Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 5.1

13 06 2006 - 09:13

Martes 13 de junio. 13 hs.

1. Me escribe Jorge Belaunzarán y aporta algo interesante al tema Italia: “Hablás de los últimos 24 años y en ese tiempo hubo una selección, la del 94, que jugó muy buenos partidos, con entrega y generosidad, más allá de que no haya podido desprenderse de su sello; una selección que espera a su capitán y líder hasta la final y lo pone falto de fútbol (hablo de Baressi), algo tiene, una confianza en las individualidades, en el hombre, en el capitán, no sé, suena distinta.”

2. No sólo tiene razón sino que, me da vergüenza confesarlo, me había olvidado completamente de que en la final del 94 hinché por Italia contra Brasil, que tenía el equipo más antipático de su historia (con su actual técnico Parreira), que defendía con ocho y atacaba con el gran Romario más un cuarto de Bebeto. El esfuerzo de Italia en esa final que perdió por penales fue conmovedor, especialmente el de Baressi, la mejor actuación que yo recuerde de un defensor en un Mundial. Esa era, como dice Belaunzarán, una Italia con rostro humano.

3. Hablar de Corea (2) – Togo (1) no es una tarea grata. Son dos selecciones muy limitadas. Togo no tiene tradición futbolística ni figuras importantes. Salió a ver qué pasaba intentando atacar, lo que fue bastante simpático. Lo de Corea fue más grave. Hace cuatro años tenía un equipo muy decoroso, que intentaba jugar rápido y a la ofensiva, pero ahora ha retrocedido, con una formación defensiva y mecánica, que atacó con poca gente y vivió tirando pelotazos absurdos de 70 metros sin tener siquiera la técnica para que fueran medianamente precisos. Para colmo, dejó en el banco a su delantero talentoso, Ahn Jung-hwan, el que en el 2002 iba al banco pero entraba para meter los goles. Un horror Corea.

4. Después de un primer tiempo plagado de torpezas, Togo se fue ganando e impresionando mejor. Su jugador número 4, Adebayor, hizo un túnel a los 29 minutos y el número 17, Kader hizo un buen gol a los 30. En el segundo tiempo Advocaat, el técnico holandés de Corea puso a Ahn y salió a atacar un poco más. En un partido más animado, apareció de pronto el árbitro ingles Graham Poll (que en el primer tiempo ya había cobrado un par de cosas al revés e incluso sacó una amarilla que fue infracción del contrario) y expulsó al número 3 de Togo (¿togolés?, ¿togolano?, ¿toguense?) Abalo por una infracción que bien pudo ser amarilla. De hecho Poll sacó las dos tarjetas, como si fuera una doble amonestación, pero Abalo no estaba amonestado.

5. Del tiro libre vino el empate coreano (primer gol de tiro libre en el mundial). A partir de ahí el partido se hizo más entretenido, con los dos atacando hasta que Ahn convirtió un golazo. Corea dio vuelta el resultado como ayer lo había hecho Australia con la gente del banco, inexplicablemente excluida. Como se ve, no solo la Argentina deja a los más talentosos afuera. Después, frente a un agotado adversario, Corea retuvo la pelota con descaro y se permitió la grosería de despreciar un tiro libre al borde del área y hacer retroceder la pelota hasta su propio arquero. De tan obediente, el equipo parecía una convención de vendedores.

6. A riesgo de hartar al lector con mi obsesión con los arbitrajes, quiero agregar dos elementos sobre las disparatadas recomendaciones de FIFA. Una es que perjudican a los equipos más débiles, que cometen algunas infracciones que no son violentas ni malintencionadas, pero sí un poco rústicas. Equipos como Togo o Trinidad y Tobago no están entrenados en disimular las faltas. En el partido de hoy, no solo la jugada de la expulsión fue más espectacular que fuerte, sino que hubo una amarilla porque un jugador tomó ligeramente de la manga de la camiseta a un rival, infracción que argentinos o italianos se hubieran arreglado para hacer menos evidente. La otra es que jugadas como la que acabo de nombrar hay muchas más de las que finalmente son penadas con amonestación. Si uno observa atentamente, verá que hay tantas que es imposible sacar la tarjeta por todas, lo que lleva fatalmente a la incoherencia de los arbitrajes.

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV