Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |









3 02 2005 - 01:30

Buen día. Está todo mal.

Uno venía distraído con las llamativas maniobras de Ibarra y no vio venir la ráfaga de noticias explosivas haciendo volar esta mañana el café y las tostadas por el aire, en presagio de tantas otras cosas que podrían volar en el futuro. Bush parece decidido a seguir desparramando democracia, esta vez apuntando hacia Irán y Siria; ETA insiste; el IRA no se quiere quedar atrás y lanza sus propias amenazas de revival. Después de todo, si Franz Ferdinand y The Strokes venden tanto, va siendo hora de que los ochenta se reactiven en áreas menos inofensivas también, qué joder.

El desconsolador panorama patrio también se agita a la sombra del spotlight que alumbra al Gobierno de la Ciudad en Problemas: K departe (no sé cuán amigablemente, con cuánto de compromiso incómodo o de convicción) con Chávez acerca del Estalinismo Bosquimano, mientras el Juez Garzón denuncia oblicuamente “un nuevo punto final” alentado, según él, por el gobierno que ha hecho de la memoria un eje propio y obstinado. Garzón es un fanático, así que habría que tomar estas declaraciones con cuidado. Algo hay ahí, sin embargo, que suena verosímil: la cuestión de la territorialidad, la idea de que estas cosas se resuelven en casa. Claro que La Nación (el diario) es obvio exponente de los instintos más viles y oscuros en la historia argentina, pero la Nación (el concepto) también, y sigue en alza.

Ambos —el diario y el concepto— confluyen en una entrevista a Héctor Valle, nuevo director del Fondo Nacional de las Artes que aporta elementos consistentes para hacerse una idea de las características de la gestión de Nun, todavía en ciernes. Dice Valle:

Nuestra misión no es hacer arte. Yo no estoy pensando en ocuparme del underground porque no es la misión del Fondo de las Artes. Vamos a trabajar despacio. No es nuestra idea recuperar un nuevo Instituto Di Tella, aunque no lo critico.

Interesantísima concatenación de ideas, aunque poco tengan que ver una con la otra. Cuesta traducir las declaraciones de Valle, sobre todo a partir de ese “vamos a trabajar despacio” en el medio de tres afirmaciones inexplicables sobre lo que no quiere hacer: 1) Arte, 2) Ocuparse del underground (whatever the fuck that is), 3) Un nuevo Di Tella. Habría que haberle repreguntado, ahí — ”¿Por qué habría que criticar al Di Tella y por qué “no lo critica”?—, pero en el periodismo argentino no se repregunta, todo es monólogo. Por suerte el periodista tiene el tino de indagar sobre qué es lo que Valle quiere:

“Un perfil de directorio que acompañe el concepto de la cultura como instrumento de una concepción social diferente y que sepa coordinar la cultura con el trabajo artesanal. Quiero un directorio con menos personajes famosos y con jóvenes que tengan experiencia en el trabajo social y en la docencia.”

Queda claro, por lo menos, que lo de “no hacer arte” es una decisión fundamentada; el trabajo social y la docencia son, justamente, dos de las cosas que menos tienen que ver con el arte. El trabajo “artesanal” es Nun Puro. Estemos atentos al resurgimiento de esta palabra, así como a las nuevas expresiones artesanales del Ser Nacional. Próximamente, subsidios a la fabricación de boleadoras.

Ante este panorama, la tentación de hablar de Ibarra se desvanece aun más de lo que ya venía flaqueando por saturación. Nos obligamos a apuntar, brevemente, dos o tres indicadores que —por contundentes— nos liberan de la responsabilidad. Uno es el apoyo de Duhalde y otros personajes del lado oscuro de la Fuerza: “valiente, acertado, novedoso, audaz.” Otro es el análisis de Kollmann acerca de las posibilidades concretas del plebiscito, a partir de lo cual queda claro que lo único razonable es insistir en que el plebiscito no se haga y, si se hace, restarle legitimidad por donde se pueda. Finalmente, también están las increíbles declaraciones del subsecretario de Comunicación Social de la Ciudad, Daniel Rosso:

“Lo que decidimos es abandonar la vía política y directamente entregarnos a la sociedad y disponer en todo el tiempo que va a durar la preparación del referendo. El referendo en sí es hablar directamente con la sociedad, explicarle directamente a la sociedad y tratar de encontrar las mayores respuestas para los familiares y para la ciudadanía hablando directamente con la sociedad”

La confusión sobre qué es la política viene de lejos. Esta gente se crió en ella (en la confusión, no en la política), y no conoce otra cosa. Quien —como yo— esperaba que un recambio generacional pudiera aclarar el panorama, tendrá que pensar en otros métodos, más ingratos, o resignarse definitivamente a vivir en el exilio de las minorías eternas y la televisión apagada.


————————————

Del mismo autor:
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Más vivos que nunca print SOLD OUT
TPP 31 - Las Comunidades Primitivas
El Dream
8. Gracias
TPP 30 - El Circo del Hambre
El Ultimo
Viedma Ayer