Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







3. Afternoon

4 11 2008 - 09:34

Tenemos gente tipeando en Queens, Brooklyn, Manhattan, las afueras de Miami. Ya va. La Costa Oeste no apareció todavía, pero ahí se levantan más tarde.




19:04 BUE – Zuazo golpea las puertas

Hay mundos con muralla, donde las cosas no llegan. El arte es uno y los lugares para turistas son otros. Yo les aseguro que acá, en un centro de arte contemporáneo en pleno Caminito, La Boca, full of turistas en ojotas, el día en que cambia la historia, pasa algo así.

—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—¡Abre la muralla!

Porque sino la abren, desde la playa hasta el monte, que acá vendría a ser desde el Havanna hasta el Samovar de Rasputín, o desde el monte a la playa, que acá sería desde Vuelta de Rocha hasta el Café Bar Filiberto, no hay nada más que un Diego falso pero con digna panza y las únicas yanquis que se nos cruzan en la calle cuando nos sumergimos en las paralelas de la turisticidad para almorzar por menos de 40 pesos ($11.90 dólares para los lectores en el exterior) no preguntan si Obama “ya sufragó” y más bien piden otro tostado. Y todas las manos, todas las manos de los negros, sus manos negras, los blancos y sua blancas manos ahí están, ahí están, a 10 dólares el tostado.

Y nosotros acá abrimos todas las páginas que dicen “sufragar”, “cuenta regresiva”, “minuto a minuto”, “hispanos”, “un triunfo inesperado” y las dejamos titilando como quien no quiere para cascotear la muralla. Porque además de turistas estamos rodeados de arte contemporáneo, que es una cosa muy blanquita y poco sucia de votos, algo que a nosotros también nos parece lindo, como rezarle a San Curtis en un día como hoy.

Pero ojo, que siempre alguien nos salva y el mundo del arte nos ha dado su sorpresa. ¡Tun, tun!, nos llega un mail directamente desde el mundo del arte: El New Museum de New York, amigo de la casa, nos invita a una Election Night trivia at Salon Aleman. “Una noche de tequila, trivia y cobertura en vivo de los resultados de las elecciones”, hosteada por un artista mexicano y una comedian. Grosso. Queremos ir. Abran la muralla.




18:25 BUE – Noriega lee los diarios

Intenté mirar un poco de televisión, pero me di cuenta de que no hay cosas más aburridas que la transmisión de una elección hasta que aparecen los primeros sondeos: ¿se dirá boca de urna en USA? Al final terminé viendo los últimos minutos de Colegiales-Chicago (sé que el mundo quiere saber cómo terminó: 2 a 1 para el local) y la conferencia de prensa de Maradona y Grondona. Cuando Don Julio dijo que su madre tenía 102 años abandoné. Pasé nuevamente a revisar los diarios (parece que eso será todo lo que haga hoy). Me dio curiosidad ver una decisión que todos tenían que tomar: cómo mencionar el tema racial de Obama. Los resultados pueden ser reveladores, aunque, como siempre, no sabemos de qué. Veamos.

En La Nación dice: “Obama o McCain: Estados Unidos, frente a una elección trascendental. Un negro o un veterano de Vietnam será el sucesor del denostado George W. Bush”.

En Página/12: “A 40 años del asesinato de Martin Luther King y 45 de su famoso discurso “Yo tengo un sueño”, un afroamericano puede llegar a la presidencia de los Estados Unidos.”

En Clarín: “Si se elige a Barack Hussein Obama, será la primera vez que ingresa a la Casa Blanca un presidente afronorteamericano.”

En Crítica directamente en la tapa: “EE.UU. decide si se permite un presidente negro”.

Así es que tenemos dos “negro”, un “afroamericano” y un “afronorteamericano”. El “negro” de La Nación me parece que tiene que ver con la indiferencia ante el sufrimiento ajeno. No creo que hayan evaluado si es ofensivo o no, no se lo plantearon. Es el “negro”, listo. El “negro” de Crítica tiene que ver con el populismo o con la pretensión de populismo. Es como decir “Vicente Nario” en vez de “Bicentenario”. “¿Qué hacés, negro?, ¡alcanzame el sifón!”. El “afroamericano” de Página 12 es pura corrección política. El “afronorteamericano” de Clarín es… la imitación que Clarín hace de la Barcelona. No lo había escuchado nunca. Como si fueran agregando elementos para ir precisando. El próximo es “afronorteamericanodeleste”.

No me quiero meter en el arenero con los chicos, para discutir sobre corrección política, pero tengo posición tomada. Yo voy por “negro”. Quiero decir, si por algo fueron rechazados, colgados, quemados, discriminados y reducidos a 3/5 de persona fue por el color de la piel. No por venir de Africa. Podrían haber sido originarios de Italia, pero lo que los hacía diferentes y pasibles de ser discriminados era el color de la piel. Por lo tanto, creo que lo relevante es que va a ser presidente de los EE.UU. un negro, no un afroamericano.




17:34 BUE – Santiago Llach, Ubuntu y el subte

Atravesando el tramo más caliente de Corrientes, calzado con un short Adidas fosforescente comprado a $15 el sábado en el Parque Avellaneda, y dos laptops al hombro, una de ellas con Ubuntu como único sistema operativo:

En el cajero del Banco Provincia de Azcuénaga, un señor de una etnia originaria tarda veinte minutos tratando de hacer una extracción. El problema es que no responde que sí cuando la máquina le pregunta si necesita más tiempo para terminar su trámite. Yo no le aclaro para que no se ofenda, y el hombre se va sin cumplir su cometido.

En las escaleras del subte, una chica le explica a otra que en ese lugar del que habla no hablaban inglés, que nadie hablaba inglés, que no hablaban inglés. Encima, dice a los gritos, en cada país hablaban un idioma diferente: letón en Letonia, lituano en Lituania.

En la pantalla de televisión del subte, veo otra vez el micro sobre nutrición que logró colar Maggie Aicega, la chica de las Leonas, que ahora se viste con un delantal blanco. La auspicia una empresa prepaga con razón social en inglés.

Como desayuné un mero café con leche y son las 4, difícil resistir la tentación de una pizza de parado en Güerrín antes de llegar a casa. Al lado, una señora lee atentamente un manual de inglés de nivel 1.

Una amiga escribe abajo de su nombre en el chat de Gmail: “feliz obama para todos”. Me compro el LeMonde Diplomatique. Leo en dos minutos y medio el nuevo número de una revista cultural juvenil. Mando una traducción de psicología empresarial basura a Miami.

Armo mi bolso para ir a karate.




15:36 BUE – Diego Fonseca,
en el auto.

Acabo de salir de un trámite de Migraciones donde la amable Justice Carmen me salvó la vida. Paramos en La Moon, en la Calle 8, por algo caliente para el estómago. Pedimos un tentempié colombiano: omelette de verduras con papas al pimentón y café tintico. Bahíyyih, mi mujer enciende la radio del auto de regreso a casa. Siempre está sintonizada en el mejor programa de Miami, “Paul & Young Ron Show”, en la WKGR-FM. Uno es republicano y sesentón, amigo del padre del otro, treintañero, demócrata y gay. El programa es un típico morning zoo, una comedia permanente de la que nadie sale bien parado.

Hoy, claro, se han puesto electorales. Paul dice que no tolera que le pongan impuestos a su 401K y los demás le gritan que lo olvide, que su jubilación ya se esfumó. En eso se le ha dado por rescatar algo que leyó en una revista: cuatro supremacistas blancos de Texas dicen que Obama es la mejor opción para los Estados Unidos. Yo empiezo a moverme incómodo en el asiento y la miro a Bahíyyih para saber si es el huevo colombiano el que me cayó mal y estoy alucinando. Pero no: escuché bien.

Los neonazis creen que para demostrar la valía de la raza aria no hay nada mejor que un presidente negro que fracase. Esto demostraría que los African Americans no tienen capacidad para dirigir la mayor y mejor nación del planeta. Entonces, los cuatro, no sólo decidieron votar por Obama sino hacer campaña en su favor. Uno de los supremacistas tiene un serio problema, porque desearía que Obama fuera todo lo que ellos desean, esto es: 100% negro. Los tipos resienten en alguna medida que haya tenido una madre blanca.

Paul se adelanta y dice que eso les complica el análisis. “Claro, si Obama fracasa”, dice, “¿cómo van a saber qué mitad llevó al desastre?” Paul corta por lo sano cuando su socio intenta ampliar el debate —“Ese tipo de dudas no está en la cabeza de un supremacista blanco”— y pide música. Muy apropiadamente, giran los Ramones con “You Should Never Have Opened That Door”.

La canción está acabando para cuando llegamos a nuestro edificio. Uno de los chicos del valet, que nos conoce, saluda y le pregunta a Bahíyyih si votamos, y por quién. Obama, dice ella. El chico —cubanísimo hasta la muela— pone cara de contrariedad mayor y después se ríe. “Nunca voy a entender a los gringos de Miami”, dice, y nos abre el portón del estacionamiento.




14:39 BUE – Sebastián Alonso Dorola,
castaway en el Ministerio de Economía.

El día en que cambia la historia, es uno de los títulos internacionales destacados en la página de la agencia TELAM.

Así va encontrarme entonces el cambio, siguiendo las elecciones estadounidenses por la agencia de noticias oficial de la República Argentina.

En el Ministerio de Economía se ha vuelto muy complicado tener acceso a Internet. Es tan burocrático, tan lleno de consideraciones, explicaciones y autorizaciones el tramite necesario para conseguirlo, que ni siquiera lo intenté. Y no es cuestión de rango. En esta oficina vidriada, con ventana, AC propio y persiana americana para aislarse de la tropa, tampoco se consigue, tendría que pedírselo a un Secretario de Estado. El mismo tipo que debe viajar a explicar la política económica nacional a organismos internacionales, acreedores, inversores, gobiernos amigos o no tanto, tiene que firmar un memito para que un cuadro técnico pueda chequear las noticias en algún medio nacional, regional o internacional. No me da, así que sigo con el abono básico, que trae las páginas .gov.ar, las .org y TELAM. ¡Ah!, y el site del Banco por el cual se pagan los sueldos acá.

Cualquier idea que uno pueda tener sobre qué hay que esperar de un profesional que debe trabajar constantemente con datos de la realidad, interpretándola, procesando y formándose una opinión sobre variadas cuestiones, no es compartida por las autoridades, para quienes Internet es el equivalente electrónico del mate, o sea el icono de la ineficiencia del trabajador público, una instancia para pasar el tiempo hasta el momento de marcar salida. Y ojo que la gente de informática del Ministerio es grosa en serio, eh? Diseñan y mantienen complejísimos sistemas de administración financiera on line, con un volumen de operaciones diario muy grande, que interconecta datos presupuestarios, contables, físicos. No les puede costar mucho armar un filtro para páginas porno y la guía Oleo, si eso es lo que les preocupa.

Si me preguntan a mí, me parece increíble que no halla wi fi libre en todos los organismos públicos, en las universidades, en las bibliotecas, en medio de la Plaza de Mayo. Pero parece ser el criterio de una minoría.

Así que nos conformamos con esta sabia comparación del embajador Wayne.


————————————

Del mismo autor:
7. Dénouement
6. Noche
5. Tardecita
4. Siesta
3. Almuerzo
2. Matutinas
1. Residuo Nocturno
Al-Fon-Sín
Encuesta 2008: Resultados
Encuesta TP 2008