Click here
Más Features

El fin de la vía (8) | El fin de la vía (7) | El fin de la vía (6) | El fin de la vía (5) | El fin de la vía (4) | El fin de la vía (3) | El fin de la vía (2) | El fin de la vía (1) | Néstor Kirchner, la (primera) película | Renuncio | Graciela Bevacqua | Testamento: 4.2 Memoria y Condición Humana |







Diario del Mundial # 10.3

18 06 2006 - 15:03

Domingo 18 de junio. 18.30 hs.

1. Terminé con bronca la jornada de hoy después de Francia (1) – Corea del Sur (1). Corea es el equipo más tenebroso del torneo, el más mecánico, el más amarrete. Y Francia no juega a nada. Merecían perder los dos.

2. Francia mereció perder porque se puso en ventaja a los ocho minutos y en los 82 restantes más los descuentos, no fue capaz de hilvanar un ataque coherente. Cuidó una ventaja que al final resultó inútil con un juego estático y monótono. El sistema ofensivo francés consistió en que cuando un jugador tomaba la pelota, corría hacia delante hasta perderla o patear al arco de cualquier manera. Los jugadores franceses, como contra Suiza, dieron la impresión de torpeza y lentitud. Zidane, que no estuvo en una gran tarde, intentó darle alguna claridad al medio, pero nadie pareció capaz de asociarse. Tuve que aguantar entonces a ese Godoy en la tele hacerse el canchero y echarle toda la culpa a Zidane. Veo solo los partidos pero, finalmente, tengo esta compañía indeseable.

3. Corea mereció perder porque se puso en desventaja a los ocho minutos y siguió defendiendo con nueve jugadores clavados atrás sin inmutarse. El técnico holandés Advocaat, a pesar de verse en desventaja, tardó hasta el minuto 71 para incluir a Ahn, su único delantero con talento y el que viene definiendo los partidos desde el mundial pasado. El sistema para atacar de Corea fue patético. Mientras Francia esperaba en su campo, los coreanos hacían circular la pelota en el suyo, hasta que lograban apuntarle a la cabeza del fornido Cho Jae-jin con pases de setenta metros que, por supuesto, cabeceaban los defensores franceses. Era tan militarizado el funcionamiento que llegué a sospechar que se trataba de Corea del Norte.

4. Sin embargo, cada equipo obtuvo un gol con su sistema. Francia con una corrida de Wiltord que pateó mal, pero un rebote le dejó la pelota amortiguada a Henry para que definiera. Corea con el enésimo centro (esta vez desde más cerca, ya había entrado Ahn y aportado un poco de dinámica) que esta vez sí logró bajar Cho para Park Ji-sung, que le pegó de la peor manera, pero la pelota entró igual. Los goles reflejan el partido.

5. El mexicano Archundia dirigió bien, como si fuera un partido de antes y no hubiera que amonestar por tonterías. Al final, lamenté que le sacara la segunda amarilla a Zidane (si Francia no se clasifica, este partido siniestro habrá sido su despedida del fútbol), pero estuvo bien: Zidane estaba enojado y le pegó un prepotente empujón a un contrario. También dejó seguir una jugada en la que la pelota pareció entrar en el arco de Corea. Pero ese es un error de apreciación y no me molesta.

6. Lo que sí me molesta es que hoy se haya jugado tan mal al fútbol. Siempre pienso que es una suerte poder ver todos los partidos del mundial. Pero hoy es para dudarlo. Hasta ahora, es un torneo demasiado mediocre.

Esta nota es parte de la Cobertura Obsesiva de Alemania 2006, a cargo de Quintín.


————————————

Del mismo autor:
Ultimas obsesiones
Fútbol por TV #9
Fútbol por TV #8
Fútbol por TV #7
Fútbol por TV #6
Fútbol por TV #5
Fútbol por TV #4
Fútbol por TV #3
Fútbol por TV #2
Fútbol por TV