas”. Más que nunca tomo conciencia del sentido de la responsabilidad al darles forma: tienen una vida pública, un eco del cual yo no tenía idea y que ahora lo siento como una especie de carga. Me torturé pensando en las implicancias de ese eco público. ¿Debería seguir siendo cándida, crítica, maliciosa, cobardemente, o debo transformarme en una activista y escribir en un idioma completamente diferente? Por supuesto que hay una feliz postura intermedia entre ambas posiciones, pero no tengo los recursos mentales para encontrarla ahora. Y no quiero sacrificar candor, transparencia y escepticismo a riesgo de distorsionar mis notas para servir a algún propósito maligno, o en términos de la retórica oficial: “dar ayuda y confort al enemigo”. El enemigo se las arregla bien sin la ayuda de mis exabruptos (tienen una bomba nuclear, un ídolo del futbol de Ghana, la bendición de la democracia, drag queens fantabulosos, y un aparato de derecha cuyo primer nombre es BiBi.)

Las notas de unos treintaytantos desafortunados atrapados en Ras Beirut (los privilegiados de los privilegiados), supongo, no harán la diferencia.

Esto me hace acordar a los tantos tantos tantos e-diarios que mandan los palestinos cuando los israelíes quieren asegurar la paz y les dan una dosis viril de justicia con sitios, bombardeos, puestos de control, mutilaciones, golpes y todo aquello que Israel ha desarrollado a tono con las prácticas para fortalecer su democracia y su territorio y por supuesto para contribuir al florecimiento del proceso de paz. Mis exabruptos están lejos de los emails de mis cófrades palestinos. Ellos están cargados con ambivalencia y antiheroismo. En Palestina las cosas son menos complejas, menos sucias, más nítidamente contrastadas y claras. Lo que Israel le está administrando ahora al Líbano es una pequeña dosis de lo que les da a los palestinos. Intenso, condensado, pero una pequeña dosis. Sin embargo, las complicaciones de la política interna del Líbano y la muy pero muy complicada articulación del Líbano con la política regional da por resultado que soportar, documentar y ser testigo de esta guerra sea más confuso. Así que bánquenme. Ser un anti-héroe es estar solo.

Mis amigos palestinos están protestando que la campaña israelí en Gaza fue completamente eclipsada de la atención del mundo. Lo que llama la atención ahora es Beirut. No aparten la vista de Gaza. Se utilizan los mismos cánones. Los mismos chicos se hacen huérfannos, las mismas personas están siendo desplazadas, expulsados de la historia y de los atributos de humanidad, convertidos en una entidad en los registros de las ONGs para donaciones de bolsas de harina y azúcar. Los mismos.

Hacia el Día 5 del Sitio, se estableció una nueva rutina. Las noticias de último momento se convierten en el reloj que marca el paso del tiempo. Uno se encuentra comprometido en la más rara de las actividades: vas corriendo a otra pieza con una noticia para anunciarla a la familia aunque ellos ya la escucharon, y entonces se la mandás en un mensajito a otros. En algún punto, uno se vuelve un mensajero. En el camino juntás otros cachos de noticias que volvés a mandar. Entre dos tandas de noticias de último momento, uno reune algunos hechos y trata de juntar todo para armar el escenario. Entonces uno recuerda los escenarios montadps previamente. Entonces te das cuenta de que ninguno funciona. Entonces exhalás. Y cambiás de canal. Hasta que llega el siguiente flash. Se pone más denso. Te da miedo la noche. Por algún motivo, uno cree que el bombardeo se pondrá peor de noche. Cuando disminuye la visión, cuando la oscuridad cubre todo. Pero no es verdad. El bombardeo es tan intenso durante el día como durante la noche.

Ha habido actividad diplomática “intensa” entre ayer y hoy. Enviados de las Naciones Unidas, embajadores, enviados de la Unión Europea, todo tipo de hombres y mujeres yendo y viniendo, llevando al gobierno Libanés mensajes de la “comunidad internacional” y la “contraparte israelí”. Oficialmente, no llevaron a nada. Pero se nos dice, oficialmente en las noticias, que los canales “secretos” han empezado a moverse, y que estos son los que funcionan. Los canales secretos se lanzaron cuando el Primer Ministro Palestino se encontró con el embajador de EEUU y con el jefe del parlamento en una reunión a puertas cerradas en la casa del jefe del parlamento. Se supone que haya alguna especie de conferencia de prensa después de eso. Y Jacques Chirac (el Líbano tiene un lugar especial en su corazón) está mandando al bello Dominique de Villepin al Líbano esta tarde. Tiene horario de llegada a las 5:00 pm. Él es el genio que creó el CPE, el genio que finalmente “escuchó” a los chicos desaliñados de piel oscura durante la última ronda de motines. Supongo que debemos estar contentos de que no nos mande a Sarkoczy. ¿O el polaco desagradable va a Israel? Al final de cuentas, somos un “banlieue” de Francia, los chicos malos están de vuelta, quemando autos y rompiendo el “frágil” status quo de la región. Cuando Villepin esté acá, podríamos tener un respiro en el bombardeo. Tal vez. Tal vez ahí es cuando evacúan a los “nacionales extranjeros”.

Los nacionales extranjeros son un tema ahora. Con tantos expatriados que vienen de visita en verano, y con tantos libaneses que tienen doble nacionalidad, fue duro para el G8 planear sus evacuaciones. Doscientos mil canadienses (¡8 de los cuales murieron ayer en el sur!) Cincuenta mil franceses. ¿Qué hacer con todos estos de doble nacionalidad? Crear categorías. Categoría A son los verdaderos, genuinos, de piel blanca, pagadores de impuesos nativos valiosos. Categoría B son los recientemente integrados, recientemente asimilados, de piel marrón, pagadores de impuestos nativos no tan valiosos.

El mejor plan de evacuación es el americano. Ellos mandan a sus “nacionales” a un website (¡Ja! Con cortes de electricidad es un poco gracioso) donde les prometen un vuelo desde el aeropuerto (aunque las pistas de aterrizaje han sido destruidas) a Cyprus. Pero la parte muy poco graciosa es que hay una tasa de evacuación. Y a aquellos que no tienen guita, el gobierno de los Estados Unidos les ofrece generosamente un préstamo. ¿No es brillante? Los préstamos y las tasas se procesan en Cyprus.

También hay contactos ultrasecretos a través de los alemanes. Los alemanes negociaron la última ronda de intercambio de prisioneros entre Hezbollah e Israel. “Los alemanes saben manejarse con Hezbollah” dijo un periodista. Es gracioso como estos conflictos encuentran sus interlocutores y negociadores.

————————

Estoy pensando obsesivamente en estos negociadores y diplomáticos. Cómo pasan su día. Cómo inician conversaciones, cómo las terminan. En el primer lugar de mi lista está Amr Moussa, el diplomático estrella de Egipto y obsequio para la Liga Árabe. Su manejo de la crisis libanesa es estelar, y viene después de su manejo del asalto en Gaza y a lo mejor su coronación llega con su manejo de Darfur. ¿Cómo es que esta gente recibe despachos de que cientos de personas murieron y deciden no actuar? Estoy fascinada por la manera en que estructuran sus estados conscientes. No sus conciencias, sus estados conscientes. Supongo que se vuelven indiferentes. Supongo que creen que la escoba de la historia no los va a barrer. Probablemente ven el mundo de manera diferente, que algunas personas están condenadas a estar en Gaza o en Tiro y que se supone que vivan vidas insignificantes y mueran muertes anónimas. Ellos no. Ellos creen que escriben la historia en grande. Transcurren su día, disfrutando el sueño y las comidas. Autos con aire acondicionado, jets privados, trajes a medida, quién viene a comer, dónde pasar las vacaciones. Nunca tendrán que rendir cuentas por lo que dicen o hacen.

¿Cómo llevó Amr Moussa la conversación con el enviado Saudita, por ejemplo? El grandote ministro de relaciones exteriores Saudita estuvo firme, envalentonado por una sensación de virilidad inusual, le debe haber dicho: “que se jodan los libaneses, el Hezbollah tiene que pagar. Bancamos al gobierno libanés pero debemos condenar públicamente a Hezbollah y exigir el cese del fuego”. ¿Y Amr Moussa qué dijo? “Estoy de acuerdo con usted.” Y se sintió bien arreglando conlos sauditas. ¿No se le retorció el estómago con un amague de úlcera cuando cortó? ¿No insistió y dijo “Pero la Liga Árabe debería ser la vanguardia para terminar esta crisis lo más pronto posible e imponer un cese del fuego”? Por supuesto que su presidente, Hosni Mubarak tuvo su propio ping pong con la prensa. Y fue inspirador. Creo que es más fácil ser Hosni Mubarak porque él es senil. La senilidad es su comprensión de la libertad. Está a pocos centímetros de la libertad absoluta. Egipto está esperando con la respiración contenida el momento en que salga y muestre la dicha de no tener el más mínimo atisbo de remembranza o percepción cognitiva del mundo que lo rodea. Mientras tanto, al Líbano se lo bombardeó hasta los escombros. Y Amr Moussa se debe haber sentido “presionado” a ofrecer algo a “los árabes” (aahh, ese demonio inasible.) Los ministros de relaciones exteriores acordaron por unanimidad que el mejor curso de acción sería elevar la cuestión al consejo de seguridad de las Naciones Unidas, que se reune en septiembre. A la madre del chico decapitado que incomoda con su llanto, Al hijo de la madre carbonizada que incomoda con su regaño, A los “leales y valerosos” Palestinos en Gaza y los “desafortunados” Libaneses del sur, ellos se imaginaron que les debían algo, un mensaje para aliviarlos en sus desdichas. Y entonces la revelación profunda fue que “la Liga Árabe considera que ‘el proceso de paz está muerto’”. Nadie esperaba iluminación de una sabiduría semejante del consejo de ministros de relaciones exteriores.

Noticia de último momento: no está claro que Hezbollah haya bajado un avión. La cadena al-Manar lo está describiendo ahora como un “cuerpo extraño”. ¿Lo agregarán los israelíes a su lista de desastres?

————————

Son las tres y media de la mañana, tal vez más tarde. No sé. No pude dormir por el bombardeo. No es que sea muy intenso, no, son diez o doce bombas por hora, hora y media. Pero ayudan a destrozar los nervios. No están focalizadas en un sector, en un objetivo. Son heridas infringidas a lo largo del tiempo. Ya va una semana…

Fue realmente una noche muy dura. ¿Dónde empiezo que ustedes no vayan a enterarse? Aquello que no van a saber y aquello que les será ocultado.

Las incursiones aéreas sobre Beqaa no pararon en todo el día. Los bombardeos sobre Tiro fueron también muy duros. Bombardearon Saida y los puentes y las carreteras que llevan al sur. Y las montañas, específicamente los puentes.

Pareció que había una especie de tregua al final de la tarde. Pero apenas se puso el sol, volvieron los bombardeos en los suburbios del sur. A esta altura, el ejército israelí sabe que allí sólo quedan civiles, que los líderes de Hezbollah están escondidos en otra parte. Pero tienen la permiso expreso de los EE.UU. de matar a Hassan Nasrallah (según Maariv, el diario israelí de mayor circulación).

A la noche atacaron la zona de Janhour. Allí están ubicados el Ministerio de Defensa, la Escuela Militar y la estación eléctrica que alimenta Beirut y las montañas de los alrededores. Le dieron a la planta eléctrica pero hubo un “error” y las bombas alcanzaron la Escuela Militar y las instalaciones que la rodean. Cien soldados fueron heridos, una docena muertos. Los daños a la estación eléctrica dejaron a la mayor parte de Beirut en las sombras.

Hubo ataques aéreos sobre el valle de Beqaa. De todos modos, la noticia más horrible es que a los habitantes de “Ayta el-Shaab” (el primer pueblo sobre el que los israelíes intentaron una incursión terrestre, pero donde fueron rápidamente rechazados por Hezbollah) les están diciendo por los altoparlantes y otros medios que deben abandonar la aldea antes del amanecer o, de lo contrario, serán aplastados por el fuego de aviones, tanques y cañones. Es la vuelta a 1948… Quieren expulsar a todos los pobladores. Todavía quedan 3000 personas en la aldea. Es la “zona intermedia”, el “buffer” que quieren “despejar”. La mayoría de la gente no tiene vehículos para la evacuación. Si quiere ver un replay de la expulsión a tiros de los campesinos de Palestina en 1948, sintonice el Líbano. Si no, grite su indignación y proclame que ciertas cosas NO son aceptables.

————————————————————
Los diarios de Rasha nos llegan en inglés y son traducidos lo más rápido posible por la redacción de TP. Inconsistencias y errores pueden ser culpa nuestra.


————————————

Del mismo autor:
Diario de Beirut (día 4)
Diario de Beirut (día 3)
Diario de Beirut (día 2)
Diario de Beirut (día 1)