Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Gacitua en MDQ #5: Greener

12 11 2009 - 04:23

Hoy casi nada, cosecha pobre de puntajes, unos segundos de sueño durante la segunda película del día, y tanto cansancio que ni entre compañeros pudimos hacer un esfuercito más hasta la pizzería. Son días calurosos; es sorprendente el destape femenino general para esta altura del año. Están todas buenas.

Película número 14: Guy and Madeline on a Park Bench. Existe un tipo de chicas bastante interesantes, veinteañeras, de baja estatura, pelo morocho hasta los hombros y caderas algo anchas, cautivantes y medio indecisas. ¡Lo sé porque alguna vez estuve con una! Y Madeline entraría en esa categoría. La sigue una película amena, bastante relacionada con Medicine for Melancholy, de my man Barry Jenkins, que estuvo en competencia el año pasado. Hay algo que se manifiesta menos en Guy… pero que aún así es notable: ¿como si Charles Burnett dirigiera Manhattan? Así de dulces son las dos películas, salpicadas sus situaciones de referencias a la cultura afroamericana.

Película número 15: Died Young Stayed Pretty. Existe este segmento cultural de los creadores de posters que promocionan los recitales de miles de bandas indie, allá en los Estados Unidos, y es muy gratificante conocerlo. Después, estos artistas pueden quedarse a opinar sobre el rock and roll, la política y la sociedad. Se los dejo a su criterio. Sí dan ganas de pasarse por GigPosters, buscar el afiche de una banda de preferencia y comprarlo a buen precio, o usarlo como un wallpaper original.

Película número 16: Burrowing. Estados Alterados: peor sección del festival para estar hecho pedazos, llegar a la última función del día ya pensando en qué escribir, y toparse con películas muy difíciles de tragar. Hubo, finalmente, cierto reconocimiento de cualidades para la película de la misma sección reseñada ayer. Burrowing no tiene perdón: no tiene onda para ser solemne; niño travieso de doce años no sirve de voz en off perturbadora sobre la descomposición de una familia, y la vida poco feliz en el barrio; música sacra no pega con niño travieso/voz en off intentando ponerse un guante de cocina; el mismo niño subido sobre un changuito de supermercado con una cita sobre la maquinaria de la sociedad sonando en off… Por una sola escena (el cambio del pañal del bebé en el estacionamiento) logra hacerse llevadera la tensión. Después, el conflicto repentino y constante no mueve un pelo.


————————————

Del mismo autor: