Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 6.2

14 06 2006 - 12:14

14 de junio. 16 hs.

1. Cuando ya se han presentado todos los equipos la conclusión provisoria es que este mundial tiene poca jerarquía. A los grandes les ha faltado contundencia y a los chicos ambición. Hubo un solo resultado inesperado (Suecia – Trinidad y Tobago) y una sola actuación inobjetable (la de República Checa). Los de la primera línea ganaron (Brasil, Argentina, Italia, Alemania), los de la segunda también (Inglaterra, Holanda, España) salvo Francia y hasta la tercera (México, República Checa) salvo Suecia. Se jugó limpio, hubo algunas actuaciones destacadas y una sola sobresaliente (Robben), pocos empates, un penal, dos goles de tiro libre, dos expulsados, infinitos amonestados, mucha especulación, poca plasticidad. Una curiosidad: en catorce de los dieciséis partidos se abrió el marcador en el primer tiempo. Los dos restantes terminaron cero a cero. En conjunto, me parece que se retrocedió en el juego, con equipos muy trabados y demasiado cuidadosos. Aunque algunos no dieron pie con bola (Polonia, EE. UU., Ucrania), todos intentaron algo. Pero es demasiado temprano para decir algo definitivo, aunque una mejoría no vendría mal.

2. Túnez (2) – Arabia Saudita (2) era uno de los candidatos a ser uno de los peores partidos del mundial. Y casi lo fue, salvo por un final inesperado. E inmerecido, dada la disposición de los equipos. En realidad, los dos jugaron para perder, aunque de distinta manera.

3. Los equipos del norte de Africa se solían caracterizar por un juego vistoso y poco profundo, liviano, ágil y con buen trato de la pelota. Un poco como juegan los centroamericanos. Este equipo de Túnez, con la conducción del técnico que hundió a Francia en el mundial pasado, parece haber decidido agregar fuerza en detrimento de la técnica. Muchos jugadores de físico grande, especialmente en la defensa, pero de una torpeza llamativa. El equipo se paró con muchos defensores, hizo un juego lento sin coordinación entre las líneas y esperando que el buen delantero con el número 5, Zied Jaziri resolviera algo por su cuenta.

4. Los equipos del medio oriente y Arabia Saudita en particular también tienen una tradición de juego agradable y de poco peso, basado en la velocidad y el buen trato de pelota. Por razones que hacen a las respectivas historias, los saudíes salieron como si fueran el equipo inferior, a conformarse con un empate y con un esquema de contragolpe a pesar de que era evidente que sus jugadores tenían mejor técnica.

5. Con esos planteos no cabía esperar nada bueno. Túnez salió a atacar un poco más y a los 22 minutos Jaziri consiguió un gol parecido al de Crespo contra Costa de Marfil. A partir de allí los tunecinos empezaron a cuidar el resultado y los saudíes a animarse lentamente y a atacar velozmente con dos buenos jugadores, Noor y Al Kahtani.

6. En el segundo tiempo ya fue evidente que Túnez solo pensaba en la hora y que Arabia Saudita tenía recursos como para dar vuelta el partido. Pero los saudíes solo contragolpeaban, de modo que se hizo un partido verdaderamente pobre. Sin embargo, los tunecinos jugaban tan mal que primero, Noor se perdió un gol increíble. Luego, desbordó por la derecha, tiró un centro y Al Kahtami se anticipó muy bien para definir con clase. Faltando diez minutos entró el veterano Sami Al Jaber, de 34 años y, faltando siete minutos se convirtió en el primer jugador árabe en marcar goles en tres mundiales (según explicaron en TyC). Definió con gran estilo un contragolpe fulmíneo y bien elaborado. Era una merecida victoria. Pero en el descuento, el grandote número 15, Jaidi empató de cabeza.

7. Así fue como un partido muy malo se convirtió en una curiosidad por el final cambiante. Pero no creo que estos equipos puedan sacar un punto contra España ni contra Ucrania. El árbitro australiano dirigió bien y sacó unas cuatro amarillas (que no se distinguieron de otras tantas jugadas en las que no sacó la amarilla) en otro partido muy correcto, pero Ariel Rodríguez le pidió más tarjetas. ¿Por qué tienen alma de policías los relatores?

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV