Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diccionario político argentino #5

15 10 2006 - 02:39

Pornopolítica

Es la especialidad de los tramposos. En el caso del cine los efectos especiales se anuncian. El espectáculo no deja de ser un juego a pesar de sus poderosos efectos de sugestión. Fuera de las salas de estreno, en la vida, los fascistas de derecha especulan con imágenes de violación. Se ve hoy en los grupos islámicos que condenan a muerte a quien se ríe de su sacralidad. Lo han hecho todas las religiones. La herejía se calca sobre un fantasma de violación. Cuando se menciona lo inonmbrable la verdad es violada. No hay error en la disidencia, hay un crimen de lesa humanidad.

Los fascistas de izquierda usan el hambre y la muerte de los niños. El fantasma de la violación no apunta a un arquetipo materno como en el caso de la divinidad de las derechas, en este caso es la máxima crueldad concebible. La referencia es al goce que tiene el poderoso en masacrar a un inocente. Lo niños son la ilustración más pura de la inocencia, y la muerte por hambre o bombas de niños conforma una imagen que no permite salida alguna. Aquel que expresa un “pero” es identificado con el monstruo.

Madres divinas y pequeños niños son usados por los fascismos para innmovilizar conciencias. Luego, una vez quietecitas, arrepentidas y culpables, el predicador de la Verdad se hace su pequeño festín. El dolor ajeno puede formar parte de una estrategia obscena.

Democaretismo

Este fenómeno que surge de la bisagra entre los ideales democráticos y la hipocresía tiene en la Argentina reciente las siguientes etapas. La primera data de 1984, cuando la sociedad argentina a través de los forjadores de la opinión pública crearon el espacio para que una multitud inesperada de personalidades públicas se autodesignaran demócratas. Era un fenómeno extraño en una sociedad que había transitado por la Dictadura de un modo bastante diverso y no siempre sombrío. El país se daba la mano como si hubiera sido sojuzgada por una fuerza de ocupación.

La segunda etapa corresponde al período del gobierno de Menem cuando una vez derribado el Muro de Berlín y el comunismo estatal desmembrado, personajes notorios descubrieron que siempre habían tenido un espíritu liberal y tolerante, sólo impedido de ser por la disidencia subversiva. Quienes habían apoyado las desapariciones y las torturas se olvidaron de su antigua posición moral y política y redescubrían su esencia silenciada. La tercera es la que se vive hoy en que los derechos humanos y las denuncias del régimen de hace treinta años, incorporan personalidades regentes que nunca las habían denunciado, y, en ciertos casos, hasta se mostraron indiferentes en los años de violencia generalizada.

El democaretismo no es un fenómeno derivado del pensamiento políticamente correcto, es una muestra de blanda cobardía y de conveniencia.

Posdata: Lectores y colegas de TP. Nos vamos pero nos vemos. Al nuevo sitio que abriremos con Quintín, están todos invitados. Cuantos más escriban mejor. La dirección de nuevo sitio la podrán leer dentro de poco aquí y en mi site. Sígannos, no los vamos a defraudar.

  1. Ezequiel Baum    Oct 15, 05:11 PM    #
  2. hernan    Oct 20, 11:20 AM    #
  3. Maria Laura    Oct 24, 03:30 PM    #

————————————

Del mismo autor:
Diccionario político argentino #5
Diccionario político argentino #4
Diccionario político argentino #3
Diccionario político argentino #2
Diccionario político argentino #1
D'Elía-Blumberg
Mariano y el Monseñor
Socialismo hoy y acá
Medio oriente y periodismo (IV)
Medio oriente y periodismo (III)