Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |









12 12 2004 - 14:54

Como suele suceder a intervalos más o menos regulares —cuando una encuesta lo sugiere, o cuando no hay nada más interesante o más urgente a lo cual recurrir para llenar el espacio obligatorio—, el Tema Clarín del Día es “los argentinos no leen”. La cultura, ¿vio? Esa entelequia. Para variar, un amplio espectro aparece representado hoy en las páginas del gran diario argentino, desde gente que (como Sarlo) sabe leer y escribir hasta gente que (como Kirschbaum) no. Empecemos por lo segundo que es más fácil.

Lo que preocupa a Kirschbaum es claro: que el hábito de la lectura esté en “declinación” (kirschbaum, kirschbaumibus, kirschbaumes, supongo) y que hace tiempo “están atronando los timbres de alarma” al respecto. Atronan. O atruenan, no sé. Es que yo leo poco. La diatriba del Editor General de Clarín se suma a la larga lista relativamente reciente de llamados analfabetos a la lectura, un fenómeno rarísimo que seguramente no es exclusivamente argentino, pero lo bien que les (nos) sale. Cabría imaginar una maniobra maquiavélica detrás de esto; una organización satánica que asigna a los individuos menos dotados la responsabilidad de incitarnos a la lectura persiguiendo, claro, el objetivo opuesto. Ah, bueno, si Kirschbaum dice eso, mejor prendo la tele. Pero coincidamos en que Clarín nunca ha dado indicadores de tal sofisticación. No, parece que se la creen.

Y por eso la nota central sobre el tema, firmada por Patricio Downes (no dije nada, ni me fijé en el apellido) empieza diciendo: “la cifra duele”. Es que en realidad esta gente cree en las encuestas. Y las encuestas le creen a la gente. Y la Lectura, con mayúsculas, sigue ocupando en la vida de quienes preguntan y en la de quienes responden el lugar de un bien misterioso, bendito, unívoco. ¡Y La Gente lo elude! Según Clarín, parece que el hábito de la lectura sufre “en regiones lejanas o ciudades pequeñas, donde la demanda está condicionada por la oferta y la oferta es o bien escasa o bien inexistente o bien limitada a los best-séller”. LosBest-séller. Los Les Luthiers. Si bien es cierto que hoy (no en Argentina, sino en todas partes, y Madrid es un excelente ejemplo) ya no hay el stock que solía haber en librerías y el mercado condiciona mucho más que antes, una encuesta similar hace treinta años no le habría dado el primer puesto precisamente a Beckett.

Incluso sin salir del universo cuadriculado de Clarín, hay elementos alentadores (como, por ejemplo, que el segundo puesto, después de la Biblia, le toque a Harry Potter) y personalmente creo que el panorama, como ellos lo plantean, no es base para discutir nada. Si te tenés que sentar a hablar con quien (como Clarín) incluye a Feinmann entre las respuestas posibles para ”¿cuál es su novelista favorito?” vas a tener que, indefectiblemente, empezar desde un umbral muy básico. (Curiosamente, la mayoría votó a Cortázar en esa encuesta, y puedo apostar lo que sea a que no estaban pensando en Rayuela.) No sé bien cómo se mide cuánto y cómo lee la gente, pero sé que medirlo con los instrumentos y las presunciones de Clarín es ridículo. Concedámosle a Clarín, entonces, que está todo mal y que el Fin de la Lectura está cerca. No porque tengan razón, sino porque es la única manera de comentar, más o menos rápido, las pelotudeces que se desprenden de esta convicción.

Empezando por el decálogo de Rozitchner. Sería insoportable recorrerlo punto por punto, pero por suerte no hace falta, porque los más alevosos (“La pobreza material es creada por la pobreza cultural”) se explican solos en tándem con otros (“cultura es mercado”); ambos se anulan mutuamente, ¿no? Otros son insultantes por la vía de lo obvio, aunque sin ser tan evidentes como parecen — más bien falaces: “cultura es pensamiento”. Pero el mejor de todos, el quinto, merece al menos un párrafo:

El pensamiento crítico inhibe la producción de cultura: hemos idolatrado la objeción, la sospecha y la interpretación cínica. Esto genera la caída; no nos salva, nos hunde.”

Epa. Leña al fuego para nuestro corazoncito paranoide que se tienta con conspiraciones en todas partes. ¿Semejante afirmación surgiendo de un ecosistema en el cual todo el mundo se queja y protesta pero nadie puede articular de qué o cómo? Gustavo López tiene que imprimir el quinto mandamiento de Rozitchner, enmarcarlo y colgarlo en la pared, señalando en silencio hacia el cuadrito cada vez que alguien le pregunte acerca de la muestra de Ferrari o la destitución de Quintín. ”¿Qué me preguntás? ¿No sabés que el pensamiento crítico inhibe la producción de cultura?” Sólo puedo acordarme de la escena de Annie Hall en la cual Woody Allen sacaba a McLuhan de la manga. De un modo similar, me encantaría cruzarme por la calle con Rozitchner y presentarle a Wittgenstein, quien sólo le diría: “No”.

Pero bueno, en fin, Rozitchner derrapando no debería sorprender a nadie. Sarlo, sin embargo, nos vuelve a cagar finito cuando le toca su turno. Beatrice venía asumiendo (en Clarín, digo; en su vida real sigue escribiendo cosas que están bien) su rol de Mirtha Legrand académica con una disciplina que hacía pensar en un trabajo fino, un plan, una estrategia, algo. Daba para suponer que el día menos pensado, cuando todo el mundo estuviera distraído, Sarlo iba a entregar su nota dominical como si fuera otra de tantas reseñas inocentes sobre el mimo de la esquina y se la iban a publicar sin darse cuenta del texto explosivo que en realidad era. Hoy, por fin, Sarlo escribe sobre otra cosa, sobre algo que trasciende al mimo de la esquina. ¿Y qué dice?

“El país tiene guetos culturales y esto echa por tierra cualquier ilusión de democracia en la sociedad.”

Pasáme el cianuro.

O no, mejor no. Mejor recordemos que Clarín expresa un universo que rara vez tiene que ver con la vida, y cuando tiene algo que ver es por culpa nuestra.


————————————

Del mismo autor:
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Más vivos que nunca print SOLD OUT
TPP 31 - Las Comunidades Primitivas
El Dream
8. Gracias
TPP 30 - El Circo del Hambre
El Ultimo
Viedma Ayer