Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







La lucha, parque temático

16 09 2013 - 10:02

No hay nada más fácil en la Argentina de hoy que cortar una calle, o tomar una facultad: nadie te hace nada, no tiene ningún riesgo.

En Tucumán un par de facultades están tomadas por un grupo de tipos que no logra ganar una elección de centro de estudiantes. Te aparatean una asamblea y paralizan una facultad.

O sea: se produce un hecho de abuso en el Parque 9 de Julio, fuera de la universidad, y para protestar por eso, ¿al día siguiente ARRANCÁS TOMANDO UNA FACULTAD?

¿Qué es lo que pretendés? “¡No queremos más policías ni más cámaras de seguridad!” ¿Y qué querés, entonces? ¿que salgan a patrullar los profesores? De eso se ocupa el Gobierno, chango, no la universidad. ¿Por qué no vas y tomás el Ministerio de Seguridad? Te digo por qué: porque si tomás una facultad nadie te va a hacer nada, pero si te hacés el loco en otras instituciones no es lo mismo.

Los espacios democráticos como la universidad padecen esa vulnerabilidad: no tienen defensa frente a los mismos trasnochados de siempre, para los cuales da lo mismo tomar una fábrica si te explota la patronal, a tratar de parar la Universidad PÚBLICA y GRATUITA.

Subrayo lo de pública y gratuita porque parece que, para la “dirigencia asamblearia” de Filo y todos los que se van plegando a este festival, la sociedad argentina no sólo tiene que hacer el esfuerzo de subsidiar la educación universitaria pública y gratuita, sino que, además, se tiene que preocupar de alimentarlos gratis y darles ómnibus, también gratis. ¿Qué más querés, flaco? ¿Que te limpiemos la boquita con una servilleta y te palmeemos la espalda hasta que hagás el provechito? ¿No querés también que te pasemos a buscar con el ómnibus por la puerta de tu casa?

Es todo parte del mismo desborde e ignorancia: en Tucumán YA EXISTE UN BOLETO CON DESCUENTO PARA ESTUDIANTES, así como para jubilados. ¿Sabés cuántas personas lo utilizan? Sólo unas 200. Sólo 200 estudiantes sobre 10.000 que estudian en el Centro Prebisch, que es donde se realiza la toma. ¿Qué pasa, chico? ¿También te da fiaca ir a sacar el abono? Ah, lo que querés es que no te cueste el boleto. Me pregunto, entonces, ¿y a título de qué un estudiante universitario tiene que viajar gratis y un laburante que se levanta a las cinco de la mañana para llegar a su lugar de trabajo tiene que pagar el boleto?

Vuelvo entonces al principio: tomás una universidad para protestar por la inseguridad ciudadana. Y aprovechás la volada para sumar pedidos, cosa que el Mayo Francés que creés que estás viviendo dure toda la eternidad. Y bueno, ya que estamos meté en el petitorio una exigencia por la paz mundial; supongo que hasta que el Rector consiga comunicarse con Obama vos podés ir convenciendo a otras facultades a que se sumen a la lucha.

Porque los que están dirigiendo el camping ideológico en el parque, aprovechando la protección que les dan los muros de la universidad, ¡hablan de lucha! ¡Y dicen que son herederos del tucumanazo! Lo que son es unos caraduras. Hay que ser muy ignorante o tener una falta de respeto enorme por la historia de la Universidad para comparar a los estudiantes que se enfrentaban a una dictadura —y la mayoría lo pagó con su vida— con los chicos de hoy que, en democracia, y con representantes estudiantiles en el gobierno de la universidad, se están prestando a transformarla en un aguantadero. Da pena; te juro que los niveles de sinsentido te estrujan el corazón.

Ojalá los muchachos que están participando de esta colonia de vacaciones con pretensiones de épica tomen conciencia de la manipulación a la que se están prestando.

Ah: y un saludo los amigos trosquistas, que quieren ver si estiran este delirio hasta octubre, porque están convencidos de que deteriorar la universidad pública y gratuita es el vehículo para alcanzar el imposible de meter un diputado por Tucumán.


————————————

Del mismo autor: