Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Cínicos.

16 08 2011 - 15:20

Cinismo: Desvergüenza en el mentir o en la defensa y práctica de acciones o o doctrinas vituperables.

Eso es cinismo. No empecemos a quemar la palabra como se hizo con bizarro o divertido, usándola para cualquierrrr cosa. No pretendo hacer fundamentalismo del diccionario; me encantan las palabras en general, y en particular las que se imponen con el uso, las que se inventan para describir personas, climas de época, clases sociales, las que nos prestan vecinos latinoamericanos, las que les robamos al “imperio colonizador” y las castellanizamos, les agregamos swing, de cancheros bárbaros que somos; o los galicismos siempre tan sofisticados, en fin, hasta venímamita esperamos que algún día se escriba todo junto, que se acepte como sinónimo de la tercera era kirchnerista. Y la consulta a la RAE de vez en cuando no es por respeto a la monarquía, ¿eh?, sólo me parece aconsejable para no mandar fruta, para no tildar de cínicos a textos que a mí me gustan pero es subjetivo, para otros pueden ser improvisados, aburridos, snobs, pueden ser un montón de otras cosas, pero cínicos porque sí, porque les gustó la palabra, no son.

Lo de la monarquía viene a cuento porque en el colegio me taladraron con lo de la gratitud a la madre patria; ese tema de la tradición y el conservadurismo que viene con el combo católico y que formatea a lo loco, no podés distraerte porque entra como por un tubo todo junto. Como soy distraída hasta la exasperación, en mi caso entró bastante, ajustó en la cabeza un nudo marinero de dogmas y mandatos que no se desarticulan así nomás, sobretodo porque hay partes que reviso continuamente y pienso que están bien, que la religión que me inculcaron construye sentidos a los que suscribo sin traumas, alegremente, sentidos que se traducen básicamente en pedirte que quieras a todos, enemigos incluidos, que perdones setenta mil veces, que seas solidario, que los últimos van a ser los primeros, que no seas tibio, ese tipo de cosas para mí están todas bien. Que no seas cínico no sé si lo dice en algún lado, pero seguro que sí. Todo ese traspaso lo acompañaron con tanto afecto además, que tuvo el mismo resultado que la capa de cerecita en un revoque, ayudó a armar una parte indispensable del muro de la psiquis con la misma contundencia con la que los incas levantaron Sacsaihuamán, sin dejar resquicio entre las piedrotas que te explican pero no entendés cómo acomodaban.

Cinismo, entonces. Les tiro, por si ayudan, un par de ejemplos de cinismo, maestra ciruela total, perdón.

Cínicos son los que salen en defensa del prestigio de Zaffaroni, de lo que simboliza Zaffa para su movimiento político, para la ética del periodismo (?), los que tornan locos porque una osa preguntarse por Eugenius mismo, por el hombre, porque no se entiende nada qué pasa ahí con los departamentos y las chicas, cuando lo único que se esperaba (que se espera todavía) era media explicación. No tenía que cerrar perfecto, no queríamos enjuiciar al Juez de antemano. Pero cualquier intento iba a ser mejor comprendido que esta cargada. Y no se comprende la postura cínica de aplaudir esa clase, tampoco, o la de formar parte de los 700 que firmaron una solicitada.

O los festejos post 50% en algunas provincias del NEA, del NOA, elijan la región menos pobre, la que quieran. ¿Qué carajo festejan con ellos, caraduras, cómo se puede ser tan cínico de celebrar que en Santiago del Estero sacaron el 80%? Burlensé de Clarín, de Biolcatti, de los resultados lastimosos de la oposición, ríanse de todos los que por mencionar lo básico tenemos una dieta balanceada, secundario completo, casas de material y calles asfaltadas, y no los votamos, festejen en nuestras caras si eso los hace felices. Pero sientan un poquito de vergüenza ajena por el 80, porque el mérito de ganar en una provincia por la que no han hecho NADA para que se le note un desarrollo destacable, es un mérito recontra cínico.


————————————

Del mismo autor: