Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







ENCUESTA TP 2005: Resultados

19 01 2006 - 14:59

Después de una semana de análisis y contranálisis, como con el pis de un tenista, el centro de cómputos de TP (Control-C y Control-V de cada respuesta sobre un caótico documento de Word) ha llegado finalmente a un veredicto sobre la Encuesta 2005. Borocotó, Bielsa, el FMI, Página/12 y Bernades se desparraman por muchas categorías, pero la calidad de nuestros lectores está en los detalles. Aquí vamos. La mejor manera de leer estos resultados, entonces, es tratar de pasarla bien, porque cada uno votó lo que quiso y ustedes, aparentemente, son todos distintos, almitas especiales con luz propia. Las respuestas individualizadas al principio de cada categoría son solamente las que recibieron más de un voto.

1. Idea del Año

El pago al FMI (como algo malo) — 4 votos
El pago al FMI (como algo bueno) — 3
La Noche del Diez — 2
La explosión de los blogs — 2
Google Earth — 2

El pago del gobierno al FMI se llevó muchos votos pese a que (o, quizás, justamente porque) es una decisión muy confusa ideológicamente, que casi nadie ha sabido explicar bien por qué le gusta o por qué no. Algunos lo votaron porque les gustó (Nicolás Cambón: “No tengo la menor duda. Como un carpintero diciendo los clavos se clavan. Partiendo de ahí se explica el mundo”) y otros porque no (Alejandro Lingenti: “Una mala idea, sin dudas”, o Lonco Inacayal: “Presentar el pago anticipado al FMI como medida progresista”).

Otro subgrupo importante está formado por los votantes tecnológicos, que citaron a Google Earth, el Skype, “la explosión de los blogs” y la decisión de Apple de empezar a meter chips Intel en sus computadoras.

Después están los que votaron por decisiones privadas, incluso propias (“Largar todo y fundar una agencia de publicidad”, escribió Andrés Bianciotto, cordobés en el DF, que hizo precisamente eso) o deseadas, como la de Nicolás Maurcio, que escribió: “La idea no fue de este año pero sí de alguien que murió durante 2005: George Best. El flaco dijo en una entrevista: ‘Gasté mucho dinero en alcohol, mujeres y coches veloces. El resto lo despilfarré’. La elijo porque me hace reír cada vez que la leo, y porque representa todo lo que no soy, pero me gustaría ser”.

Dos votos, ambos femeninos, eligieron novedades en el mercado del helado industrial y/o artesanal: “El palito de menta de Arcor y el fugaz de rosas con merengue de Pérsico” (Mariana Zul) y “Nomino como golosina del año al palito helado Cofler de chocolate blanco y las Wonka Bar de Charly y la Fábrica de Chocolate”, de nuestra Ivana Steinberg. Esteban Schmidt decidió votar algo más o menos propio: Los podcasts de Huili Raffo. Es autonosequé, pero es la verdad. Antes no había, no esistía, no es que yo no lo había descubierto. Es de repente ahora todo esto, y me hace feliz hasta la glotis.” Ernesto Semán, desde Carroll Gardens, asegura haber descubierto en 2005 un artefacto llamado ‘aire acondicionado’ y esa es para él la idea del año.

2. Libro

Los lemmings y otros, de Fabián Casas — 3 votos
Rock y dictadura, de Segio Pujol — 2
La posibilidad de una isla, de Michel Houellebecq — 2

Tremenda dispersión del voto en este distrito electoral, diría Rosendo Fraga. Solamente dos volúmenes tuvieron más de un voto, porque el mundo de los libros es tierra de nadi, en la cual cada uno hace lo que quiere (o, en la mayoría de los casos, lo que puede). Tan es así que muchísimos empezaban su voto diciendo “este libro no es de este año, pero, bueno…” o “no leí nada de este año, así que voto a pirulo, de 1928”. De este grupo, sin embargo, no nos queremos olvidar de citar a Pablo Perantuono, que en 2005 leyó En busca del tiempo perdido. Lectores así son el secreto de TP.

Hubo un voto para La Joven Guardia, volumen al que le hemos dedicado unos buenos kilobytes en los últimos meses, y no fue de ninguno de los autores. Alguien votó por El Código da Vinci, que no es de 2005 y ni siquiera creíamos que alguien pudiera usar como fanfarroneo. Nos reservamos piadosamente el nombre de nuestro joven remitente.

Para terminar, otra vez Semán, que se vota a sí mismo y explica por qué: “Voto por la Guía del Inmigrante Argentino en Nueva York. Porque finalmente está bien y es de distribución gratuita; porque la hice yo; y porque es lo más útil que hice en mi vida (lo cual habla tanto de la Guía como de mis años restantes)”.

3. Disco

X&Y, Coldplay — 2 votos
Illinoise, Sufjan Stevens — 2
Por favor, perdón y gracias, León Gieco — 2
Chaos and Creation in the Backyard, Paul McCartney — 2

Situación similar a la de los libros pero mucho peor, porque la mayoría de los humanos consume más discos que libros en un año cualquiera. Así, el fácil acceso a todos los discos del mundo vía la mulita electrónica y el fin del mainstream han provocado estragos en la unanimidad. Eso es algo bueno, para los que aún están dudando. Hace 20 años todos teníamos opinión sobre el disco nuevo de Peter Gabriel; ahora uno puede pasarse la vida escuchando solamente lo que tiene ganas de escuchar y sin tener ni puta idea de qué está escuchando otra gente, a quien le interesan otras cosas (hay interrupciones, como Bandana, que tapan todo, pero cada vez, arriesgamos, serán menos). Todo esto para explicar que cada persona votó a un disco distinto, sacando a los cuatro citados más arriba, como si ya fuera hoy la utopía de “un disco para cada persona”, cambiando emoción por canción, como decía Calamaro (cuyo regreso recibió un voto).

Entre los que sabemos que escuchan mucha música, Huili Raffo votó por The Mysterious Production of Eggs, de Andrew Bird; Alejandro Lingenti por Simplemente/Primer y Ultimo acto de noción (Lucas Martí) y Fires In Distant Buildings (Gravenhurst); Eliseo Brener por Got No Strings, de Michelle Shocked; y Marcelo Panozzo por I Am a Bird Now, de Antony and the Johnsons: “Nunca perdí la fé en la música, pero con este disco la recuperé (de nuevo)”, escribió Panozzo.

Por lo demás, pocos votos para el so-called rock nacional, y cero votos para el así llamado rock chabón, o rock barrial. O los lectores de TP son demasiados elegantes o son demasiado adultos o el efecto-Cromagnon ha dejado secuelas inesperadas por los Bersuit et alter.

4. Película

Una historia violenta — 5 votos
Charlie y la fábrica de chocolate — 3
La caída — 3
2046 — 3
Sin City — 2
La Guerra de los mundos — 2

Cerramos el capítulo cultural con la victoria de Cronenberg en el rubro película del año, unción que coloca a TP en el grupo mayoritario de las listas de fin de año (en Argentina, en EEUU se la nombró poco, aunque ganó la semi-prestigiosa encuesta del Village Voice, en la que La Niña Santa terminó octava). Hubo otras dos películas con dos votos, pero no las incluimos en la lista porque sus propulsores votaron a dos películas, y lo insólito es que ambos (Carlos Alberto Fernández y Gloria Worcel) votaron a las mismas, El Aura y Mar Adentro (Carlos y Gloria: escríbannos para pedirnos sus direcciones de mail: ustedes deberían conocerse). Sebastián Zirpolo votó por La Guerra de las Galaxias III: La venganza de los Sith y preguntó, orondo: “¿Tengo que explicar por qué?” Sí, Sebastián, tenés que explicar por qué. Hubo un voto para Iluminados por el fuego, pero su autor, Mariano Echenique, aclaró: “Se nota que voy poco al cine, no?”

[page]

Página 2

5. Bochorno del Año

Affaire Borocotó — 10 votos
Affaire Bielsa — 7 votos
Diego Armando Maradona — 2
Patricio Fontanet — 2

Las nueve semanas y media del gobierno desde las elecciones hasta fin de año no fueron con Kim Basinger sino con Glenn Close en Atracción Fatal: todo empezó, siguió y salió mal. Los respondedores de encuestas, además, como los jueces de boxeo, se dejan llevar más por lo que pasó en los últimos segundos, así que eso: torrentes de votos para el episodio Borocotó, en el que un jefe de Gabinete mareado por las internas presentó la compra de un futbolista rival sin imaginar el horror de la tribuna; y el episodio Bielsa, dos deprimentes y absurdos días de diciembre tras los que el canciller atildado sólo mantiene buena imagen entre dandys y poetas (en TP siempre nos gustaron los recién caídos).

De todas maneras, la amplitud de la categoría ‘bochorno’ fue aprovechada por nuestros lectores, que se aflojaron la correa y desahogaron sus frustraciones y lamentos de cosa pública: “La banalización del progresismo como idea legítima en política a cargo de los Kirchner y su entorno” (Roger Alan Koza); “La ausencia de democracia en la forma de manejar el poder que tiene nuestro gobierno nacional” (Juan Villegas) y “La consolidación de Página/12 como órgano de operaciones de prensa del gobierno” (Eliseo Brener).

Para Esteban Schmidt, el bochorno fue, “sin ninguna duda, el esfuerzo de Aníbal Ibarra por eximirse de responsabilidad en la tragedia de Cromañón, por no aceptar ni un pedacito de culpa. Nunca trabajó tanto por algo.” Juan Morris se escandalizó con algo que lo tocó más de cerca: “La sequía de porro los primeros meses. No puede ser, ¿así queremos ser un país serio?”. Otro indignado es Manuel Trancón: “La proliferación de blogs sin onda y/o escritos en chino. ¡Dejen de hacerle daño al idioma!”. Julián Elencwajc enumeró todos los anteriores —pegando tácticamente a izquierda y derecha, como para que no sepamos de qué pie renguea, pero nosotros sabemos— y concluyó con una confesión personal que sí transcribiremos: “Mi participación en la revista de El Portal de las Mascotas”.

6. Fiesta

La edad, o la inanidad de esta década aún sin nombre, nos ha pasado por encima: más de la mitad de los encuestados dejó el casillero en blanco o contestó evasivas en esta categoría, algunos preguntándose incluso, con humor amargo: “¿Fiesta? ¿Qué era eso?” Pregunta pasible de sufrir interrupciones futbolísticas (“¡Boca bicampeón!”) o rockeras (“Pearl Jam en Ferro”, “MIA en aquel escenario bastante íntimo del BUE”), evaluaremos esta pregunta casi como un mapa de servicios con perlas carnavalescas porteñas, algún descubrimiento privado y otras celebraciones ideológicas, porque no hubo ninguna respuesta repetida más allá de dos “Creamfields” desganados y de compromiso.

Carolina Ortega recomienda “las de Milonga en Orsai, los jueves en Independencia y Defensa, Virreynato de San Pedro Telmo”; Lingenti “las de Mitchell, todos los jueves (San Telmo)”. Roger A. Koza eligió “la fiesta de casamiento de Zizek”, suponemos que porque estuvo allí. Ezequiel Hara Duck no estuvo allí ni en la fiesta que votó: “El casamiento de civil que presencio Schmidt el 12 de agosto, después de leer su daily del 14 de agosto ganas de haber estado ahí no faltan”.

Mariano Echenique, el que había votado a Iluminados por el fuego, la pasó bien sobre ruedas y entre consignas excitantes: “El viaje a Mar del Plata para la marcha de la Cumbre de los Pueblos en un micro integrado por el PC Capital y Los Irrompibles”. Casi como si habitara otro planeta, Raffo votó por “la (fiesta) del descerebrado de Ridley Scott, en una pileta abandonada en el Mitte, Berlín”. Parecido pero tropical fue el voto de Andrés Bianciotto: “Descerebrarse en un crucero zarpando desde Nassau. Veinte latinos caretas espantándose con el turismo rasca yanqui, pero abusando del all inclusive como el resto de los ballenatos”.

Juan Manuel Di Teodoro resumió en una sospecha la fatalidad del progre que cree estar perdiéndose algo: “No suelo concurrir a fiestas fashion, pero seguramente las mejores son aquellas que organizan quienes me resultan absolutamente repugnantes”. Hay uno que votó por el día del nacimiento de su hijo, pero le vamos a ahorrar el escarnio público.

7. Barrio

Palermo — 4 votos
Once — 4
Caballito — 2
Villa Urquiza — 2

Nos han acusado de muchas cosas a los que hacemos TP, pero sobre todo nos han acusado de palermitanos, de ser la encarnación cibernética del treintañero-largo de Palermo Hollywood que acaba de descubrir el design, sudando en el gimnasio y jugándose sin saber un pomo por los vinos de 50 mangos y la comida tailandesa. En fin, no renegamos de nada, porque nos gusta que nos acusen de cosas insólitas, pero de todas maneras recibimos con alborozo la noticia de que Palermo no es el único barrio favorito de los lectores, sino también el entrañable y transitivo Once, ambos con cuatro votos. “Once. En serio”, escribió Marcelo Panozzo, creyendo que estaba solo en su elección, sin saber que Camilo Lynch, Mariana Zul (“tiene los edificios más lindos de Buenos Aires”) y Nicolás Cambón.

Lo demás, atomización pura, cada uno votando por su propio pedacito de mundo, con Caballito y Villurca despuntando apenas. Otras menciones: Carroll Gardens, en Brooklyn (Semán y su quintita), “Silverlake hoy y Culver City mañana”, en Los Ángeles (Raffo y su panorámica global), Concha y Toro en Santiago de Chile, Coyoacán en el DF y Dock Sud (“me contaron”, admitió Flu Max). Nicolás Mauricio, enigmáticamente, votó por “Constitución y sus simpáticas travestis”. Otros se pusieron bien específicos: “El límite entre Almagro y Palermo” (Alejandra Almirón), “Avenida de Mayo, entrando desde el Palacio Barolo y bajando hacia el centro” (Brener) y “Santa Fe y Agüero” (Lingenti, que debería explicarse mejor, porque en esa esquina hay una estación de servicio muy poco pintoresca).

8. Kiosco de Revistas:

Estación TBA Acassuso — 2 votos

Otra pregunta mucho más abierta al corazoncito personal y a las anécdotas que a una medición estadística sobre qué kiosco es mejor. El de la estación de Acassuso del TBA, gigantesco, es el único que recibió más de un voto (Hernanii y Javier Alcácer). Lo demás, una brillantina de kioscos de esquina con viejos entrañables: “En mi barrio [Saavedra] hay una ventana de una casa donde un viejo vende revistas porno desde que yo tengo memoria. Nunca vi a nadie comprando, pero el viejo sigue ahí. Mi voto para él” (Saavedra, Nicolás Lantos). Flu Max votó por “el de la vuelta del Nacional Buenos Aires (pero cuando vendía merca a las elites)” y Diego Igal, por “los de Retiro que venden revistas porno y semanarios paraguayos con cadáveres mutilados”. Después, muchas esquinas (“Nogoyá y Cuenca”, “O’Higgins y Pampa”, “Entre Ríos entre Carlos Calvo y Estados Unidos”, “Marcelo T. De Alvear y Ecuador”) y un par de referencias internacionales (“uno en Park Slope”, “el de la izquierda saliendo del subte en South-Kensington”, “el de Sunset Boulevard, al lado de Book Soup”).

[page]

Página 2

9. Bar

Bar Seis — 3 votos.
La Academia — 2 votos
La Giralda — 2 votos

El triunfo de Bar Seis desmiente nuestro espíritu pan-porteño y pan-mundial y nos devuelve otra vez al corazón de Palermo sensible: deberemos acarrear el karma, pero sepan que seguiremos protestando. Daniela Gutiérrez, que también votó a La Giralda, explicó por qué le gusta Bar Seis, donde desayuna: “Allí mi té de naranja con jengibre y la casi diaria contemplación de la belleza elegante e increíblemente mejorada por el paso del tiempo, su modo de caminar etéreo, erecto, pero jamás rígido —como si supiese bailar—, y ese modo de cruzar las piernas que sólo pueden permitirse unos poquísimos hombres en el mundo: Alan Pauls”.

La moderada prevalencia, por otra parte, de los bares intelectuales de Corrientes y alrededores era moderadamente esperable: el aura —azulejo y ventilador: como en los ’50, cuando ser intelectual tenía onda— tiene más fuerza que los tostados con sobreprecio y los sanguches proletarios.

Otros votos similares pero no iguales (Las Violetas, La Casona, Los Galgos) parecieron premiar más a la Buenos Aires de Yrigoyen que a la de Aníbal Ibarra.

10. Plan para sábado a la tarde

Mi cama-mi casa — 8 votos
Parque de los Niños — 3
Costanera Sur — 2
Cine — 2

Tremendamente casera resultó la tropa TP: aluvión de votos para quedarse en casa o en la cama en sábado. Lo entendemos, a nosotros nos pasa lo mismo, pero tratamos de mantener la ficción de que somos seres sociales. En fin.

Hubo, de todos modos, respuestas honestas (Hank: “Un prostíbulo”) e ingeniosas: “Los partidos que se arman en el Parque Brown de Villa Soldati. El “intervillas” se juega los domingos, pero los picados de los sábados son mucho más relajados y divertidos” (Sebastián Alonso).

Sorprendente performance del Parque de los Niños de Nuñez, proeza nunca bien ponderada que en un gesto de buena voluntad imaginábamos ibarrista, pero en realidad data de la era De la Rúa.

Lonco Inacayal, que en el apartado “país” escribió “Nación Mapuche”, eligió a la Costanera Sur porque “es el mejor espacio verde público en la ciudad y en contacto con gente del pueblo”, como si durante la semana sólo se relacionara con oligarcas. Flu Max recomendó el Club de Ajedrez Jaque Mate (Santiago del Estero 952), “sitio semiderruido de ancianos filosofantes”.

11. Titular

Todos ustedes conocen nuestra opinión sobre Clarín —su flaccidez, su melodrama, su opacidad—, pero de todas maneras no es esa razón suficiente como para que casi todos los titulares elegidos por ustedes en la encuesta sean del gran diario argentino. Aquí van algunos: “Brandoni tomó café” (durante la campaña), “Se durmió y lo violaron”, “Boca acaricia la punta y algo más” (Clarin.com), “Zozobra la carne” (Clarín Rural), “Creen que un nene lanzó la bengala” (Clarín Papel).

Julián Elencwajc votó por la campaña veraniega del ex-ATC: “Sentí el verano en el siete”. Dos de Crónica TV: “Por esto perdió el avión Maradona” (“acompañado del culo de una vedette brasileña”, según la explicación de Nicolás Lantos) y “No se olviden de Southern Winds”.

Cuatro hicieron el mismo chiste. Al lado de “Titular” escribieron el nombre de un futbolista al que, suponemos, consideran indispensable en el once inicial de Argentina en Hamburgo el próximo 10 de junio: dos pusieron “Riquelme”, uno “Messi” y otro “Agüero”.

12. Neologismo

Borocotear y afines — 5 votos
¡Naaah! — 3
Desendeudamiento — 3
Googlear — 2
Hippie Chic — 2
Topetitud — 2

Extraordinarias respuestas las de esta categoría, que casi nadie dejó en blanco. Más allá del triunfo del borocotismo, que nos tiene borocoteados, hay respuestas de todo tipo. Estas son las que tuvieron un voto: “amigo” (por mangueo de falopa), saddamistas, blogonardo, flipar, cayetano (por callado), choronga, mal (“te quiero mal”, “es grosso mal”), customizar, hormodelia, “para atrás”, gripe aviar, “chupala” (por afano), “estoy limón”, “estar” (por coger) y kidult. Otras, más bizarras, vinieron con explicaciones, que transcribimos aquí nomás.

Semán votó por plancha, “que denota coraje y/o experiencia, y que usan los jóvenes en el Gran Buenos Aires para denominar a aquellos que estuvieron presos (‘éste es un plancha’). Plancha, por la planchita cuando entran a prisión”. Mariana Zul: “Hacerse el jesús/la jesusa, para designar esas acciones que salen solas en un momento de bondad/debilidad y de las cuales después uno se arrepiente”. Brener: “Eso. En algunos cruces de mails recientes vi cierta coincidencia: luego de desarrollar una idea en uno o varios párrafos, mucha gente cierra toda la explicación poniendo eso al final. Eso”.

13. Hecho público que debería haber sido privado

La recuperación de Maradona — 5
La agonía Juan Pablo II — 3

Los vaivenes fisiológicos de las otrora dos personas más famosas del mundo (“Che, ¿quién es el viejito que está con el Diego?”) provocaron el disgusto de los lectores de TP, a quienes les gustaría haber sabido mucho menos sobre ellos pero no pudieron, porque se transmitieron en cadena nacional e internacional. Juan Pablo II agonizó dos semanas eternas y el Diego se recuperó de golpe (un día ya estaba como nuevo), pero igual el repaso público de sus vísceras, como si se estuviera relatando un partido de algo, no provocó empatía ni piedad sino asquito.

Otras respuestas: “Nota de Perfil del sábado 24 de diciembre, creo que firmada por Javier Calvo, que contaba los problemas psiquiátricos y amorosos de la hermana de Cristina. La crueldad del periodismo argentino no tiene límites” (Manuel Trancón), “Cada vez que mis amigos me dicen que ser padre es lo mejor que les pasó en la vida” (Pablo Perantuono) y “Lo mal que escribe Wainfeld también podría haber quedado en el mundo del secreto” (Panozzo).

14. Hecho privado que debería haber sido público

Negociaciones con Bielsa — 3 votos
Negociaciones con Borocotó — 2
Affaire Bernades — 2
Internaciones de Kirchner — 2

Las aventuras secretas que los lectores de TP desearían haber hecho públicas están casi todas relacionadas con el Gobierno, del que nadie había pedido, en la pregunta anterior, que hiciera privado algo público (una explicación para esto es que éste un Gobierno semi-secreto, donde casi nada es oficial y todo es catacumba y pasillo: casi todo ya es secreto). En este sentido, otra vez tenemos a Borocotó y a Bielsa en el podio de los premiados, algo que a esta altura de la encuesta no produce ninguna emoción, por lo que le dedicaremos el menor espacio posible.

Queremos destacar la necesidad del pueblo por saber más del Affaire Bernades: nosotros hicimos todo lo posible, pero el propio damnificado tiró de la cadena e hizo desaparecer la mierda. Dos testigos de otros hechos concretos nos los comentan y nosotros contribuimos a su publicidad: “Cavallo con peluca caminando por Villa María y Arroyo Cabral” (Alejandra Almirón) y “el escrache a Magdalena Ruiz Guiñazú en el CC San Martín” (Diego Igal). Juan Terranova votó por lo siguiente: “Cuando Quintín me dio la mano en Perfil y arrugó horriblemente. No pudo sostener ni una cuarta parte de lo que había escrito, por no decir la manera en que desviaba la mirada”.

15. Tema Libre

Aquí no hay cálculos, por supuesto. Dejamos entonces lugar a nuestros inspirados del tema libre — que siempre es una trampa: cuánto mejor es que nos digan “tema: la vaca” que “tema libre” (Semán contestó a esta pregunta precisamente con las palabras “la vaca”).

Panozzo: “Podría haber ido en el punto 13, pero va aquí. 94.2% (aprox) de los titulos principales de la tapa de Clarín podrían no haber sido impresos. Ponele que no los reemplazan, que deciden dejar el lugar en blanco; así el lector podrá estar más informado y las personas ser más buenas y las sábanas ser más blancas”.

Nicolás Cambón: “Sólo el programa de los policias hace público [el mundo de la pobreza], cuando filman el momento en que rompen las puertitas de chapa inyectada en los allanamientos. Se ven cocinas sin agua corriente, mantelitos sobre las mesas, y las camas en el mismo lugar donde comen”.

Cerramos con Juan Terranova y una crítica a TP, como para mostrar que ni somos rencorosos ni nos tomamos demasiado en serio. Dice Juan, que acaba de publicar la bien recibida novela El Pornógrafo: “Hecho a destacar: La gran diferencia de la calidad entre los excelentes dibujos de Raffo y su pésima prosa política”.

Nos despedimos. Ha sido otro año agotador en el durante y anodino en el después, cuando uno lo mira desde el 10 de enero y dice “psé, tampoco era para tanto”. Como con todos los años y casi todas las cosas. Nos seguiremos viendo: TP tiene toda la intención de llegar vivo a la próxima encuesta.


————————————

Del mismo autor:
7. Dénouement
6. Noche
5. Tardecita
4. Siesta
3. Almuerzo
2. Matutinas
1. Residuo Nocturno
Al-Fon-Sín
Encuesta 2008: Resultados
Encuesta TP 2008