Click here
Más Mail

La bella y graciosa moza | But fear itself | Zurdos de mierrrda | El regreso del hijo de Fishbein ataca de nuevo | Avoid Suffocation | Mil años | Mail Eclesiástico | La luz que huye | Verdura | Salió el camello | 2x1 | Wassup |









Zurdos de mierrrda

Sep 5, 2009

Che, ¡yo tampoco le tengo miedo a los monopolios! Sobre todo desde que descubrí (más o menos al mismo tiempo que confirmé que no había un monstruo debajo de mi cama) que puedo no leer lo que escriben, no ver lo que hacen, vivir en paz sin que ellos dicten mi existencia. (Ya vendrá alguien que me objete esto último, como el antiguo Dorfman al Pato Donald, pero bueh, es el precio que hay que pagar por hablar en público.) Otro buen motivo para no tenerle miedo a los monopolios: si legislás en contra, no hay más. Y es lo que va a suceder la semana que viene, sin duda. Se va a acabar, se va a acabar. Ha llegado la hora de la diversidad, como claramente se aprecia en el discurso oficial reproducido en sus infinitas variaciones mogólicas, en los diarios, en los blogs, hasta en las conversaciones de quienes ya no lo aguantamos más, pero tampoco podemos ignorarlo, como quien debe cancelar el picnic bajo la tormenta.

Sí le tengo miedo, en cambio, a un tipo que te habla así . Como un cana, como un milico, como un profesor de gimnasia. Los niveles de tolerancia de la sociedad argentina son mayores de lo que uno hubiera supuesto. Y bueh, será la dictadura.

Para variar, nadie escribe. Pero tenemos hoy (también para variar) dos posiciones irreconciliables. A diferencia de otras veces, no vamos a hacer comentarios. Somos gente grande. Ya sabrán ustedes dónde invertir sus fichitas ideológicas.

Por un lado, Goma contraataca. Cree que me habla a mí, pero en realidad le habla a Schmidt, que lo entiende y lo aplaude. Algo de razón tiene Goma, sobre todo cuando me corre por derecha:

Bueno bueno Raffo Raffo, ¿me estás llamando con telepatía fingida?

No creo. Te voy a dar un manual pero para que te entiendas a vos mismo, a ver si me sale.

El tema es este. La ley de medios no la leíste. (N. de la R.: Sí la leí, dos veces. Y también leí la de Lozano, que no es tan mala.) No estás acá viendo las cagadas que se manda Macri, Carrió, Cobos, el Campo, Clarín (se hunden solos), Reutemann, todos. No lo ves, no te lo cuentan tus amigos. Si te lo contaran tratarías de no estar de ese lado, te lo juro.

Vos te parás en una isla cuyos cimientos son tus supocisiones, tus prejuicios. Desde esa Isla donde el Kirchnerismo es la derecha. En esta línea de pensamiento, dónde ubicamos a la izquierda. Yo se dónde.

La izquierda nacional son ustedes, los muchachos de TP.
6 ex radicales, poetas de buenas familias y gente que vive en otro país.

Joya, eso es socialismo, sí señor, eso es progresismo, sí señor, sí, eso es liberalismo, sí señor, esto es un sistema funcionando, sí señor.

Mientras, y esto ya te lo dije, vas a seguir preguntandote por qué la gente de a poquito compra la Plancha que están Nadando Cris y Néstor. Porque sólo podemos largar un par de leyes copadas y dejar que se hundan solos ustedes, los zurdos. Total, el comportamiento histórico de la izquierda argentina es tímido, erróneo, antipueblo, anticuado y por sobre todas las cosas gorila. Para ser zurdo, hay que ser gorila, eso dicen los troskos de Puán y los de Sociales y también los de Boedo. Y ustedes, por supuesto, no son la excepción.

Si la onda es que ser K es ser de derecha. OK, soy de derecha.

Pero por lo menos no soy un Nazi. Porque en mi isla lo que está más a la derecha que la derecha es el fascismo armado, los nazis, o lo que quieras. Y si tanto te deprime mi conformismo te pido disculpas.

Vivir en Argentina exige un principio de conformismo para soportarla, para amarla y para esperar que esto algún día, sin el exitismo derrotista de las generaciones que me anteceden, poniendo siempre a la historia por sobre los pequeños acontecimientos de nuestras pequeñas vidas (ustedes los progres están desesperados porque pase algo importante antes de morirse…), podamos organizar lentamente y aceitar el funcionamiento institucional que tan joven es.

Todo, por supuesto, gracias a las brillantes mentes que construyeron esta Nación, con esfuerzo, tezón, golpes de estado, bombardeos, guerras inventadadas y corrupción de base, desde la cuna.

La viste a Cris en la cumbre? Decime, ¿cómo hiciste para no enamorarte de ella? Dios mio, eso en Europa no se consigue. Una linda mina, inteligente, que te cambia el rumbo de una charla con un comentario sensual y astuto…oh Dios… Seguro preferís a Madonna jugando a la Puta Cara.
Capo, fijate, fijate que sino vas a tener que hacer la misma pregunta un millón de veces, se te va a pasar la vida, vas a ver cómo sigue el circo K o vas a ver todas las pelotudeces que vienen diciendo ustedes los Zurditos de TP en estos últimos años, y te vas a acordar de mi.

Yo voy a ser un fantasma de Goma, vas a decir “oh my god, donde estuve este tiempo…en que estaba pensando…my god…where is the gun…where is the poison…”

Cuando todo haya sido privatizado, cuando Obama deje de ser la esperanza Negra, haya dejado las suficientes bases militares en latinoamerica como para que después de él (cuando vuelvan los texanos al poder) la revolución Hondureña (por lo menos Bush se preocupaba por las democracias, viste? este Obama no…es un déspota) haga mella y se convierta en ta ta ta ta ta….

Volveremos a los 90.

Gracias TP por augurarnos un futuro tan copado, ustedes desde la izquierda la tienen clara. Dejen de leer libros y miren la política como lo que es. Un juego, con estos jugadores. No hay otros, no los hay, no los hay, mientras ustedes meten púa y “quieren hacer pensar a la gente” se olvidan que esto no es literatura ni poesía, ni cultura, acá no es cuestión de “lo que a Raffo le gustaría” y lo que a Alé “le dá ganas de explicar en Inglés” (muy snob de su parte), la cosa acá es que hay esto y con esto hay que arreglarselas, ustedes no proponen nada. Estan presos de la dicotomía más antigua de la puta argentinidad.

Los ricos versus los pobres. Boca versus River. Peron vs Raffo.

Gracias TP, gracias por soñar una patria más justa y mas de izquierda, gracias.

De nada. Y confirmo que me gusta más Madonna, efectivamente. Music/makes the bourgeoisie and the rebel/get togetheeeeer.

————

En el otro extremo del espectro, del ring, del planeta, también nos escribió el apócrifo Marcelo Alé, que para no existir se toma bastante tiempo en responder el correo. Ahí va:

¡Qué loco es todo esto!

No lo del apellido. Otro reproche más para cargarle a mi viejo: heredarme un apellido inverosímil sin al menos acompañarlo de la pintusa —y posiblemente otros méritos— del tal Matías. O al menos legarme una flota de radiotaxis.

Lo increíble es la indigesta realidad de que a cierta gente le salten directivas de Robocoop frente a ciertas frases —frases, ni siquiera ideas. Es inútil preguntarse si el Martín que mencionás entendió lo que el texto se proponía demostrar —siendo la frase que recortó del contexto más bien una conclusión que una hipótesis, y por ende de importancia subordinada. Es inútil porque cuando la directiva salta el entendimiento todo se bloquea y en la cabeza se ejecuta el programa, el troyano.

Estos actos reflejos son lo mismo que preguntarle —de pasada, sin mucha convicción— a una flaquita, linda pendeja, mendocina digamos, de buena familia con un toque de sangre mapuche, católica de todos los domingos que ve a los pobres como Epsilons de su Brave New World, hija de una escribana pudiente y a punto de heredarle el feudo, si no le parece no ya escandaloso, sino siquiera incómodo vivir como Alfa rodeada de pobreza e ignorancia. “Pero vos sos un resentido!” (reflejo 1) “Pero vos sos un comunista!” (reflejo 2, démodé, delata mis años. ¿Qué se dice hoy?). A partir de ese instante está bloqueada, movés el mouse, apretás ctrl—alt—del, nada. Para rebootear la situación y llevársela a la cama de allí en más habrá que… volverse aceptable, bah!, fingir, mentir, mentirse, doble—pensar. Macana que siempre tuve un berretín malsano por las María Pías…

Así igualito ocurrió con mi comentario. Uno viene hablando de un gobierno para todos, de instituciones, del imperio de la ley, de la igualdad de los ciudadanos ante ésta, de ideas e ideales por los que ha corrido sangre por todas partes (y en Argentina malgastado) y entonces, zas!, uno dice las palabras clave, una de las frases que le sembraron en la mente al interlocutor durante algún secuestro espirito—ideológico—político. Uno dice, no sé, “este tinto proviene de… San Lúcar de Barrameda“ y el otro ahí, como un automáta, desenfunda y te gatilla a la cabeza. El virus se ejecuta e inapelablemente te borra todo el hard disk. Chau democracia, instituciones, pluralismo, leyes… all lost, like tears in rain.

Silvana de Rosario encara medio con frivolidad. Le dice “no” al artículo porque no vio El Ansia o porque le desagradó mi prosa. Pero, ¿se da cuenta de a lo que dice “no”? Silvana: ¿no, entonces, a un gobierno inclusivo, para todos? ¿No a leyes? No a instituciones? No a que el pueblo pida cuentas a sus mandatarios (y no mandantes)? ¿No a la división de poderes (o sea, sí al patrón de estancia a escala nacional)?

No le negaría a nadie el derecho de encontrar estas cosas indeseables. “Bien”, “Mal” son nociones que no existen sino en relación a principios, gustos, deseos previos. Por ejemplo, hacerles la vida puta a los judíos al punto de la violencia y la muerte es para un nazi bueno. Es lo que el cree, desea y le parece correcto. De hecho el Tercer Reich fue en un cierto sentido perfectamente democrático: en el sentido de gobierno de la mayoría que condeno en el post. La mayoría de los alemanes le dio al Führer poder sin control, en particular con el mandato de reventar a los judíos y de sojuzgar a los compatriotas que no pensaban como ellos. Por afano y varias veces al hilo. Recomiendo la lectura de “Mi Lucha” para constatar que la palabra “Pueblo” se usa más veces que en el Manifiesto Comunista antes de cualquier objeción trivial por favor…

Entonces, es imaginable una Weltanschauung, no sé, maniquea. O darwinista social. O que imagine que toda Nación es Una, un Alma, un Volk, y que por consiguiente todo pluralismo es ilusorio y, a fortiori, perverso. Para apurar: se puede tener cualquier convicción del tipo “sólo puede haber uno” o “un gobierno con límites no es un gobierno”. Yo eso lo aceptaría y recojería el guante. Quién sabe? En una de esas tienen razón y nos ayudan a decir “Yes, master!” con más ganas.

Lo que no acepto en cambio es la lealtad a las personas por encima de la lealtad a los principios. Se denosta mi comentario por oposición a los principios que defiende o porque los amores políticos de mis críticos salen mal parados medidos por ellos?

¿Y por qué el tal Martín enseguida generó anticuerpos? ¿Por qué se dio por aludido? Porque, ¡vamos!, en Argentina no hay caracterización más ambigua que ésta! Decir “Los que violan los principios democráticos y republicanos” prácticamente designa a la totalidad del espectro político. Pero ahí posiblemente le saltó otra directiva Robocoop. “La clase política es inviolable!” Los intereses gremiales, el partido, antes que los principios por supuesto, e incluso antes que las personas.

Entonces para resumir: el único debate legítimo en política es el debate de ideas, de principios.

Definamos primero qué queremos, qué es deseable, qué es bueno (en relación, repito, a consideraciones en buena parte subjetivas, sino en el todo). Seguro que estaremos de acuerdo en montones de cosas (qué joven de corazón, no?). Luego, pongamos esto por escrito, firmémoslo al pie y metámoslo en un sobre lacrado. Discutamos luego de la manera de alcanzar esos resultados. La discusión será seguramente más técnica. Y sólo entonces votemos por el que mejor comulgue con nuestros principios y con los métodos que nos parecen más propicios. El día que tengamos una duda (todos los días, si es que convinimos en que nosotros somos el jefe y nuestro mandatario, nuestro empleado), entonces abrimos el sobre y comparamos objetivamente los actos de gobierno con los principios pactados. Con el Contrato Social.

Y ahí loco, a bancarse la decepción, por más que la mendocina esté refuerte. No puede ser que por pelos púbicos estemos todo el tiempo sacrificando nuestros valores— si es que los tenemos.

Es todo por ahora. Nos vamos al cine. Volvemos mañana.

Del mismo autor:
TP
TP no vuelve pero no consigue irse.
PS 01
La Educación de Pol Pot
Political Science 3x SOLD OUT
Sal
TPP 32 - Fausto en espera
We are closed
Postal de Correa del Norte
El Buenismo (versión documental)


————————————