Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |









16 06 2005 - 17:55

“Yo dibujo la monja y vos hacés el resto”, propone mi hija, que está (en teoría) dibujando lo que se ve desde abajo de nuestra sombrilla, Ipanema a la altura del Posto 9. Poca gente, pese al calor. Los habituales vendedores de milho, camarones, helados al triple de su retail value a una cuadra y media de la costa. Jóvenes artistas del tatuaje que ofrecen entre las opciones de su catálogo la efigie perenne del Che Guevara en versión posterizada. Monjas no veo, pero si hay gente capaz de tatuarse al Che en el hombro todo es posible.

Hay cosas de las que uno no puede escapar en ninguna parte, ni refugiándose en lo en lo más alto del morro de Botafogo durante dos semanas. Podría resignarme a que la iconografía mogólica del siglo pasado sea una de esas cosas, y si el Che perdura contra toda razón posible, por qué no aceptar también monjas imaginarias que van a la playa. Pero la lista sigue, e incluye a Floribella, cuyos afiches publicitarios empapelan las estaciones de Metro de Rio de Janeiro. Floribella es la versión local de Floricienta, un franchising del que sé apenas lo suficiente como para que me aborchorne compartir su origen. El “Cris Morena Group” se adjudica la autoría de Floribella, algo que no parece justificable ni siquiera como revancha ante el pasado expansionista de Xuxa, que por lo menos no era fea.

Tal vez no habría reparado en exportaciones argentinas tan poco tentadoras como las del Che Guevara y Floricienta, sino fuera porque los diarios locales tampoco difieren demasiado de los que comentamos acá todos los días. “Jefferson” suena mucho mejor —mucho menos adecuado, mucho más fantástico— que “Pontaquarto”, pero todos los otros ingredientes del escándalo que envuelve al gobierno de Lula en estos días cumplen al pie de la letra con la Biblia de Vulgaria. Y en la revista Veja, que es en más de un sentido la revista Gente de acá, se reproducen encuestas que le preguntan a la gente cosas como “qué los avergüenza más de Brasil” (aunque formuladas al revés — nao tivessem orgulho). La corrupción, por supuesto, el peor mal de todos los males. Lo cual sería cuestionable incluso si uno no se tomara el trabajo de fijarse en los ítems abochornantes que le siguen. El top 3:

(La velocidad de los taxis no figura.)

¿Qué tiene que haber pasado en un lugar (una cultura, un país, la acotación geográfica o sociológica que cada uno prefiera) para que abrumadoras mayorías estén convencidas de que la corrupción, esa entelequia, es mucho más preocupante que gangs cagándose a tiros, para no hablar de el tercer ítem, tan por debajo de lo que sería razonable? No sé, pero los diarios argentinos confirman todos los días que esta demencia no es sólo brasilera. Seguro que a los pibes baleados el otro día acá nomás, en Santa Teresa, también los mató la corrupción.

Me distraigo de la irritación que me produce este Mercosur de la Infamia con una excursión hacia el zoológico de Río.

—¿Habrá pingüinos?

—No creo, Miranda. Hace mucho calor en Rio.

—Bueno, pero deben tener un polo.

Es un zoo triste (más triste que otros) con una gran variedad de especímenes amazónicos que se cuecen al sol en jaulas ínfimas. Es también un zoo cruel (más cruel que otros), cuyos obstáculos para prevenir que los animales se fuguen son bien a la antigua: pinches, trampas, puntas oxidadas no muy distintas de las que se ve afuera en las medianeras, entre casa y casa. Ayer, en Leblón, Miranda me preguntó si en “esas jaulas” —luxury condos— vivía gente. Le tuve que decir que sí.

“Igual que Tweety, aunque Tweety a veces no está en una jaula”.

Reportaré como pueda durante estas semanas en Río, pero debería ir quedando claro que mi percepción viene seriamente influída por otra, de tres años. Sin la cual, por otra parte, todo lo que veo me pondría de bastante peor humor.


————————————

Del mismo autor:
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Más vivos que nunca print SOLD OUT
TPP 31 - Las Comunidades Primitivas
El Dream
8. Gracias
TPP 30 - El Circo del Hambre
El Ultimo
Viedma Ayer