Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







6. Noche

28 06 2009 - 15:57


Piro, el fin del capitalismo
y los gatos baratos

Hoy la democracia se puso a prueba en Sudáfrica. Que la selección de Estados Unidos, ganándole 2 a 0 a la de Brasil, terminara perdiendo 3 a 2, es la prueba a mi juicio mas evidente y palpable de que el capitalismo esta atravesando su curva final. Los que todavía conservaban alguna duda pueden estar seguros: el capitalismo tiene los días contados. Y si el capitalismo esta acabado, mejor no hablemos de los capitalistas. Es por eso que, para no perder la costumbre, la consigna del PO me sonaba anacronica: “Que la crisis la paguen los capitalistas”. ¿Quiénes?

Al comienzo del partido mi corazón estaba con Brasil, pero a los 17 minutos se habia vendido por completo a los gringos. Y hasta que termino el segundo tiempo mis amigos y yo conservábamos la secreta esperanza de que Brasil perdiera. Pero no hay caso. No se puede confiar en los capitalistas. Primero te seducen y después…

Asi que fui y vote al Chipi Castillo, como cada vez que voto. Porque como dijo hace unos días Gargarella, los de izquierda votan a los de izquierda. Aunque reconozco que tener en el Congreso a una representante con la pinta de gato barato de Vanina Biasi me seducía… (los gatos caros me parecen anacrónicos también; ese es el único punto en el que el PO parece estar acorde con los tiempos que le tocan vivir).




Ivana desde Blackberry,
entre la vida privada
y la pública

¡Saludos! ¡Sin compu! Voté en una escuela pública triste (patio techado, aula de sexto con láminas sobre la Hepatitis B). La última elección me había tocado una privada de Villa Urquiza y la anterior una paqueta de Belgrano R. Mi viejo no pudo ir a votar. Llegó vivo a hoy, cosa de la que él no estaba seguro, pero no le dio para ir a sufragar. El es de los vólatiles que iban por Carrió y en la última semana se volcaron a Solanas. Voté por él (I mean como si fuera él) sin convencimiento partidista; sólo deber filial o fraternal, sororal, familiar. El le dijo a mi hermano, en un momento que estuvo despierto: “decile a tu madre que no vote por Heller, pero ella siempre hizo lo que quiso, incluso hoy.”

Les hice chocolate caliente a los chicos y me tomé 29 tazas. Patada al hígado.




Juan Morris, en el Bunker
de Carrió

En el bunker del Acuerdo Cívico la noticia es que el fotógrafo de Telam casi se agarra a piñas con un camarografo que le puso una mano en la cara para que no se le cruzara delante de la cámara. Después hubo una breve estampida hacia la puerta cuando llegó Gil Lavedra. Si en el Intercontinental la sala de periodistas estaba provista de un catering cinco estrellas, en el segundo piso del Palais Rouge hay tres chicas que sirven coca comun, coca light y seven up. De vez en cuando hay medialunas. El Palais Rouge está en esa parte de Palermo Viejo que todavía ninguna corrida inmobiliaria supo rebautizar y se usa normalmente para festejar casamientos, por lo que todo esto tiene un aspecto levemente disfuncional y desolador: un salón de fiestas donde nadie festeja nada y donde uno se tropieza con cables cada dos metros. El sector para los militantes que está vacío: no hay militantes. La música es la de las seis de la mañana, cuando los invitados se empiezan a ir. Se rumorea que Prat Gay está desde las seis recluido en un camarín pero a nadie le importa demasiado. Hace un rato habló Gerardo Morales y declaró que son la segunda fuerza del país. Igualmente, acá adentro entre los periodistas todo se redujo a si Carrió entra o no entra y la balanza se está inclinando por el no. Todos esperan que a las nueve de la noche Lilita suba al escenario montado en el salón de fiesta a aceptar la derrota. Hay algo morboso en que alguien acepte una derrota que hace subir un poco el nivel de ansiedad. Los políticos están de sport, las periodistas tienen una onda Palermo soho en el look, los camarógrafos tienen los chalecos del canal y los fotógrafos camperas infladas. Cuando llegue el fin del mundo, los movileros van a trasmitir de traje y corbata.


Erb: tensión, autos en doble fila
y torta de manzana en Costa Salguero

19.04. Madalenas, torta de manzana y sanguchitos. La denuncia de “maltrato” de la SIP puso las cosas en su lugar: habemus morfi.

19.13. Llega la falsa Michetti. Sí, sí, la de Tinelli. Confusión entre los periodistas: “¡Parece la verdadera!”, exclaman.

19.16. Llega el falso Macri. Rápidamente los periodistas descubrieron que era el imitador: se le entendía todo lo que decía.

19.17. El triciclo Macri-De Narváez.-Michetti espera en la puerta con el auto en doble fila.

19.18. Disturbios en la puerta, la grúa quiere llevarse la camioneta PRO: “Nos dijeron que teníamos que recaudar”, argumentan.

19.40. Amoroso disemina por todos los rincones que “Merlo es un escándalo”. Los militantes PRO recuerdan su paso por Racing, River y Central.

19.50. Afirman a TP que De Narváez entra a las ocho. “Che, dijeron que llegaba a las cinco y media”. “Se retrasó teniendo otro hijo”, explicaron.




Florencia Mazzinghi vota
en el Pellegrini

En el Pellegrini, en Marcelo T. de Alvear, entre Callao y Riobamba, se ve enseguida la mano de un arquitecto que tenía claras unas cuantas cosas. No sabemos quién fue el arquitecto, pero nos acercamos a buscar la placa y nos distraemos con las listas rosas pegadas en orden alfabético confuso.

Confirmamos que estamos bien reempadronadas, la pizarra del hall nos indica que la 377 está en el primer piso. Subimos la escalera de mármol, sin anotar mentalmente nada porque le pifiamos fiero con el cálculo hora de almuerzo y el colegio explota de gente contrariada. En el universo femenino de arriba las cosas no están mucho mejor. Predomina un cliché gigante de histeria y voces agudas que nos perturba apenas. Ahí se camina rápido, no se pide mucho permiso, y básicamente se protesta. Tengo “un mal humor que me va a durar toda la tarde” dice una chica tres personas atrás en la cola, un piercing justo donde empieza la nariz que se mueve cada vez que frunce el ceño, como ahora. “Taría bueno que se pueda votar por internet, cuando va a llegar el día”, otro pato donald que pasa. La de atrás es macanuda y comentamos que es la primera vez que ambas votamos ahí, y que qué lindo es el colegio, los pisos calcáreos, las rejas de los ascensores. “Lástima que no funciona el gas, el segundo mío viene acá a la tarde y se caga de frío”, se mete la de rulos adelante de piercing y detrás de macanuda. Callamos nosotras, seguimos mirando y ya no hablamos más entre nosotras. La cola avanza a un ritmo razonablemente lento y faltan 18 para que me toque, así que hay tiempo para más notas. Miro la casilla que oficia de fotocopiadora en el pasillo y que afea tanto el mármol y los calcáreos. Vidrios rotos en el fondo, stickers del Partido Obrero pegados en ángulos estratégicos, y un matafuegos con diecisiete chicles pegados en los costados. Gendarmes sin barbijos acá. Uno bastante lindo parece orgulloso de su trabajo y como las señoras y señoritas vienen a azuzarlo con los inconvenientes más variados de pronto dice en voz muy alta para que escuchemos de la 377 hasta la 381: “vamos con un problema a la vez, ¿les parece bien?”.

Lo que hay en ese colegio es una frivolidad que deprime. Aclaramos que las primeras frívolas somos nosotras, que escribimos esto, que calculamos (mal) el horario para ir a votar lo más rápido posible para ir a almorzar a la casa de nuestros padres, con nuestros hermanos. No tomamos el desayuno y tenemos eco en el estómago y somos largas y flacas, con poca reserva calórica y tendencia a que nos baje la presión. Difícil con el frío que hace hoy, que se siente también en los pasillos del Pellegrini sin gas y tan grande, pero igual nos preocupamos por el largo de la cola, por lo que demoran las votantes en el cuarto oscuro, por la parsimonia de las autoridades de mesa que cumplen con lo que les tocó o tal vez eligieron con prolijidad y paciencia oriental.

A mí lo que me parece un chiste es seguir escuchando cómo se quejan “las chicas” por el sólo hecho de TENER que estar ahí para votar a nuestros políticos “que no van a cambiar nada”. Ese desencanto frívolo, la ingenuidad de creer que los partidos que se disputan las elecciones son marcianos, ajenos a la sociedad civil, usurpadores de nuestro tiempo de ocio y descanso en este domingo. Sus caras largas, sus pieles abrigadas, los rubios platinados y la queja que persiste y ensordece.

Veo que se asoma la mamá de una amiga del colegio, pero ella no me ve. Atrás está Milagros, la hermana de mi amiga, que tiene síndrome de down. Pienso mal y pienso que la trajo para zafar de la cola. Después pienso que apuro demasiado mis juicios, y que es probable que la haya traído para mostrarle el cuarto oscuro y repetirle ahí adentro el demonio que es K, y la boleta del PRO que va a meter adentro del sobre. Esa versión es más ajustada, porque Mili anda repitiendo siempre que este gobierno es una porquería, y que hasta que no se vaya vamos a seguir así de mal.

Llego casi al borde la mesa, donde resalta una señora rubia platinada, con cejas pintadas con un delineador muy oscuro y rouge rosa chicle. A los costados hay dos chicas muy jóvenes, tanto que empiezo a dudar si serán fiscales o las hijas de alguna fiscal más mayorcita. Están mudas las dos, las manos adentro de los bolsillos, pero de pronto las sacan para hacer un tic al lado del nombre de la chica que pasa antes que yo. Llega mi turno, escucho mi dni, mi apellido, pienso en mi abuelo y en lo que le importa que se pronuncie bien, en lo seguido que debe ofuscarse porque lo pronuncian para el culo tantas veces.

Paso al cuarto más iluminado de los diez o doce cuartos oscuros a los que pasé en mi vida. Las boletas sobre las que aún no me decidí están lejos, en terceros o cuartos bancos. Miro la de Solanas, la de Prat Gay y la duda no desaparece. Pienso en la cola larga de afuera que me impacientó apenas llegué. Corto la de Prat Gay, lo meto a él y sus diputados nacionales adentro del sobre. Corto los legisladores porteños de proyecto Sur y los meto también. Estoy por dar el lengüetazo para cerrar, y se me seca la lengua. Saco a los pinos, no pongo nada más, cierro, salgo, muestro las firmas, lo junto con otros sobres en la urna y me voy.




Boca de Urna – Provincia de Buenos Aires

Como los responsables de Los Trabajos Prácticos estamos fuera del alcance de la soberanía legal argentina, compartimos con nuestros lectores los resultados de la boca de urna de una encuestadora importante contratada, posiblemente, por un candidato oficialista:

Néstor Kirchner – 34,8%
Francisco de Narváez – 32,1%
Margarita Stolbizer – 19,1%
Martín Sabatella – 6,2%


Alonso Dorola también vota Pino-Prieto

Ya está. Voto emitido: ahora hay 19 sellitos redondos. Que son todas las elecciones nacionales o porteñas que hubo desde que cumplí 18, en febrero de 1990. Nunca nunca me ausenté, hasta voté constituyentes.

Primero tuve que dejar el auto sobre Avenida Las Heras y subir al primer piso de la escuela pública que está pegada a la Academia Nacional de Medicina. Ambos edificios hablan de otra época, cuando la clase dirigente pensaba que esos palacios dignos de su admirada Europa serían uno de sus muchos legados a la potencia del sur. Se equivocaron, por supuesto, pero los edificios siguen ahí: eso sí lo hicieron bien.

En la radio estaba hablando Van Der Kooy. Amigos de TP, ustedes no se imaginan la calidad de vuestros dailies comparada con la sarta de estupideces que lanzó al aire el principal analista político del Gran Diario Argentino. No me dan ganas ni de reseñarlas, pero confíen en mí.

En la escuela no encontré ningún signo de la tan anunciada epidemia, un solo barbijo, chicos acompañando a sus padres y nadie que respetara el metro de distancia en la cola de votación. Alguna vez nuestro divulgador matemático oficial, AP, tendrá que modelizarnos lo que pasa con las mesas de cada lugar de votación, explicar por qué siempre hay largas filas en algunas y un piso más abajo, frente a la puerta de 1º A, los fiscales se aburren e incrementan su ingesta calórica más allá de lo saludable.

A mí me toco esperar. Bastante. Seis de las ocho canciones del nuevo disco de Sunset Rubdown, que me gustó mucho más que mi voto. Voté como Llach, por la misma razón inmediata, pero con un justificativo más relacionado con la lealtad –esa virtud tan cara a nuestra principal fuerza política– que con la literatura. Es que Prieto una vez les dijo a unos amigos que yo debería ser el Ministro de Economía de este país. En verdad no de éste, sino del que nos gustaría más. Y ella no sabía que estos chicos me conocían, así que fue un gesto sin demagogia.

Votar a Solanas tiene una externalidad positiva para quienes nos preocupamos por el estado estético de la nación: su labor como parlamentario quizás lo aleje definitivamente de los sets de filmación. Si no, que Dios y la Patria se lo demanden.




Mortati
y los que te venden pantallas planas

Almorzamos en lo de mi papá. Mi mamá vino a votar desde City Bell, mi abuela hizo canelones de acelga y ricota con tuco y comimos manzanas al vino con crema de postre. Tomamos té, comimos habanitos y a eso de las 16 fui a la Mariano Moreno, donde más temprano había estado Michetti, vecina del barrio con custodia personal. Vive en una planta baja a la calle en Balvanera, al lado de la central de una empresa de micros que le tiran el esmog por la ventana. En mi mesa estaban sin barbijo. El gendarme daba indicaciones aunque nadie se las preguntara, tenía una sonrisa un poco rara, lo miré poco. Había tres mujeres adelante mío: a la más próxima le sonaba el celular con una musiquita muy rocker que ahora no me acuerdo. A la tercera vez, le dije:

-Señora, le está sonando el celular.
-Sí, pero no lo atiendo.

La que llegó después de mí, dio su nombre y dijo que en el padrón figuraba como operaria, pero que se confundieron porque ella en realidad es universitaria, mejor, así no le tocaba ser presidenta de mesa y que por favor carguen el sello con mucha tinta porque sino no la van a dejar salir del país, ya una vez tuvo problemas en Ezeiza.

La señora que estaba adentro del cuarto oscuro no podía salir. Tiró de la manija de la puerta para adentro unas cuatro veces y le tuvieron que abrir: a la señora no se le ocurrió hacerlo para el lado opuesto.

Mientras tanto, una amiga mía que le había tocado ser presidenta de mesa en una escuela de Constitución, me respondía en un mensaje de texto: “je je estoy como suplente, pero es exactamente lo mismo, estoy bastante indignada c la gente, x la ignorancia generalizada. después explicaré detalles”.

A mi vuelta mi papá seguía en casa enchufado al partido Brasil-Usa. 17.30 fue a votar. A la vuelta, Metrovías anunciaba que la línea A no paraba en la estación Congreso. En casa chequeé clarín y vi un videito: odio las cara serias/ comprometidas con el futuro democrático del país que ponen las y los conductores de los noticieros de la televisión en los días de elecciones después de que te quieren vender un televisor con pantalla plana.




Diego Galeano, alias Joao Trosko- desde Río de Janeiro

Quiero denunciar algo. Estas elecciones son una farsa armada para ocultar el Golpe de Estado en Honduras. Zelaya lo denunció, pero lo dijeron cállate y le dieron un cachiporrazo en la ingle. Se trata de un complot basado en un acuerdo entre Kristina Kantorowitz, Lilary Klinton y todo ese club de conchudas socialdemócratas. Tibias. La gripe porcina también es una mentira para ocultar lo que está pasando en Centroamérica. Y cuando salga la vacuna también será mentira. Les van a inyectar a todos alcohol con chocolate Nutella y Mendicrim. No se dejen engañar por el Imperio. ¡Abran los ojos!

Para dar el ejemplo, hice todo lo que tiene que hacer un buen guerrillero. Primero no voté. Anoche fui a Retiro, pregunté qué cosa estaba a más de 500 kilómetros, me tomé un micro y me fui a Claromecó. Tempranísimo, en la comisaría, hice la cola y me dieron un papelito. Me tomé otro bondi y volví a Buenos Aires. Fui a votar en blanco. Llegué a mi vieja escuela en Paternal, hice otra cola, entré al cuarto oscuro, agarré el sobre y lo cerré, así, sin nada, en blanco, de guacho. Por último, abrí de nuevo el sobre, como pude, y lo metí a Nestor Pitrola. De ahí fui directo hasta Ezeiza y me exilié en Brasil.




Francisco Capurro Robles vio pájaros en el Tigre

Llegué a las cinco de la tarde al bunker Iúdica en Tigre, ahí zobre Cazón. Estaban armando el audio y de fondo se escuchaba Celebra la vida, de Axel, que fue la banda de sonido de la campaña. “Tengan cuidado, porque si las sueltan al mismo tiempo que los globos, las palomas se marean y se entran a chocar entre ellas”, nos dijo el dueño de las aves cuando se cerró la campaña. En diez años de criar pájaros mensajeros, nunca le faltó uno. Vuelven todos. Los reconoce porque en la patita tienen como una cinta violeta, estilo pulsera vip de fiesta top. Eso es un aparato, giles.




Piro ve corbatas
y cacerolas en C5N

A muchos les parecerán preguntas banales, pero déjenme hacerlas. ¿Daniel Hadad pagará horas extras? Esa era la primera. La segunda es: ¿cómo pueden dos periodistas como Marcelo Longobardi, Eduardo Feinmann y otro paquete del que no conozco el nombre atreverse a presentarse en publico comunicando y organizando el recuento de los boca de urna llevando todos la misma corbata? (Perdón televidentes: estos ya no son datos de boca de urna, son datos oficiales.) A mí podrían pedirme cualquier cosa, cualquier calamidad, menos que me ponga la misma corbata del tipo que tengo sentado al lado. Parecen empleados de McDonald’s. A lo mejor por 1 peso me agrandan el corso…

El sitio de C5N agregó una función encantadora: Facebook. Copio algunas intervenciones tomadas al azar, de corrido, así como van saliendo:

Jorge Cordoba Marinao: por favor el pueblo se equiboca sino seria otro pais este!!
21:27

Jimena Estay: AGUANTE MICHETTI AGUANTE MACRI AGUANT DE NARVAEZAGUANTE EL PRO.
21:27

Pablo Gomez LA PAMPA:OFICIAL, 50% MESAS ESCRUTADAS GANA ACUERDO CIVICO Y SOCIAL.
21:27

Camila Fischetti: vamos por el cambio.
21:27

Carla Calo: aca en amrdel…somo todos radichetasss.
21:27

Florencia Atamian: vamos narvaez!
21:27

Homero J Simpson: digo yo scioli deja de ser GOBERNADOR? A QUIEN DEFRAUDA?
21:27

Maria Lucia Basso: salgamos a festejar con las cacerolas cristina estas nerviosa?
21:26

La verdad es que no sé cómo aguanto esto.


————————————

Del mismo autor:
7. Dénouement
5. Tardecita
4. Siesta
3. Almuerzo
2. Matutinas
1. Residuo Nocturno
Al-Fon-Sín
Encuesta 2008: Resultados
Encuesta TP 2008
4. Tardecita