Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Calabria Infame

21 04 2006 - 04:16

Una película menor y que pasó desapercibida dentro del Bafici, Il canto dei nuovi emigranti, trata sobre la vida, la obra y la abrupta muerte (el suicidio) de Franco Costabile (1924-1965), tal vez el mejor poeta que haya dado Calabria. Para quienes no lo conocen, aquí van algunas poesías. Las pobres traducciones —de algunos recortes de sus poesías— son mías, así que para los que quieran leerlas completas y en su idioma original, abajo agrego un par de links en donde pueden encontrarlas. La poesía de Costabile está marcada por la pérdida (de su padre, que abandonó su pueblito y a su familia, con lo que eso significaba entonces), y la partida (Franco también abandonó Calabria, para irse a Roma). Poesía llena de bronca, hosca, ennegrecida como la tierra del sur de Italia. ¿Puede decirse algo más triste sobre la explotación de la tierra de uno, que lo que dicen estos versos?

Qué es lo que quieren,
ustedes, todos ustedes,
qué más quieren.
Díganlo, si siempre les dijo que sí,
Si no sabía firmar
y ya ha puesto la cruz
que todos querían

Afirma con dolor –más que denuncia- que todo es del patrón, menos el sol que le pega en la espalda. Elogia a la luna que permite robar; llama a Calabria Calabria infame, pero reconoce que no puede abandonar lo que siente por la baja Italia; quiere volver pero se pregunta a dónde. Piensa el sur y dice,

Entonces,
tu y yo, sur,
tenemos que hablar alguna vez,
tomarnos el tiempo para discutir
a solas

Acá van algunas de las poesías, y abajo el link a un par de sitios sobre el autor, con textos en su propia lengua, ya que traducidos (por mí) los versos pierden parte de la tremenda fuerza que tienen en italiano.

Ultima uva

Qué es lo que quieren,
qué quieren ahora
de esta tierra

Les paga
el canto del gallo
bimestre tras bimestre
paga la sal
como si fuera plata
paga la hierba y el orégano
hasta la luna les paga.
Qué más quieren,
díganlo y se hará,
pero déjenla en paz.

Está tan cansada
de sentir que se repita
el pan el árbol
el barril de la abundancia
y de esperar,
de esperar, esperar…
Llévense
la última uva
pero ya no nos atormenten

Déjenla
déjenla sola
al confín de sus hojas,
Cuántos años de sol
fueron necesarios
para entender
tanta oscuridad,
tanto desorden
y luego el orden,
el orden de la policía

Qué es lo que quieren,
ustedes, todos ustedes,
qué más quieren.
Díganlo, si siempre les dijo que sí,
Si no sabía firmar
y ya les ha puesto la cruz
que todos querían

————————————

Calabria infame

Un día
tu también dejarás
estas casas,
dirás adiós,
Calabria infame.
Solo
pero leal
servicial,
buscarás
una amistad
querrás sentirte
un poco civilizado
igual que cualquier otro hombre;
pero cuántas veces
sentirás que resuena
la baja Italia,
cuántas veces
querrás quedarte solo
y repetirte
mejor la vida
levantando a los cerdos

————————————

Es del patrón

La tierra
que atravieso
antes del alba
es del patrón.
El grano
que me crece
bajo los ojos
es del patrón.
Las mujeres,
las risas
de mediodía
son siempre del patrón.
Pero el sol que calienta mi espalda
no es de mi patrón.

————————————

Mejor la luna

El sol
es de los feudos
como el agua
y los caballos.
Mejor la luna
que ayuda a robar.

————————————

Pero a dónde volver

Pero a dónde volver
si ya no queda nada
de nosotros;
dónde buscar la noche
y el viento que te aroma de granos
los cabellos;
dónde, si no podemos.

Terminó hace tiempo
el paseo del sueño
en el blanco santuario de las estrellas
Qué pena volver a verte,
amor mío
si en tus ojos
el antiguo esplendor
renace
y tu voz
me suena inmortal.
Pero a dónde volver,
dónde buscar de nosotros
amor mío

[page]


Página 2

Yo, allá abajo

Yo, allá abajo,
entre los árboles ennegrecidos
no podía vivir más
Y abandoné las carboneras
en medio del humo pesado de los juncos

En un principio vagué
con un poco de sol
y cuatro monedas de estrellas por noche
Y me bastaba;
porque era mejor sentir mi libertad.

Después vino el invierno
y tuve que pasarlo en la gruta del pastor
que me contó las fábulas más verdaderas
con la piel de las cabras hasta los ojos

Y la ciudad. La gran ciudad.
Llegamos un domingo de verano.
Y desde entonces, y hasta hoy
Humillado me acerco a las vitrinas,
el aire cálido y el olor de los hornos;
recojo la piedad de las veredas.

Señor,
no quiero aprenderte
como se aprende un oficio.
Se de qué levadura está hecho el pan del hombre.
Y quiero buscarte en silencio y en amor
donde madura el grano

————————————

Tenemos que decidirnos

Entonces,
tu y yo, sur,
tenemos que hablar alguna vez,
tomarnos el tiempo para discutir
a solas,
sin contarnos historias
de nuestros pueblos
Tenemos que decidirnos
con este corazón demasiado fantasioso

Algunas noches

Algunas noches
el patrón
nos hacía bromas,
ahora la patrona,
goza de una casa
de siete balcones

————————————

La rosa en el vaso

Un pastor
un organito
tu camino,
Calabria

Huevo
de mañana
tu canasta.
Calabria,
gallinas
bajo el lecho

Chales negros
tu mañana
de emigrados,
Calabria,
pan y cebolla

Carta
desde América
tu cartero.
Calabria

Vino
y perdices
la fiesta
a tus patrones.
Calabria
alegría
de borbones

Cabras en la playa
aluviones
policías
tus inviernos,
Calabria
bastión
de paciencia

Un lamento
de lobos,
tus inviernos.
Calabria
La familia
junto al bracero

Franceso di Paola
tu sol.
Calabria,
casa siempre abierta

Una naranja
tu corazón
jugo de aurora.
Calabria,
la rosa en el vaso

————————————

Un gallo

Un gallo
cantará
y Rosa
con el niño
durmiendo
en la canasta
ya espera
en el puente
para ir
a recoger aceitunas

El resto no Una cabra
que da mucha leche
es conocida
en todo el vecindario
Esta es la riqueza
que nos mantiene vivos.
El resto no,
qué quieres que te importe.
Pocos saben
los bienes de la tierra
como aquellos que viven
sobre las colinas,
donde es tiempo
de levantarse bien temprano
llamar a las cabras, y partir

————————————

Franco Costabile @ vialetrastevere.org

Franco Costabile @ aristidecaruso.it

Esta nota es parte de nuestra Cobertura del Bafici 2006.


————————————

Del mismo autor:
La herencia de Maurice William
La insatisfacción permanente
Canapé Rights
Carcelarias
Democracia, ma non troppo
Un poquitito más de crítica
Contra la televisión
Pegarle al abuelito
Derechos de Cartón
Varias certezas y un pero