Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 6.3

14 06 2006 - 15:14

14 de junio. 19 hs.

1. Hace un rato mencionábamos que hasta ahora, si no había goles en el primer tiempo tampoco los había en el segundo. Por un momento, en Alemania (1) – Polonia (0), pareció que esta regularidad se iba a convertir en encantamiento. Después de un primer tiempo en cero, los alemanes dominaban pero erraban los goles, el arquero polaco sacaba todo y, cuando pareció que era inevitable la caída el arco, en la misma jugada la pelota pegó dos veces en el travesaño. Así como para España entraron las que tenían que salir, para Alemania salieron las que tenían que entrar. Pero en el descuento los alemanes ganaron y el gol me privó de ser el descubridor de la regla secreta del mundial.

2. Aunque Fabbri se dedicó a denostar a los polacos en su partido contra Ecuador como hoy hizo con los ucranianos, era evidente (y así lo dijimos) que tenían algo más para ofrecer. Sobreponiéndose al colapso y la inexpresividad del debut, Polonia salió a jugar con todo, a meter presión, a marcar a los alemanes y a intentar pasar al ataque con toda rapidez. Alemania salió de la misma manera y el resultado fue un partido de diabólica intensidad, de esos que cabría exhibir como parámetro de lo que deberían intentar hacer los que juegan la copa del mundo.

3. Alemania corrigió los desajustes ofensivos del primer partido, tanto que la defensa central jugó brillantemente. Lahm repitió una buena actuación pero, en cambio, los tres del medio (Schneider, Frings, Schweinsteiger, especialmente ), que tan buen papel habían hecho, bajaron en su rendimiento. Por otra parte, jugó Ballack, que no estuvo mal y le agregó talento al ataque alemán, aunque ya veo que la prensa argentina va a decir que no solo jugó mal, sino que por su culpa jugaron mal los medios. Ya lo adelantó Ruggieri en el entretiempo de la transmisión de Niembro, que ha vuelto a ser la que elige el cable de San Clemente.

4. Pero Alemania, a esta altura ya es legítimo decirlo, es un equipazo. Juega a suerte y verdad, intenta atacar siempre y desde cualquier lugar del campo abriendo la cancha y saliendo con pases a gran velocidad. Sus jugadores tienen técnica, fuerza, dinámica y una entrega total. Hoy le faltó puntería a Klose y a Podolski, por lo que no pudo convertir mucho antes. Pero al final, definió con un centro de Odonkor y una entrada de Neuville, que habían entrado de reemplazo. Como a Brasil le basta que algunas de sus herramientas funcionen para dominar un partido. Es un equipo para entusiasmarse.

5. Los polacos lucharon lo indecible frente a un equipo superior y lograron inquietarlo por momentos. En el segundo tiempo, hubo incluso un pasaje donde Alemania se perdió y Polonia pudo dominar. Pero entonces llegó el español Medina Cantalejo (que venía dirigiendo bien, como si el fútbol continuara siendo normal) para el segundo disparate arbitral del día. El número 7 Sobolewski, que era un león en el medio y estaba amonestado, salió a marcar a un alemán que venía en velocidad. Cuando iba en carrera intentó frenarse porque vio que el otro le iba ganando la posición y él lo iba a chocar. Lo evitó a medias y lo tocó apenas, pero el rival cayó aparatosamente (los jugadores ya le han encontrado la trampa a las estúpidas disposiciones de FIFA). Segunda amarilla y expulsión. Y otra vez, así se decidió el partido. El dominio de Alemania fue apabullante hasta el final.

6. Se dirá que los polacos fueron mezquinos conformándose con el empate, porque una esperable victoria de Ecuador mañana ante Costa Rica los dejaría prácticamente afuera. Pero no gana el que quiere sino el que puede. Con diez hombres y un equipo como el alemán desencadenado, lograr un empate es una forma de hazaña. Como para irse orgulloso de uno mismo (después de un debut de terror) y esperar un milagro. Lo de Polonia fue hoy muy digno. Y el partido, de una emoción tremenda. ¿Notaron que los partidos que se juegan de noche son más excitantes?

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV