Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |









17 12 2004 - 19:14

Habría gran cantidad de excusas para no hablar de lo de Cuba, entre ellas el poder distractor del fallo que ordena suspender la muestra de Ferrari (las amonestaciones venían antes cuando uno era chico, pero se ve que algunas cosas cambian) o, mucho más importante, el extraordinario titular de Infobae “Gollum de El señor de los anillos padece de esquizofrenia”, así sin comas ni el más mínimo empacho. Y más allá del título, que compite con otro reciente de Infobae (“Serrat habló por teléfono”) en todas las categorías, el diagnóstico para el pobre Smeagol también es bastante notable, ¿no? Digo, el hecho de que hayan tardado cuarenta años en darse cuenta de algo que cualquiera de nosotros podría haber dicho cuando leímos Lord Of The Rings en séptimo grado. Aunque yo no lo diría ahora, creo. No se entiende por qué alguien querría infligir diagnósticos psiquiátricos a personajes de ficción que viven en un mundo en el que no hay psiquiatría, ni bomberos, ni fotocopiadoras, ni auriculares.

Del mismo modo, cuesta entender por qué alguien podría pensar que, después de aquella atrocidad con Cary Grant, valía la pena intentar otra adaptación de la vida de Cole Porter, esta vez con Kevin Kline y un montón de MTV-compliant stars (algunos de los cuales se portan bastante mejor de lo esperable, pero igual). Vengo de verla en trasnoche, en dos partes, lo cual no ayuda. La película no es larga, pero justo cuando en la historia se moría alguien (un personaje secundario, no importa quién), todo se detuvo y se prendieron las luces de la sala descubriendo a nuestro propio muerto — un señor tirado ahí, en el piso. Sirenas, paramedics, el señor resucita, sigue la película. Y no es que uno estuviera siguiendo el plot, pero de alguna manera la artificialidad impostada de Irvin Winkler queda más en evidencia ante la realidad del falso muerto en la sala. Los tiempos de verbo deben ser un problema en esto que acabo de escribir, pero esta noche, si me permiten, sigo de largo sin corregir.

Mi De-Lovely con paramedics fue apenas el final de un día larguísimo que empezó con las obligaciones domésticas de todos los viernes y siguió a través de reuniones poco deseables y una excursión que vale la pena comentar acá.

Hace tiempo vengo charlando con un amigo de esos distantes que uno tiene, esas odd acquaintances, gente que que te cae bien pero a quienes no conocés personalmente, o falta algo, alguna pata. La conversación giraba en torno a una performance, acá en Madrid, que él venía preparando desde NY junto a socios y colaboradores en distintas partes del mundo. La idea de Simultaneous Translation como base para una pieza sonora no era nada mala, y me tentaba por distintos motivos, entre ellos por lo de sincronizar una performance entre seis paises, via Internet. El mecanismo de relojería que eso implicaba. Asístí al concierto, muy interesado.

El concierto se daba en el marco del Nosecuanto Congreso de Música Electroacústica, con sede en la concha del pato mono. Una vez ubicado el auditorio, lo cual realmente fue mucho más difícil de lo previsto, conseguí que un portero me escoltara hasta una sala en la cual diecisiete personas escuchaban la disertación de un tipo cuyas características físicas deben ser descriptas antes que cualquier otra cosa: pelo corto, polera negra, arito, barba rala (mentón only), patillas puntiagudas. Hm. ¿De qué habla este tipo?

”...fuera de campo…” ”...Godard…”

Hm. Hm.

”...la multiplicación de las imágenes en la socied…”

HM.

Me levanto. Salgo de la sala. Pregunto: ”¿SimTrans?”

— Sí, es lo que viene después.

Polera Negra (que resultó llamarse Sergio Zulián) no parecía dispuesto a callar pronto. Cuarenta y cinco minutos después había reproducido (mal) lo peor del discurso que recordamos preponderante en, digamos, Comunicación de la UBA circa 1988, con la única diferencia de que en vez de decir “bisagra” decía “gozne”. Terminó. Tomó aire, y dijo:

“Bueno, ahora les voy a mostrar mi película, que como todos mis trabajos es social. Pero no se trata de la verdad de las imágenes sino de la verdad en imágenes.”

Me quedé a verla. I vill not komment

Cuando empezó SimTrans, me tenía que ir. Hice el esfuerzo de quedarme un ratito y comprobar que todo funcionaba mal antes de lanzarme al aire congelante del Paseo de la Castellana.

God, how I miss the mainstream. Sometimes.

Ni resto, ni ganas, ni posibilidades de hablar de Cuba. Mañana, qué se yo.


————————————

Del mismo autor:
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Más vivos que nunca print SOLD OUT
TPP 31 - Las Comunidades Primitivas
El Dream
8. Gracias
TPP 30 - El Circo del Hambre
El Ultimo
Viedma Ayer