Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Bafici # 2.1

12 04 2006 - 15:23

Contrariamente a su promesa de levantarse para ver la película de Mekas y aduciendo una noche de insomnio, la Falluta F se hizo la rata y el Apesadumbrado Q tuvo que rumbear solo para el Abasto. Salió caminando y llegó antes de las 10, es decir, la hora en que se abre el Shopping. Allí asistió a un espectáculo que nunca había presenciado pero si oído mentar hasta el cansancio: la estampida de los periodistas, cuando se abren las puertas, rumbo al mostrador en el que se reparten las entradas del día.

Como F sigue queriendo ver la de Mekas, Q cambió de programa y se dirigió a ver Longing de Valeska Grisebach, la película alemana en competencia que tanto le habían recomendado. Longing muestra personajes absolutamente comunes atravesados por la más poderosa de las tragedias clásicas, la de la muerte por amor. Las imágenes son sencillas y poderosas, las actuaciones excelentes y la distancia de la directora con el tema es óptima: nunca intenta reducir lo que ocurre a la psicología y mantiene la dimensión de leyenda cultural de Romeo y Julieta. Es una película de festival perfecta, de una solidez imbatible, acaso un poquito académica: Longing es todo lo que el cine que cree en la representación puede lograr.

La diferencia le quedó muy clara a Q al ver el programa siguiente compuesto por dos películas del catalán Pere Portabella del que nunca había oído hablar pero que le despertó curiosidad por la presentación en el catálogo. El corto No contéis con los dedos y el largo Nocturno 29 son dos películas únicas que, sin embargo, recuperan toda la historia de la modernidad cinematográfica. Portabella construye secuencias independientes cargadas de erotismo y humor, largos planos con una ironía que recuerda fuertemente la mirada de Buñuel sobre la burguesía y una dimensión evidente de revuelta contra el franquismo. Portabella fue productor de Viridiana y también de las primeras películas de Saura y Ferreri y es muy difícil entender como financió esas películas, de 1967 y 1968, que obviamente no podían exhibirse durante la dictadura española. Cinéfilo, politizado, vanguardista, el cine impredecible de Portabella podría llegar a ser el gran descubrimiento del Bafici 2006. Ver una película que es pura libertad y pura belleza no es casi posible en estos días (y eso es lo que una película como Longing nunca llegará a ofrecer). Q salió flotando de alegría y preguntándose si las imágenes oníricas de Portabella no eran a su vez un sueño.


Parte de la delegación peruana
con infiltrados.

Tras encontrarse con F apenas recuperada Q la arrastró tras una colación frugal hacia lo que debería ser, finalmente, el debut de la Pusilánime en el Bafici 2006: Un couple parfait de Nobushiro Suwa. F y Q caminaron lentamente hasta el Atlas Santa Fe 2, hicieron la cola, consiguieron el Sin Aliento, el diario del festival e ingresaron en la sala. Tras soportar los tremendos trailers de esta edición del Bafici (el tema merece un párrafo), empezó la proyección de la película. La primera señal de que algo no andaba bien fue una chica subiendo apresurada la escalera y cayéndose de boca, milagrosamente sin consecuencias. Se trataba de la proyectorista de los subtítulos que advirtió que lo que tenía en su computadora no se oía en la pantalla. El final fue abrupto. Las luces se encendieron, una empleada dijo que había un inconveniente técnico y unos minutos más tarde que la función se suspendía porque los operadores no sabían cómo hacer para que el sonido saliera por los parlantes. Así que el debut de F se frustró, igual que el del cineasta Santiago Palavecino y otras personalidades asistentes. El rato libre fue aprovechado para hacer sociales, entre ellos con parte de la delegación de periodistas peruanos, 10 fanáticos habitués del Bafici y que ven 8 películas por día. También nos encontramos con Marcelo Alderete, histórico responsable de tránsito de copias en el Bafici y en Mar del Plata. Nos aseguró que prácticamente no habrá cancelaciones a partir de mañana y como gran cinéfilo, especialista en cine oriental nos recomendó Reflections, en la competencia; One Night in Mongkok y Citizen Dog de Wisit Sasanatien, director del film de culto Tears of the Black Tiger.


Alderete y Q

Y ahora, tras escribir esta crónica, nos vamos al Abasto a ver 3 Ponts sur la rivière de Jean-Claude Biette. ¿Se romperá la maldición de F? La respuesta, más tarde.

Esta nota es parte de nuestra Cobertura del Bafici 2006.


————————————

Del mismo autor:
Diario del Bafici # 14
Diario del Bafici # 13
Diario del Bafici # 12
Diario del Bafici # 11.3
Diario del Bafici # 11.2
Diario del Bafici # 11
Diario del Bafici # 10
Diario del Bafici # 9
Diario del Bafici # 8
Diario del Bafici # 7