THIS feature



¿Qué polarización? (Irate Twitlonger)

Jul 19, 2012

Bueno, Charosky. Ahí voy con lo que pueda mientras el desayuno me alcance.

Ante todo dejame aclarar lo de pelea vs. conversación. No tengo ninguna intención de pelearme, y tampoco de sostener esta conversación. Esta conversación la estoy cerrando, por el simple motivo de que se me acaban las maneras de tenerla. Yo varío las maneras, mi interlocutor no. Mi interlocutor cambia porque son distintas personas, pero tanto los argumentos como la forma son exactamente iguales y lo vienen siendo desde hace años. Esto es parte de la trampa, del loop infinito en el que nos encontramos, y no sé bien cómo se resuelve, pero sé cómo no se resuelve. No se resuelve con uno haciéndose el pelotudo y diciendo “oh, qué bien, Charosky, no lo había pensado de esa manera; déjeme decirle en qué disentimos.” Eso es Lewis Carroll, dejate de joder, peor, es Brazil, el tipo con el formulario. Lo que proponés en tu texto tan supuestamente tentativo y sincero es más viejo que el kirchnerismo, es tenembaumismo puro, pésimos razonamientos corporativos del progresismo bobo presentados con más elegancia de lo que lo podría hacer Tenembaum porque vos no sos mogólico. Pero eso no me pone más contento. Me deprime que alguien más formado e inteligente como vos termine diciendo las mismas cosas.

Las mismas cosas, ese es mi punto inicial.

El mismo razonamiento errado multiplicado xN y presentado como novedad. Basta. Es intolerable. No hinchen más las pelotas. Diez años (veinte, treinta en mi caso porque lo veo como una continuación de una conversación mucho más larga sobre la izquierda —o cien años si pensás en Herzen, en Berlin (no Irving)— probando a ver si el pingüino se derrite o no se derrite. El pingüino no se derrite, Charosky! Ya está. Ya lo explicamos mil veces esto, pero cada vez que cae uno nuevo hay que explicarlo de nuevo (y cuando digo “cae” pienso en “cae” as in “en las garras de”).

Y si yo pensara que sirve para algo, mantendría esta conversación —que no es una conversación, es una puesta en escena— todas las veces que fuera necesario. Pero no sólo no sirve: es contraproducente y es humillante para todos.

¿Por qué escribo esto, entonces? Porque alguna vez hablamos de Stravinsky, qué se yo. Porque soñé con la posibilidad de que fueras una excepción dentro de tu demographic (ideales progresistas más o menos mainstream entendidos como valor trascendente). Soñé con que con vos se podía charlar. Parecería que no, o que yo no puedo al menos (blame me) porque si para conversar me tengo que fumar una vez más la lista esa que expone cómo “ambos lados” son necios en la polarización que es tan terrible, me tiro por la ventana.

No voy a ir punto por punto porque entiendo que sos una persona que (por suerte) puede extrapolar y darse cuenta de que cuando digo que en tu texto está TODO mal, me refiero a que todo deriva de un error inicial. No es que todas las palabras o todos los postulados estén mal sino que parten de una situación ficticia que los anula, están viciados por esa confusión inicial.

No hay dos lados, muchachos. No hay dos bandos.

Sé que parece que vos estuvieras diciendo precisamente eso en tu texto, y te atajás diciendo que no es una especie de “teoría de los dos demonios”, la tuya (lo cual, ya que estamos, confunde un poco las cosas, porque hay gente —como yo— que piensa que la teoría de los dos demonios original tiene todo el sentido del mundo).

Parecería que estás analizando dos discursos mutuamente destructivos.

En realidad (si te fijás) la segunda parte “destructiva” de cada uno de tus postulados es casi siempre una interpretación de los efectos posibles de haber enunciado la primera. Estás haciendo una lista larguísima que —es cierto— reproduce la imbecilidad con la que suele discutirse en este microclima pero que se resume en: “si decís eso, entonces sos X.” Y es verdad que es una pésima manera de discutir esa. Lo cual no quiere decir que sea una estructura inaceptable o necesariamente conducente a un resultado falso.

Si viene un tipo con un arma y te mete la mano en el bolsillo podés suponer un montón de escenarios y todos ellos pueden ser posibles. Pero lo más probable es que te estén afanando.

Si alguien te dice que un marciano lo mandó a comprar Charosquis y por lo tanto deberás acompañarlo, pero por favor antes sacate la suprema de pollo de la cabeza porque es iridiscente, será razonable concluir que el tipo está loco o te está haciendo un chiste.

La estructura no es infalible, pero es habitual y aplicable a mil cosas, lo hacemos todos los días. Cuando es espontánea puede ser muy útil. Cuando es un versito aprendido de memoria obviamente no, pero ni siquiera en ese caso tiene por qué ser falsa.

Si alguien te dice que “si no condenás automáticamente a Magnetto jugás para Clarín”

1) es un idiota por ELEGIR decir eso de esa forma

pero

2) objetivamente tiene razón. O por lo menos tiene razón parcialmente. (cf. San Agustín)

esto asumiendo que

exista ese juego.

Pero —y ahí viene el twist— el juego no existe.

No hay dos lados.

Y fijate cómo en tu primer postulado, que me identificaría plenamente si no estuviera formulado con mala leche, torcés la estructura para que te encaje. I mean: reproducís textualmente lo que yo dije antes, pero cambiás dos cosas muy importantes:

decís

“si no decís que este es un gobierno fascista, sos un idiota o tenés mala fe, y sos cómplice del autoritarismo.”

Yo jamás diría algo así. Corrijo:

El 99% de los habitantes de Argentina no dicen que este es un gobierno fascista por la simple razón de que les chupa un huevo. Y no veo nada condenable en eso.

Algo muy distinto es DECIR que NO es fascista.

Espero que entiendas esa diferencia.

La segunda diferencia es “sos cómplice del autoritarismo”. Tal vez lo seas pero no por eso, no por llamarte a silencio. Reformulo entonces, como realmente es:

Si no decís que este es un gobierno fascista sos normal, sos la media, no pasa nada.

Si venís a hablarme a mí o a alguno de los poquísimos que tratamos de ver si es fascista o no —porque evidentemente tiene mucho de fascista y nos gustaría tener al menos la tranquilidad de conciencia de haber avisado antes de que empiecen a cagarse a tiros o a patadas— a enunciar que no es fascista, y venís sin dar argumentos atendibles, enfatizando nimiedades y obviando a Godzilla, y habiendo formado parte de una organización que se supone que nos defiende a nosotros, a las personas que, justamente, no somos parte del gobierno — si hacés todo eso, y sí: sos un idiota o tenés mala fe, Charosky. O estás loco, que es la otra que tanto te molesta.

O bien —hay una cuarta— estás desesperado.

Ultimamente estoy considerando mucho la cuarta variante, y vos me llevás hacia ese lado cuando hacés énfasis en “còmo salir” de esto. Ponéle. (La desesperación se expresa en una especie de cocktail de las otras tres, sin embargo, uno tiende a convertirse en eso cuando está desesperado)

No sé cuál de todas esas es, no me corresponde a mí evaluarlo, y a los fines de esta conversación es irrelevante.

No me estás diciendo nada nuevo, ni me estás diciendo nada cierto sobre el problema de fondo.

¿La discusión en Argentina tiene un nivel bajísimo y se expresa en estructuras repetitivas, tribales, que tienen poco que ver con la razón y mucho con la reproducción de consignas? Y sí, no sé qué esperabas después de todos estos años.

El gobierno, ¿oprime, abusa de, presiona, persigue y le hace en líneas generales la vida imposible a quien no puede controlar de alguna u otra manera?

Sí.

¿Es grave que pase eso?

Es gravísimo.

¿De qué estoy hablando yo?

De eso.

¿De qué lado estoy?

De ningún lado.

Del mismo modo que uno no está “del lado contrario” de Dracula o el Unabomber. Del lado de la humanidad estoy, si querés. Del lado en el que no querés que te rompan las pelotas. Pero no son bandos esos.

Hay personas haciendo su vida, o intentando hacer su vida, y hay un gobierno + entorno que les cagan la vida.

No hay dos lados. No es una guerra, no es un duelo.

Al negar o ignorar o pasar por alto la asimetría vos contribuís a la polarización, no restás.

La asimetría es lo único importante. En este momento, por lo menos.

Cuando deje de ser asimétrico tal vez haya dos lados, y ahí si querés volvemos a hablar sobre esto.

Por ahora, la asimetría es lo único que hay. Porque no importan los motivos del tipo que está ahorcando a otro, primero hay que evitar que le siga haciendo daño.

A no ser que vos creas que del “otro lado” está, no sé, “el neoliberalismo”, pero ahí sí serías tarado 100%. Espero que no.

¿Vos tenés ganas de enfatizar una conversación inocente sobre los modos mogólicos de conversación que el gobierno —influido y haciendo uso de las armas teóricas que le dieron tus amigos, gente con la que vos charlás todos los días, el _progresismo agonista vernáculo_— instaló y a falta de otra cosa se reprodujo infinitamente y ahora todos hablan así, como idiotas? Adelante. No conmigo, por favor. Yo ya pasé por ahí.

Yo estoy hablando de otra cosa mucho más básica y mucho más urgente: el derecho de un ciudadano normal a que no lo caguen.

¿Qué querés, que hable de filosofía con Boudou, la puta que te parió?

No estamos discutiendo ideología.

Si querés discutir ideología lo hacemos en el cono del silencio, durante el kirchnerismo no se puede.

Yo, en lo personal, no quiero discutir eso. No me niego a discutir ideología, pero preferiría no hacerlo porque la vida es breve y hay cosas muy lindas para hacer. No me interesa la política. O me interesa en cuanto actividad que hace cosas raras con la gente, pero decididamente no me interesa la discusión sobre política en Argentina, porque hasta sus más altos exponentes (Sarlo, por ejemplo) terminan diciendo pelotudeces como que los que hacen cacerolazos deberían parecerse más al PO y perder su vida pintando banderas.

Como bien señalaba @abel_ez : le di casi diez años de mi vida a esta conversación de mierda que no es una conversación sino un simulacro de debate en el que mi interlocutor organiza sus ideas a partir de sus necesidades personales y me las vende como si fueran respuesta a lo que yo digo.

Again.

No es una conversación sino un simulacro de debate en el que mi interlocutor organiza sus ideas a partir de sus necesidades personales y me las vende como si fueran respuesta a lo que yo digo.

Esa es la conversación con el kirchnerismo Y con el tenembaumismo en su fase más elevada. Puede ser peor también, y está empeorando. Recordaremos con nostalgia los simulacros, extrañaremos nuestra ignorancia.

Fuck all that. Dame cosas interesantes. O no me des nada, pero no me hinches las pelotas.

Ah, y una cosa más acerca de los dos bandos:

No hay.

————————

PS: Otro día hablaremos si querés de la idea que esbozaste ayer acerca de que “volver te cambia” para bien. No se me ocurre qué extraño proceso te puede llevar a una conclusión así. Tuve la suerte/desgracia/blessing/curse de tener que aprender reglas del juego en tres sociedades bien distintas después de que me fui de Argentina, y me adapté a las tres, y puedo entender cómo funcionan, y veo pros y contras de todas y el único lugar donde el poder está haciendo mierda la VIDA PRIVADA de la gente A PROPOSITO es en Argentina. Eso combato.

Del mismo autor:
TP
TP no vuelve pero no consigue irse.
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Sal
TPP 32 - Fausto en espera
We are closed
Postal de Correa del Norte
El Buenismo (versión documental)


————————————