Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 3.2

11 06 2006 - 12:16

Domingo 11 de junio. 16hs.

1. A los cinco minutos de México (3) – Irán (1) estaba todo claro. Dos equipos cautelosos y prolijos, que intentaban atacar poco y de a poco. De los dos el que mejor impresionaba era Irán, más veloz y preciso. México confiaba, sobre todo, en las jugadas preparadas. Ayudado por el árbitro italiano Rosseti que dirigió a la italiana (cuando dos jugadores se rozan se pita una infracción) tuvo varios tiros libres para ensayarlas. El ejecutante Pavel Pardo pudo ir afinando la puntería hasta que en una de ellas llegó el gol. Al rato, sin embargo, Irán empató de la misma manera. El primer tiempo terminó con la sensación de que si Irán aceleraba un poco, tenía más posibilidades.

2. En el intervalo, el argentino mexicano Lavolpe hizo entrar al brasileño-mexicano Zinha (¿qué hacía en el banco?) para controlar un poco mejor la pelota. Pero la gran sorpresa la dieron los iraníes. Como si hubieran recibido una orden presidencial inapelable desde Teherán, decidieron no pasar la mitad de la cancha y le entregaron la pelota y el terreno a México. Durante media hora pareció que los mexicanos no sabían qué hacer con este regalo: atacaron mecánicamente, sin convicción y sin peligro. Pero a los 75 minutos, el arquero iraní sacó mal y se la dio a Omar Bravo, que ya había marcado un gol. Bravo la cabeceó mal y se la devolvió a un defensor iraní, éste la jugo peor y entonces sí, Zinha se la quitó y habilitó muy bien a Bravo que definió frente al arquero que se resbaló al salir. Era un gol adecuado para el partido. Tres minutos más tarde Zinha hizo, ahora sí, un gol de gran factura. Y eso fue todo. Los iraníes parecían impotentes y desorientados, como si en el entretiempo les hubieran extraído la destreza y la energía.

3. Fue un partido rarísimo, uno de los casos más claros que yo recuerde de suicidio futbolístico. Que México se haya acomodado mejor en el segundo tiempo no puede explicar la abismal defección iraní, cuyo verdadero nivel habrá que medirlo con Angola. México parece, otra vez, haberse asegurado el pasaje a la segunda ronda y como en mundiales pasados, su disciplina y su aplicación exceden largamente a su creatividad. Esas cualidades no dan para entusiasmarse mucho.

4. Ariel Rodríguez, el comentarista de TyC al que elogiamos en una entrega anterior, incurrió hoy en pedanterías tales como “entender el juego” o “leer la jugada”. Debería abstenerse. También tiene tendencia a pedir faltas y creer que todas las jugadas son violentas. Tarjeta amarilla o, mejor, sólo una advertencia, para no caer en lo que tanto critico.

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV