Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







PEP Talk

22 08 2004 - 21:17

Paola Spatola descubrió acá que, en el tema seguridad, “no hay política de Estado”. Tal vez no haya política de Estado porque no hay Estado. Hasta resulta casi milagroso ver que siguen escribiendo Estado con mayúscula, algo que antes me irritaba y ahora me da esperanzas.

Spatola no se da cuenta de que tampoco hay política de salud, ni de educación, ni observa que se mutiló al Estado durante 10 años para no contar deliberadamente con ninguno de esos resortes. Si hay una generación de varios millones que no conocen el mercado formal de trabajo, ni la seguridad social, ni la escuela pública, ni una sala de atención de hospital, ni un policía que los defienda, ni, por caso, un policía que pued vivir de su sueldo, es precisamente porque no hay política de Estado.

Spatola no tiene dudas, en ningún momento. Empieza con: “Que nadie lo dude”. Termina con: “Esta secuencia no deja duda alguna.” Si, en cambio, Spatola se permitiera dudar, notaría los dos despropósitos que siguen a su declaración de certeza.

“Nuestro país se encuentra inmerso en al crisis de criminalidad más
importante de su historia, tanto cuantitativamente, como
cualitativamente…”

Percepciones, percepciones. Ya parece joda repetirlo, pero el mayor aumento en la criminalidad se produjo entre 1994 y 2001, precisamente los años en los que de la mano del investment grade, el clima de inversiones y la concha del mono había una dedicación masiva a deshacer el Estado, la política de Estado y los recursos del Estado. Mientras que desde el 2001, la criminalidad ha crecido en la preocupación pública, transformada en el issue de la Gente (palabra que tendría que tener una suerte de copyright de Clarín para identificarla, no?) e incrementado su lugar en la agenda mientras el crimen desde el 2001 hasta ahora en realidad ha descendido.

Pero el secuestro es terrorismo puro, expande sus efectos mas allá de las víctimas. Y los diarios lo expanden más allá todavía. Y la clase media, que aun necesita sentirse cerca de la alta aunque más no sea del modo más perverso que es el de camuflarse de target en un polígono de tiro.

PEP: Pánico Estratégico Permanente. Discursos e instrumentos y sujetos dispersos, coordinados en un supranivel que desconocen, aunque se mueven cómodamente en él: aterrorizar a la población, anunciar la disolución de Sodoma y preparar el terreno para descargar un arsenal de control social. Los diarios de Argentina se horrorizaban por la sobreactuación con la que Nueva York se pertrechaba post-11 de setiembre montados sobre una paranoia que al mismo tiempo alimentaban—una sobreactuación que tenía mucha más entidad en los medios, y en los argentinos en particular, que en el resto de la vida cotidiana. La crisis de la seguridad es la versión vernácula de la amenaza terrorista: una luz verde para aniquilar el espacio público y la ciudad tal cual lo conocimos hasta hoy. Ciudad Pánico.

Por lo demás, propongo un nuevo Pacto de la Moncloa, por el cual nos comprometamos a no pedir nunca más un Pacto de la Moncloa.
———————————————————————————
Acerca de Paola Spatola:

1. Paola explica la reforma policial en New York.

2. Paola explica la marcha de Blumberg.

3. Paola alerta sobre una campaña de desprestigio.

4. Paola para todos.

5. ¡Piedra libre para Paola, asesora de Menem en seguridad!


————————————

Del mismo autor:
Chacho en el bar
Todo lo que podría entrar en seis sílabas si uno supiera cómo escribirlo
Pirulo, Catrasca y el Presidente Genérico
Ha muerto Leslie Matchbox
Aleluia
Jedwabne
On A Slow Boat from China
40 Millones
Cuadritos y Masitas
dEvolution