Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 7.3

15 06 2006 - 16:02

Jueves 15 de junio. 19.30 hs.

1. Como en el partido anterior y el de ayer a última hora, en Suecia (1) – Paraguay (0) un equipo defendió el empate durante todo el partido pero cayó al final. Paraguay se fue del campeonato faltando dos minutos. Cero a cero hubiese sido un buen resultado, porque los suecos todavía deben enfrentar a los ingleses mientras que ellos juegan con Trinidad y Tobago. Pero la heroica defensa no les alcanzó y Paraguay quedó eliminado.

2. A los suecos (como a los ingleses) el contraataque les viene mejor que la obligación de progresar con la pelota contra un equipo que acumula defensores. Suecia tiene tres buenos delanteros, Ljungberg, Larsson e Ibrahimovic, movedizos y hábiles. Pero hoy, Ibrahimovic tenía alguna molestia física y Wilhelmsson, un mediocampista con vocación ofensiva que había impresionado bien en el partido anterior, estuvo impreciso de modo que los atacantes quedaron aislados del resto del equipo, aunque Ljungberg hizo en parte la tarea de enlace. Así, Suecia fue puro vértigo, pero con demasiados pelotazos a dividir y demasiados centros frente a una defensa que es fuerte de arriba.

3. Paraguay trató como pudo de salir del asedio, con Acuña intentando defender y atacar y Nuñez subiendo de vez en cuando, pero los delanteros quedaban muy lejos de todo. Si Suecia no tenía demasiada comunicación entre sus líneas, Paraguay no tenía ninguna. El arquero Bobadilla respondió brillantemente, Cáceres y Gamarra rechazaron y rechazaron, Haedo intentó armar alguna jugada pero eso fue todo.

4. En el segundo tiempo, el cansancio empezó a afectar a los jugadores. En el entretiempo salió Ibrahimovic y entró el tanque Allback, que ya lo había hecho en el partido anterior. Se trata, posiblemente, del jugador más torpe del torneo (¿más que el flaco Crouch?) y se perdió dos goles tremendos. Hacia el final, el ataque sueco se hizo más irregular, aunque los paraguayos parecían cada vez más extenuados. Hay un viejo cliché de los relatores, que consiste en pensar los cambios como “piernas frescas”. Nunca pensé que tener jugadores descansados fuera muy importante, pero tanto en el partido de Alemania como en el de Inglaterra y en este mismo (y en el de Australia) , los cambios del final terminaron dando resultados. Aquí ingresó a los 40 minutos el número 17 Elmander, que tres minutos más tarde corrió por la derecha, tiró un centro, Allback la cabeceó hacia atrás y Lungberg definió con otro cabezazo.

5. A Suecia, como dijimos, le toca jugar con Inglaterra que ya está clasificado. Con un empate se clasifica, pero Trinidad y Tobago tiene alguna chance. El equipo sueco recuerda al que en el mundial pasado eliminó a la Argentina y su destino parece otra vez los octavos o los cuartos de final y no más allá. Como a otros conjuntos europeos, les falta técnica en el medio. Frente a tanto volante corredor ese será, posiblemente (y me gustaría que fuera así), un factor decisivo en este campeonato. Como si Pekerman lo pensara también, mañana en Argentina jugará Lucho González.

6. Una vez más, Paraguay entrega todo en la cancha con garra y coraje, siempre batiéndose contra rivales superiores. Era conmovedor ver a los jugadores llorando al terminar el partido. Pero hoy, cuando parecía que Suecia no encontraría el gol y el buen negocio del empate le daría chances para clasificar, se me ocurrió que un equipo que pierde el primer partido y no sale a ganar el segundo no merece seguir en el mundial. Paraguay hace siempre lo mismo. A veces le ha dado resultado, pero la imagen que suele dejar es apenas la de una derrota digna. Viendo a Ecuador, que llega por segunda vez a un mundial sin complejos, con autoridad y ambición, uno se pregunta por qué los paraguayos no empiezan a jugar a ganar de una buena vez por todas.

7. El árbitro eslovaco Lubos Michel sacó siete amarillas en un partido muy disputado, lo que acaso no haya sido una exageración. De todos modos, aplicó brillantemente la ley de ventaja e hizo lo posible por agilizar el juego.

8. La transmisión de hoy llegó desde un lugar rarísimo, con los logos de Telefé y Canal 8 de Mar del Plata. Perdimos la imagen del siete que era mucho mejor. El relator era un pelado llamado Julián y el comentarista un tipo de barba de apellido Godoy. Dos charlatanes insoportables, especialmente el comentarista, un sabelotodo del fútbol y la vida. En un momento, después de informarnos (en medio del partido) sobre los datos demográficos suecos (población, capital, moneda, religión mayoritaria, y varios más) dijo lo siguiente: “En Suecia parece que todo fuera perfecto. Pero yo estoy seguro de que no es así.” Debe ser parte del programa para aprender viendo el Mundial que pone en práctica el Ministerio de Educación junto con la distribución de libros en las peluquerías.

9. Ha pasado una semana del Mundial. Tres equipos se han clasificado (Ecuador, Alemania, Inglaterra) y otros tres han quedado eliminados (Costa Rica, Polonia, Paraguay). Hay tensión y cansancio en la redacción de TP. Mañana se puede definir el grupo de Argentina. Será otro día de grandes emociones. Tal vez de buen fútbol.

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV