Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |









9 06 2005 - 10:54

De Chabán no hablamos, mejor, ¿no? ¿Y de Ibarra, que “recibió el apoyo de Duhalde”? Nah, y de Bolivia menos. Hablemos del periodismo, que es lo importante.

Este fue el saludo institucional del gobierno K a los susodichos en su día, con la firma del inefable Pepe Albistur, Secretario de Medios de Comunicación de la Jefatura de Gabinete de Ministros que conduce su amigo (de Pepe) Alberto Fernández. La reacción fue rápida y contundente. ”¿Cómo vas a hacer un chiste con eso?” El propio K se echó atrás con igual rapidez, señalando con total inconsciencia que lo más relevante del saludo estaba pasando desapercibido: “tuvo las mejores intenciones, pero yo no las comparto”. Tal vez no fueran las mejores, si él no las comparte. O mejor dicho, traduciendo las declaraciones del presidente:

“No sé hablar. Ustedes no saben escribir. Gbrhghjgprrrrfff. Fetch me the stones, que hacia allá vamos — hacia el final de Cape Fear, las dos fuerzas en pugna moliéndose a pedradas. Uga-uga.”

De la puntuación del aviso nadie dijo nada. Todos entienden “la libertad de expresarse sin temores y con su trabajo, garantizan el derecho”. Dl msmo mdo q ustds etnederían estetesto si yolo, siguiera, escribiendo, así. Y así será escrito Clarín en pocos años, a este paso, lo cual no supondrá mayores obstáculos en su comunicación con el gobierno, porque el gobierno tampoco lee otra cosa que los diarios. ¿Qué problema hay? Así como los teenagers intercambian oscuros strings en el Messenger que pocos adultos podrían entender, el Gobierno y los medios tienen todo el derecho del mundo a reclamar para sí estas versiones creativas del castellano. Tampoco me opongo a que Kirschbaum & Kirchner vayan juntos al tattoo parlor de su barrio y se hagan un piercing en el lóbulo frontal. Whatever makes you happy, man. Con una excepción: no pretendas instalar tus patologías como norma.

El problema del semianalfabetismo es que, paradójicamente, tiene mala prensa. Y dos iniciativas recientes que aspiran a resolver este problema avanzan peligrosamente sobre nuestra única, modesta aldea gala que resiste al invasor. Una es la avanzada mixta (conservadora/progresista) que, con el Comfer en la mira, propone un debate público sobre “la degradación del lenguaje”, en la forma de una serie de charlas que aglutinan a Canela, Bleichmar, Sirvén y Norma Morandini, junto a otra gente que no se entiende cómo aceptó participar de algo así (hay que asumir que Sarlo asistirá a las charlas vistiendo el disfraz de Mirtha Legrand que se pone para escribir en Viva). La otra propuesta es aún más siniestra: cursos de capacitación para periodistas dictados por personas como Kirschbaum y Roa. Y Sarlo también, claro, porque habiéndose maquillado para las otras charlas no le cuesta nada.

Por si no se entendió: esta gente va a dar clase. Roa, que empieza su columna de hoy escribiendo: “La violencia, ese cáncer perseverante en nuestra vida cotidiana”. Los periodistas que publican hoy la apabullante noticia de que la Internet será distinta dentro de diez años. Los responsables de que, también hoy —porque no hace falta sumergirse a investigar en números anteriores; cada día hay un ejemplo—, la encuesta de Clarín pregunte a la gente si está satisfecha con su vida sexual, ofreciendo estas opciones:

(La última es buena.)

Como decía un amigo acerca de las insistentes excentricidades gramaticales de Yoda: break me a fucking give.

Lo de Albistur era un chiste. Un chiste pésimo, imbuído además (como suele estarlo la producción de los publicitarios argentinos) de un tono de insinuación babosa, todos apretando ahí, si al menos incluyeran en todo esto un poco de la carne joven de Bergoglio. El chiste daba para festejarlo con una sonrisa de compromiso, preguntando después: ¿qué quiere decir? ¿Que nos están apretando y se ríen de eso, o que nunca nos apretaron y se ríen de nosotros? Ya que estamos en tema, ¿por qué no lo conversamos un poco?

Pero ese habría sido un lujo que ninguna de las partes puede permitirse. Mejor indignarse y negar, negarlo todo y seguir comunicándose por gestos en el cono del silencio, si total nadie se da cuenta.


————————————

Del mismo autor:
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Más vivos que nunca print SOLD OUT
TPP 31 - Las Comunidades Primitivas
El Dream
8. Gracias
TPP 30 - El Circo del Hambre
El Ultimo
Viedma Ayer