Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diccionario político argentino #1

22 09 2006 - 15:48

Pasaje estrecho entre muros de gran altura. La angostura política añade a la formación geológica un dinamismo lento y continuo. Las paredes se estrechan pero sin que aquel que se encuentra entre muros sufra descompensaciones psíquicas de alta intensidad. Por una relación de semejanza es frecuente ilustrar el caso con el ejemplo de la dramaturgia griega en la Antígona de Sófocles, amurada por su tío Creonte. En la terapéutica moderna se habla de una alteración recientemente bautizada con el nombre de sensaciones de pánico. En el caso de la angostura referida se trata de un pánico postergado o de un miedo al miedo que ha sido elaborado en la filosofía política clásica por Thomas Hobbes.

Se sabe que la búsqueda de un dispositivo de defensa ante la estrechez gradual con su circuito de alarmas bien distribuido es una tarea vana. No caben las precauciones ni las conductas anticipatorias y menos la construcción de refugios que puedan llegar a evitar el efecto que produce la angostura política. Cuando se adoptan posturas catatónicas, o medios de impermeabilización que anestesian el aparato sensitivo, la presión del estrechamiento no sólo no se evita sino que multiplica su poder de acción. Se deben dejar de lado entonces los artilugios que pretenden proveer los sistemas inmunológicos.

Hay especialistas que explican el fenómeno como una variante de la claustrofobia. Sin embargo, es necesario señalar que la sintomatología más frecuente es la que se conoce clínicamente por agorafobia ya que el miedo que sobreviene es el miedo a salir.

A pesar de este temor, cuando hay intentos esporádicos de quienes consideran esta situación definitivamente insoportable y pretenden abrirse camino por el estrecho pasadizo, por lo general se ven atacados por quienes consideran a estos inadaptados seres peligrosos, irresponsables y aventureros. La angostura paulatina al sostenerse en el miedo provoca el miedo básico que consiste en no querer salirse de sí misma. La estrechez mental y anímica intenta seguir la frecuencia que tiene la cerrazón física.

Una situación política en vías de angostura arrincona a los ciudadanos en diferentes zonas de la urbe. Algunos se trasladan con sus pertenencias cerca del puerto con el propósito de poder imaginarse otra orilla. Otros se corren al interior para no ser vistos. Hay quienes se meten tanto dentro de sí mismos que logran diseñar un perímetro de desplazamiento infinitamente pequeño.

Es posible afirmar que en las situaciones de guerra se ven casos como el mencionado. Pero existe una diferencia ya que la angostura política se distingue de la guerra en que es liminar y no frontal. Se muestra en sus efectos y derivados y no en su estallido evidente. Existen indicios ciertos de que en caso de contienda la conducta es plausible de un radical cambio. Por un lado por la claridad del acontecer que permite al sujeto percibir en toda su dimensión aquello que siempre temió. Nunca las cosas suceden con la cruda materialidad que desencadenan los sistemas de destrucción. Hasta que esto no acontezca, la situación de angostura política, por definición ambigua, permite una vida de equívocos que ofrece un abanico de compensaciones como la vida de hogar, un trabajo rutinario, salidas comunicacionales digitalizadas, aficiones ideológicas, estigmas morales y religiosos y una serie de blancos caratulados por el deseo de venganza. De todos modos el proceso de sublimación es frágil y al perderse un eslabón en la cadena de ilusiones bien cimentadas, el sistema se cuelga.


————————————

Del mismo autor:
Diccionario político argentino #5
Diccionario político argentino #5
Diccionario político argentino #4
Diccionario político argentino #3
Diccionario político argentino #2
D'Elía-Blumberg
Mariano y el Monseñor
Socialismo hoy y acá
Medio oriente y periodismo (IV)
Medio oriente y periodismo (III)