Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







¡Baboak!

30 09 2006 - 06:59




Este es Babo.

Como insinuó Quintín hace poco, no pasa un día en el que no hablemos del cierre de TP, que es inminente pero no llega nunca. Hace un par de semanas enviamos un mail a un grupo de colaboradores históricos. Les pedimos que nos enviaran textos de despedida, con la intención de contrarrestar un poco el silencio que parecía agobiante cuando era mucho menor que ahora. Recibimos dos textos. Patético. Nadie habla, nadie escribe, nadie dice lo que piensa o tal vez nadie piensa nada y todos han decidido moverse a partir de instinto puro, como Matthew Broderick en The Freshman. Nadie tiene la culpa de nada, pero esto es un embole. Una lectora asidua de TP me decía el otro día:

—Durante casi dos años, después de leer el diario abría TP compulsivamente, para encontrar el antídoto. Ahora me encuentro con cualquier boludez y no sólo no me sirve: es peor.

Me fuí a San Sebastián convencido de que había que cerrar este site en cuanto fuera posible, preservándolo por lo menos hacia el pasado si no lo podíamos cuidar todos los días. Si volví menos convencido no es por las grandilocuencias que enumera Quintín cuando me insiste en que TP no debe cerrar, sino por mis largas charlas con Babo en el bar del Hotel Costa Vasca.

Me iba a acompañar el Ice Bat, pero a último momento defeccionó alegando obligaciones que nunca sospechamos y me enchufó a Babo como polizón. Babo es así:

Cuando está en casa come galletitas, mira la tele, no hace mucho. Pero le hizo bien cambiar de aire, y de a poco empezó a tomarle el gustito a la mezza-fama de los festivales. Terminó negociando un espacio en la televisión local para su programa sobre Enfermedades Infecciosas en el Cine Moderno. También aparecerá en estos días en algún telediario de la TVE. Si alguien lo ve, que avise, porque en casa no tenemos tele.

Iba a reportar sobre San Sebastián, pero los diarios ya adelantaron el momento histórico de Pascual Condito gritando “Viva España” ante un auditorio lleno de vascos, y yo ya usé el tiempo que tenía previsto para escribir hablando con Quintín via Skype durante dos horas y cuarenta y seis minutos. Y además Bonafini me puso de mal humor al encarnar una vez más el límite que yo, en lo personal, encuentro al intentar acercarme (no demasiado) a la política argentina: si te la tomás en serio sos un idiota y si te la tomás en joda sos un inconsciente. Bueno, allá ellos. Yo vivo con Babo, que es el anti-Bonafini: te lo podés tomar en serio o en broma y siempre paga, porque Babo quiere a la gente. Babo pregunta lo que no sabe y siempre se las arregla para jugar a algo. Cerrar TP, esta tarde, me resulta mucho menos tentador que dejárselo a Babo para que haga lo que quiera. Ensayo, a continuación, dejándole un espacio para que sea él quien reporte sobre nuestra estadía en San Sebastián, mientras me voy a tomar un café con leche.




Babo examina su habitación.




Babo sigue al contingente,
bajo la lluvia.




TV francesa:
“je m’appelle Babó”.




Prioridades matutinas de Babo en San Sebastián.




Babo se prepara para salir.




Babo en el Kursaal:
Entrega de premios.




Babo Show Host:
Infectious Disease in Modern Cinema.




Babo ve la luz
(El Estrellato)


————————————

Del mismo autor:
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Más vivos que nunca print SOLD OUT
TPP 31 - Las Comunidades Primitivas
El Dream
8. Gracias
TPP 30 - El Circo del Hambre
El Ultimo
Viedma Ayer