Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |









3 06 2005 - 06:24

Hace años, cuando yo era muchísimo más joven y algo menos impaciente, tuve la suerte de cursar con James Nathan una materia que se llamaba Script Analysis pero era, con él, mucho más que eso. Nathan dictaba sus clases, de seis horas, en un microcine repleto. Primero te pasaba una película. Después salíamos todos a tomar un café y a comentar lo que habíamos visto. Y después volvíamos a ver la mísma película, con el volumen bajo y Nathan hablando encima, sin parar, ocupándose de que cada aspecto de la película, cada escena, cada plano, encajara en la visión teórica particular que se había dispuesto a inculcarnos. No siempre era fácil coincidir con Nathan, pero eso era lo de menos. Si conseguías acostumbrarte a la idea de tener a un tipo con un micrófono, hablándote en la oreja durante una proyección entera, la recompensa era doble: por un lado tenías la oportunidad de aprehender el “análisis” de Nathan en toda su complejidad; por otro asistías a la proyección de otra película, única, que se iba conformando a partir de los comentarios al margen que Nathan iba haciendo, sobre la película y sobre la vida. Me acuerdo a menudo de Nathan —que tomó la sabia decisión de retirarse temprano de la industria para dedicarse a la pintura— y pensé en él esta mañana al leer en los trades que Warner decidió no alquilar copias de la primera Harry Potter a nadie que no sea una cadena de exhibición tradicional. Lo que Warner no quiere es que la gente haga con Harry Potter lo que Nathan hacía con Fassbinder. Y lo sorprendente es que semejante paranoia obedezca a datos de la realidad:

Tuesday evening in a small Brooklyn club, about 50 hipsters gathered to sip ale and dabble in illegality: They watched “Harry Potter and the Sorcerer’s Stone.” But this wasn’t precisely the 2001 Warner Bros. Pictures version. The soundtrack had been changed to the voice of an unreliable, creepy narrator who called Professor McGonagall “Professor Hardcastle McCormick” and hinted that Harry liked to tipple—a book on tape gone very wrong.

El remix alternativo de Harry Potter se llama “Wizard People, Dear Reader”. Fue idea de Brad Neely, un escritor y dibujante de Texas que seguramente no pensó que esto fuera a trascender fuera de sus círculos más íntimos. Pero lo que hizo debe ser muy bueno, porque sigue dando vueltas y empieza a convertirse en un fenómeno de culto. Es cierto que también hay otros motivos posibles para el éxito marginal de “Wizard People, Dear Reader” —una cierta exposición en los medios y el hecho de que la primera entrega de Harry Potter saldría ganando incluso si reemplazaras el audio por una grabación de ballenas en celo. Pero sacarse la duda es fácil: uno lo puede bajar de acá, y eso es lo que pienso hacer en cuanto termine de escribir esto, convencido de que, en cualquier caso, la experiencia será más interesante que cualquiera de las que pueda ofrecer el videoclub de mi barrio el domingo a la noche.

No será la primera vez (ni la última) que uno se siente a ver algo con un sonido que no le corresponde. Cuando había tele de aire en mi casa (renuncié hace años), el sonido casi siempre era otro. Todo el mundo sabe que El lado oscuro de la luna, de Pink Floyd, no es otra cosa que una banda de sonido alternativa para Wizard of Oz. La bella y la bestia de Cocteau no será lo mismo después de haber visto a Philip Glass tocando en vivo sobre ella, y a los personajes de su ópera cantando en sincro. Y la interpretación caprichosa que hizo The Cinematic Orchestra de Chelovek s kinoapparatom, de Vertov, no se queda atrás. Pero todas estas variantes recomendadas pueden esperar a la semana que viene. Todo indica que Wizard People, Dear Reader viene con fecha de vencimiento. Empleados de la Warner, con el sentido de humor y la inteligencia que caracterizan a los estudios, vendrán a tocarte el timbre en cuanto se enteren de lo que estás viendo. So grab a joint, get some friends together and give it a try.


————————————

Del mismo autor:
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Más vivos que nunca print SOLD OUT
TPP 31 - Las Comunidades Primitivas
El Dream
8. Gracias
TPP 30 - El Circo del Hambre
El Ultimo
Viedma Ayer