Carrió I, el hipertexto | CFK I: ADB | Bielsa I (y Batman 0) | Los Soprano y el sentido de las proporciones | 1. Preparativos | 2. Siete Desayunos | 3. Las Primeras Mesas | 4. La Siesta | 5. Listas, Razones y Boletas (faltan) | 6. Las Primeras Cifras | 7. Relevamiento de Catering | 8. Porno Abierto | 9. Clímax | 10. Aftermath | |

———————————



CFK I: ADB

8 07 2005 - 10:29

Paso a visitarla a Ivana en su trabajo y la encuentro mirando las teles. Dos, una al lado de la otra, ambas con imágenes de Londres y el volumen alto. Blair dice que “no hay ni esperanza ni futuro para el terrorismo”, la tapa del Sun (!) dice que “our spirit will never be broken”. Cuando mi hija se cae al piso habiendo ignorado las dieciocho veces que uno le dijo que no se trepara a una mesa, dice “no me dolió”. Hará falta esa impostura, también, cuando uno crece, qué se yo. A mí me deprime bastante cuando empiezo a permitirme reparar en los detalles, a medida que voy recibiendo mails tranquilizadores de amigos en tránsito:

Yes, honey, we’re fine. We were at the airport getting ready to fly to Scotland when it all happened. Unbelievable. Joe and Stuart send their love. We got very drunk last night. What else can one do?

Buena pregunta. Qué se puede hacer salvo ver películas.

A diferencia de Carrió, CFK no tiene ningún problema de sincro: señala con el dedito enfatizando con precisión: argentina fuerza torcer el brazo logramos historia muy fuerte. Lo que uno no ve desde lejos es cuánto se parece a Andrea Del Boca. Si hacés el ejercicio de sustraerle unos cuantos años (o sumárselos a Andrea Del Boca), la similitud es sorprendente. Uncanny. Y las pausas son las mismas.

Las pausas son importantes. A while ago [pausa] I went to see a palm reader, dice Laurie Anderson. No te das cuenta, pero la pausa es fundamental. ¿Cuál de todas las cosas que me pasaron hace tiempo debería contarte? ¿Me acordaré de lo que te quiero contar? ¿Debería contarte lo que me pasó esa vez que fui a ver a la adivina? Todos los buenos actores tienen espacios invisibles ahí que ayudan más que cualquier otra cosa a que te convenzas de que el texto ajeno es el texto propio. En, digamos, La vida por Perón (siete pesos), esas inflexiones están casi todas mal. Como estás Carlitos. Hablan como si no supieran leer, y la consecuencia es que suenan como si no pudieran pensar. Hola nene como te va. El mal actor de cine es un robot, y se le nota.

El Actors Studio Peronista es, como corresponde, autodidacta (lo cual no está mal) y evoca una relación con el texto mucho más cercana a la de la televisión. Primero porque el texto, en la televisión y en el peronismo post-Perón, es lo de menos. Lo que importa es quién está ahí, cómo lo dice, el vínculo que establece con los leales en la tribuna. Y CFK elige tomar aire en los mismos momentos que uno reconoce trademark de Andrea Del Boca. No nos van a torcer el brazo porque yo le digo. Pausa. No le fallemos a la historia cuando a mí me dicen. Pausa. Papi no me abandones si vos pudieras. Pausa. El fluír de conciencia del teleteatro. No vine a decirte algo, vine a entregar mi corazón. No importa que escuches, importa que no dejes de escuchar. Stay. Tuned.

Incluso advirtiendo el mecanismo, podría haber algo conmovedor en la bufonada, si pudiera mantener el mismo registro durante toda la temporada. Pero ayer CFK empezó, sin lugar para el sarcasmo, a tratar de usted al tipo con el que coje (supone uno, o cojió en el pasado), a decirle ” señor Presidente”, el tipo de estratagema que Andrea Del Boca podría haber empleado con algún superior que la humillaba en el convento. Quiero decir: hay un límite para el número de capas de actuación que uno puede tolerar. Ver a un actor que actúa más o menos, vaya y pase. Ver a un actor que actúa más o menos en una escena en la cual debemos entender que el personaje está, a su vez, actuando con eficacia, ya se hace intragable.

Y el texto, ya dijimos, es lo menos importante, pero todo suma y hay que saber adaptarse. En el día en que los fanatismos le costaron caro a unos cuantos, Andrea Del Boca Del Futuro vociferó que quiere ser (no sólo es, no es su condición sino su anhelo) “fanáticamente argentina.”

Habrá entre los lectores de TP quienes escuchen a Goyeneche. Habrá, quiero pensar, muchos menos que soporten a Adriana Varela. Sin ofender a nadie, convengamos en que ambos eligen compensar la falta de impacto de un texto muerto (o demasiado viejo, o demasiado ajeno) por la via de un exceso de interpretación. Que se les vuelve estilo, y después ya no importa lo que canten, todo lo cantan así. La gente que compone rara vez hace eso, porque no les hace falta.

CFK channels Andrea Del Boca.

Bielsa cita a David Lebón.

De la Sota y su peluquín aplauden desde el super pullman.