Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 8.1

16 06 2006 - 09:04

Viernes 16 de junio. 12.30 hs.

1. El miedo de la mañana quedó atrás y Argentina tuvo una actuación extraordinaria que lo convierte en un gran candidato para ganar el torneo. No recuerdo una victoria argentina tan contundente en mundiales, no solo por lo abultado del resultado sino por el altísimo nivel individual y colectivo, la belleza del juego, y la superioridad demostrada sobre el adversario.

2. Pekerman puso a Lucho González por Cambiasso en la derecha del mediocampo y pasó a Maxi Rodríguez a la izquierda. Mascherano quedó como el único volante retrasado. Como si hubiera sido un toque mágico, Argentina encontró una circulación y una velocidad en el medio que no había tenido contra Costa de Marfil. González tocó todas bien y rápido, lo liberó a Riquelme y Rodríguez, a su vez, encontró espacio por su costado. Tal vez, esta descripción haya sido un espejismo porque, en realidad, duró diez minutos, hasta que se lesionó González, que a los 15 fue reemplazado otra vez por Cambiasso. Pero Argentina ya ganaba uno a cero con gol de Rodríguez tras gran jugada de Saviola que entró inspiradísimo y dispuesto a destruir a la defensa adversaria con su velocidad.

3. Cambiasso se paró a la derecha y Maxi siguió a la izquierda. El cambio no afectó lo esencial. Argentina había encontrado un funcionamiento fluido, sin el fantasma del estancamiento en el medio juego y estaba en un día glorioso. El rendimiento de todo el equipo fue altísimo, desde la seguridad de Abbondanzieri a la movilidad y solidaridad de Crespo. Los defensores centrales repitieron, mejoró Burdisso y especialmente Sorín, Mascherano quitó todo en el medio, Rodríguez y Cambiasso demostraron que pueden llegar al gol, Riquelme pesó en el medio y, como dijimos, Saviola fue el factor desequilibrante. El segundo gol argentino, con toques y tacos de Riquelme, Saviola, Crespo y Rodríguez fue de una brillantez absoluta y uno de los mejores del mundial.

4. Serbia, como se preveía, salió a especular y a ver si embocaba un contragolpe. Le duró poco y se rindió ante la adversidad. A partir del segundo gol, su objetivo pareció ser evitar la goleada. Pero la moral no les dio ni para eso. Pero más que el absoluto fracaso del equipo en el Mundial, el recuerdo de sus jugadores será para el baile que les pegó Argentina. Hay partidos tan especiales que hasta la derrota es memorable.

5. El segundo tiempo se presentó un poco distinto. Serbia decidió atacar un poco más, pero dejando muchos jugadores en el fondo. Argentina tampoco subió con mucha gente y el equipo quedó cortado, un poco como había sucedido en el partido anterior. Para reforzar la defensa, Pekerman volvió a la formación anterior, con Cambiasso y Mascherano más retrasados y Rodríguez en la derecha. Fueron los peores minutos de Argentina, otra vez con Riquelme aislado y los delanteros muy solitarios aunque Tevez hubiera entrado por Saviola con muchas ganas y trayéndola desde más atrás. Serbia atacaba sin profundidad y Argentina tocaba para los costados o respondía con solitarios intentos de dos atacantes contra seis defensores. El partido languideció en ese período. Serbia, ya muy cansado, se quedaría con diez por expulsión de Kezman, que le pegó la típica patada de impotencia a Mascherano.

6. Faltando quince minutos se produjo el esperado debut de Messi que entró por Rodríguez. Y allí, Argentina volvió a levantar gracias a que Messi y Tevez (ahora con compañía) estuvieron imparables y se florearon. Así llegaron tres goles más (incluyendo uno genial de Tevez) y Argentina terminó tocando, gustando y goleando como ocurre en los partidos históricos que cada tanto traen los mundiales.

7. A diferencia de las obras maestras del arte, que producen comentarios interminables, las del deporte hablan por sí mismas. Lo mejor es volver a ver el partido, saborear las grandes jugadas y admirar el juego de equipo que exhibió la Argentina.

8. El árbitro italiano Rosetti dirigió correctamente, pero hoy no voy a entrar en detalles. Ah, me olvidaba del resultado. Argentina (6) – Serbia y Montenegro (0). Hasta luego.

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV