Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Gacitua en MDQ #3: Es otra cultura

10 11 2009 - 06:54

Otro día de puntualidad, organización y buena atención, aunque, ¿cuál es esa obsesión por no dejar las computadoras de la sala de prensa un poco a punto para su uso? ¡Internet Explorer 6!

Hoy hablemos de la resistencia. Tanto por juventud como por experiencia cinéfila, para muchos es posible aguantarse el día entero fuera de casa o del hotel. ¿Pero quién puede lograrlo gastando 5 pesos para la tarjeta del colectivo, 6 para el taxi de vuelta a la medianoche, 4 pesos para una entrada no cubierta por la acreditación y sólo 70 centavos en comida? Se unifican desayuno y almuerzo, se lleva alguna vianda de snacks desde casa (los de Cereal Mix, 0% culpa), que se dispersan a lo largo del día, junto a algún alfajor Guaymallén (a la venta en el local de la calle Buenos Aires, frente a la playa Popular), y los imperdibles chocolates Tres Sueños, disponibles gratis en la sala de prensa, con café y leche dispuestos en termos. La cena, una vez vuelto del cine, mientras escribe su nota de preferencia. De nada.

Película número 6: TL-2: La felicidad es una leyenda urbana. Tetsuo Lumière usa un mockumentary para contar una historia en segmentos mudos, y, hombre, este tipo tiene el slapstick en las venas. Son muchos, o demasiados, en realidad, momentos cómicos de gran calidad, que terminan por saturar al producto final. Ritmo y gracia incuestionables, pediría contundencia para la próxima, pero es imperdible.

Película número 7: Searching for Elliott Smith. Documental sobre la oveja negra del grunge de Portland, viene con unos segmentos de animación interesantes, archivos de hechos importantes en la vida del músico, y, sobre todo, testimonios de muy buenas fuentes, que ayudan a reconstruir la escena musical, pensar en qué pasa cuando se hace masiva, y que hacia el final cruzan opiniones, innecesarias para la película, sobre qué fue lo que provocó la muerte de Smith.

Película número 8: Intangible Asset No. 82. Baterista de jazz australiano recorriendo Corea y descubriendo chamanes y percusionistas. La verdad es que a veces puedo ser una perra troglodita, y desdeño las cosas sin intentar al menos comprenderlas. No te voy más allá de la world music de moda que salga en alguna revista de afuera, y, de hecho, las únicas escenas de la película que logré disfrutar involucraban al cantante coreano que le gritaba 18 horas por día al agua y a una banda de jazz. Pero no podés siquiera bancarte la película si el batero te cuenta lo que pasa allá como si hubiera vuelto ayer del viaje y te lo contara mientras cenás con él. Toda la voz en off, acaparada por la misma noción de cómo tocan los coreanos, con distintas palabras. Puro concepto sobre el espíritu, la onda y la garra, al que le faltaron frases como “es otra cultura” y “por eso viven más: son más alegres, relajados”. Se arreglaba haciendo más informal la narración, evitando la mirada turística y agregando más interacción musical del protagonista, y menos meneo de cabeza al ritmo de los chamanes.

Película número 9: Nanayo. Un imprevisto, personajes con distintos idiomas que no pueden entenderse, situaciones diversas hasta el final del film. Kawase no se arregla con poco, el todo para Kawase es eso que parece poco. Pero cuánto buen cine que se puede hacer con eso, cuánto placer a la vista, sin complicarse en las vueltas del guión. La atmósfera de la película se adueñó de la sala: el Ambassador 3 estaba quieto como el bosque, la percepción se agudizaba y te jodía hasta la mínima tos. Hace un año, después de ver por segunda vez El Cant dels Ocells, me ponía cursi hablando del poder del cine cuando se despoja de muchos de sus elementos usuales, y simplemente nos quedan las imágenes. Hoy no tengo tiempo para explayarme. Me quedo con decirles que muy pocas veces una película me resultó tan relajante.


————————————

Del mismo autor: