Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Bafici # 11.3

22 04 2006 - 07:24

Iván Pinto reaccionó rápidamente al diario 11.2 y envió este texto a la redacción de TP. Sobre el final, antes de los saludos, anuncia para un futuro próximo lo que podría ser la defenestración definitiva de este diario.

“El terreno Jost ha sido una tarea difícil de dilucidar en estos días de visionado. Es simple: cada película parece algo completamente diferente a la anterior, y lo que hemos tratado de hacer, en conjunto con amigos como Sebastián Lorenzo, Ignacio Concha y Juan Eduardo Murillo es intentar encontrar un punto de unión con el que podamos hilar todo este entramado (que, digámoslo, abre las posibilidades más de lo que las cierra). Sin ir más lejos la última película de la noche me decepcionó levemente, hablo de The bed you sleep in, dónde todos esos grandes hallazgos formales se me transformaron en un lastre que perjudicaba una narración de una sola línea moral. Una dramaturgia directamente aludida nos llevaba a la historia de un quiebre familiar en un pueblo al norte de E.E.U.U. dónde las posibilidades de escape son pocas y dónde el mensaje (con todas las búsquedas a nivel de imagen y puesta en escena) sólo uno. Lo que hace de la “investigación formal” algo más cercano al “virtuosismo” (le robo a Ignacio, yo hablaba de decorativismo) que a la pertinencia. El juego de Lunga ombra(acabo de percatarme que los mails producen acciones), claro, era algo bastante más ambiguo. La dramaturgia aludida indirectamente, a mí parecer, intentaba constatar las relaciones entre las disfunciones afectivas y un hecho traumático a nivel político-social. Más allá de esto, es posible que Jost se mueva en un campo ambiguo entre el cine y el video arte; jugando a tipos de hilaciones entre las imágenes que van desde la autonomía expresiva del plano, conceptualizaciones abstractas o formas de entramar el relato no linealmente. Lo interesante, a mí parecer, es que haya una tensión con la linealidad para subvertirla con asociaciones ¿libres? ¿gratuitas? Lo dejamos a criterio del espectador. Lo cierto es que, ponerse a dictaminar espacios de división entre campos difusos (“video arte”, “cine”) me parece una tarea inútil, si acaso, predeterminada por ciertos intereses. ¿Qué son Puente de Varsovia de Portabella?, Jlg/Jlg de Godard o los videos de Mathew Barney?. Es casi un tema de opciones (entran los “yo”) y depende del grado de purismo con qué abordemos el tema. Por cierto, esta discusión tiene referentes, historia particular y aún hoy es un tema entre la discusión de “campos de estudio”.

El caso de Rembdrandt Laughing es otra cosa. Diría, diferente a lo anterior, siendo que ya las dos mencionadas son cosas a años luz de distancia: un filme hecho en casa de amigos durante un largo tiempo dónde la cámara da respiro al paso del tiempo; dónde la mirada del director parecía menos preocupada por querer metaforizarnos algo y más por hacernos patente una problemática densa en su superficie: la materialidad y el acceso a ella como salida al absurdo cotidiano. Desde ahí hablé de “pliegues” y Renoir. De este último, sobre todo, en la idea de una mirada aludida sobre los objetos y los cuerpos, maravillada, en primera instancia, por su existencia. Esto casi roza la creencia. Aquí me sorprendí (y nos sorprendimos) por la distancia que existe entre esta búsqueda de un cotidiano “en pliegue” y ese cotidiano naturalizado y, a estas alturas, casi cliché de lo que llamaremos a falta de un nombre mejor “realismo indie”.

Honestamente, Jon Jost es un misterio para mí, pero eso es una de las cosas que más me ha seducido y ha sido una invitación a ver sus películas, justamente, para ver “qué hay”. Si existen hilaciones, si hay puntos en común, si podemos deducir alguna metodología o preocupación de fondo. He llegado a la conclusión que sí. Pareciera que Jost se acerca a cada película con poco más que un problema a abordar y un espacio que le interese. Me comentó, por ejemplo, que primero mira un lugar, trata de comprender sus dinámicas (caso “Last chance…” con un pueblo de EEUU, “Oui non” con París o “Rembrandt laughing” con San Francisco) y después trabaja sobre la puesta en escena, la historia, etc dejando espacios enormes para la improvisación. Su acercamiento (opuesto a las estrategias industriales de abordaje) parte desde afuera hacia adentro, para ir adentrándose en capas más complejas. A la vez, él mismo dice “no tener metodologías” y que su oficio es el de “mirar”. Más allá de esto, Jost parece preocupado por hacer un cine de investigación que se asuma en contextos sociales determinados, que aborde particularidades desde problemáticas complejas, siempre de formas no lineales que tensionen de algún modo el relato (lo “abran”). Sus intervenciones sobre la imagen son recursos utilizados, a mí parecer, con exquisitez y buen gusto la mayoría de las veces

Bueno, me despido con dos comentarios más:
Es una suerte simplemente ser un escritor aficionado y no ser un académico aunque, por supuesto, sería más entretenido pensar en términos más intermedios (academia/no academia) que en lugares adjudicados ya que de estos cruces sale producción, discusión, cuestionamiento y las categorías facilistas (de cualquiera de los dos lados) suelen resquebrajarse.

Preparo un escrito inspirado, algo, en estas escenas de crítica. De los espacios de validación e invalidación que se auto-arroga, de su miedo a perder el objeto “novedoso”, de sus estrategias para hacerse visible (y hacer invisible a otros) y ¡sobre todo! Del mercado de la mirada que validaría “el crítico”.

Muchos saludos F y Q, mis leídos de siempre.”

Esta nota es parte de nuestra Cobertura del Bafici 2006.


————————————

Del mismo autor:
Diario del Bafici # 14
Diario del Bafici # 13
Diario del Bafici # 12
Diario del Bafici # 11.2
Diario del Bafici # 11
Diario del Bafici # 10
Diario del Bafici # 9
Diario del Bafici # 8
Diario del Bafici # 7
Diario del Bafici # 6