Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |









3 12 2004 - 06:38

Ingresando en un período de abstinencia de cafeína, después de una noche difícil, lo primero que leo son las declaraciones de Carrió sobre, you guessed it, el protocolo y la ausencia del presidente en la Cumbre Latinoamericana del Orto:

“La verdadera razón es que [Kirchner y Duhalde] están compitiendo por el poder.”

¿Y? Peor sería que lo compartieran amigablemente. De hecho lo comparten en gran cantidad de instancias y estratos, lo cual sigue siendo preocupante. Pero acusar a K de competir por el poder es como acusar al Demonio de Tasmania porque come carne — las virtudes de una dieta vegetariana no entran en ese contexto.

Mientras tanto, la cultura, whatever the fuck that means, sigue ocupando un lugar exótico en los medios que no la conocen. Nun arranca su gestión repitiendo, en la Biblioteca Nacional, la misma charla que dio en una biblioteca barrial hace dos años. Lo cual no suena bien, pero démosle el beneficio de la duda puesto que muchos amigos lo quieren y están contentos con su designación. Menos apacible es la respuesta del vicepresidente del INCAA a Sarlo, que apareció ayer en Página pidiendo a gritos un snappy comeback. Como Sarlo (por ahora) no dijo nada, nos obliga acá a un par de párrafos.

Sarlo había dicho, con una moderación digna de otra persona y otro país, que faltaban “programas y objetivos” en el Instituto Nacional de Cinematografía, agregando que debería “haber una discusión pública de las políticas del Instituto.” No da para ofenderse, la verdad. El hecho de que este sujeto, Alvarez, pise el palito con tan poco sugiere cuán abismal es el pantano de ignorancia en que él, su jefe y sus adláteres están sumidos. Otro indicador de lo mismo se desprende de su respuesta: el tipo ni siquiera entendió lo que Sarlo quiso decir.

Disiento con Sarlo: no creo que una discusión pública sobre las políticas del Instituto pudiera beneficiar a nadie. Por muchos motivos, entre los cuales se cuenta el de que tendrías (en una discusión pública) que discutir con gente como Alvarez o Coscia. O Nun, for that matter. Y lo que habría que hacerse en el Instituto (lo sé, pero me lo reservo por ahora) es indiscutible, en todo sentido: si lo discutís, perdiste. La única gestión posible en el INCAA es una que prescinda tanto de las opiniones de los neófitos que, paradójicamente, forman el core de la industria local, como de las presiones inherentes al proceso de justificar una política antes de que pueda ser puesta en práctica. Sarlo (será porque escribe en Clarín, no sé) sobreestima a sus contrincantes. ¡Y ellos igual se ofenden! La respuesta de Alvarez queda para la Antología de la Literatura Oficial Analfabeta, que eventualmente sería interesante publicar, aunque no sé cómo se hace, en ese caso, con los derechos.

Una pauta (oblicua) de por qué una discusión “pública” sobre estos menesteres sería impensable en Argentina, está sugerida en el notable intercambio entre Tracey Emin y Emma Brockes que publica hoy el Guardian. Classy catfight! Traten de imaginar algo así en Clarín, a ver si pueden.


————————————

Del mismo autor:
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Más vivos que nunca print SOLD OUT
TPP 31 - Las Comunidades Primitivas
El Dream
8. Gracias
TPP 30 - El Circo del Hambre
El Ultimo
Viedma Ayer