Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Tebele se entusiasma

12 06 2006 - 07:59

Estoy feliz: recuperé al hincha de fútbol que había asesinado.
Cuando terminé la secundaria, a los diecisiete, comencé a estudiar periodismo deportivo. Me encontré con muchos que estaban allí porque no les había dado para ser futbolistas y unos pocos que empezábamos a abrazar la necesidad de contar historias, que queríamos ser periodistas deportivos, pero sabíamos que podríamos terminar siendo periodistas de cualquier disciplina que pudiera interesarnos en adelante.
De a poco, sin darme cuenta, para ser periodista deportivo, cometí el peor de los crímenes: dejé tirado, en alguna zanja putrefacta, boca abajo, al hincha que había en mí, aunque no me animé a darle el tiro de gracia. Ese acto interno pero con ribetes policiales, quizás haya sido necesario para llevar adelante la actividad ; probablemente fui mejor en el ejercicio de la profesión porque me deshice de aquel hincha. Definitivamente no fue lo mejor para mí.

Hoy, mientras veía el partido con mis viejos, hermano y sobrinos varios, percibí que el de la zanja retornaba a mi cuerpo, de donde nunca debí haberlo expulsado. Vendría a ser un judío que cree en la resurrección, lo cual no deja de ser un dato llamativo.

A todo esto, Argentina bien. Bastante más equilibrado de lo que podía presumirse. El principal temor que tenía era el de no confiar demasiado en Ayala, Heinze y Abbondanzieri; mucho menos confiaba en la línea media a la hora de defender. Lo cierto es que los medios fueron superados pero el triángulo aquel funcionó casi a la perfección.

Para lo que viene me preocupa haber visto a Crespo desconectado del resto. Creo que es necesario tenerlo en el campo para jugadas como la que definió hoy. Las más confusas, las embrolladas, esas son las de él. No son las más bonitas, pero es mejor aprovecharlas y uno de los de su estilo suele no desperdiciarlas. Pudieron verse por televisión varios diálogos que mantuvo con Riquelme, que parecían más reproches del habilidoso que no logró encontrarlo nunca, como sí enganchó con Saviola en la brillante cesión para el segundo gol. Ya estamos todos un poco más tranquilos. La cosa comenzó bien y puede ir mejor.

Yo estoy feliz: soy hincha otra vez. Y no tuve que matar al periodista deportivo para eso. Allí van, los dos juntitos, tomados de la mano, como Tubby 3 y tubby 4 en la vieja propaganda.

Fernando Tebele


————————————

Del mismo autor:
Chau TP
Denominación de Origen